MENU

  • LEITORES
  • domingo, 22 de maio de 2016

    SEXISMO Y ESPIRITISMO (Jorge Hessen)

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes
    Madri/Espanha



    Nicola Thorp, una británica de 27 años, fue contratada en régimen temporal en la empresa PwC, mas sus contratistas le dijeron que ella tendría que usar zapatos con un tacón de "5 a 10 centímetros" de altura. Durante el período de embarazo, Nicola rechazo usar tacones y reclamó que los funcionarios masculinos no tenían obligaciones equivalentes. Además del factor extenuante, es una cuestión de sexismo, afirmó. Resultado: fue despedida. Thorp dijo que la empresa debería reflejar mejor la sociedad moderna, pues hoy en día las mujeres pueden ser elegantes y formales y usar zapatos sin tacón. En la opinión de Frances O'Grady, secretaria general de la Unión de Sindicatos de Gran Bretaña, TUC, un código de vestimenta que exige tacones altos "huele a sexismo”. [1]

    El Sexismo es un neologismo oriundo del término inglés sexism, que se refiere al conjunto de acciones e ideas que privilegian determinado género u orientación sexual en detrimento de otro género (u orientación sexual). De manera general, el termino es usado como exclusión o rebajamiento del género femenino. Trata de una posición, que puede ser practicada tanto por hombres como por mujeres; por tanto, el sexismo está presente intrageneros tanto como entre géneros.

    Para la Psicología, el sexismo es un ideario, construido social, cultural y político donde un género, u orientación sexual intenta sobreponerse al otro. En relación al preconcepto contra mujeres, se diferencia del machismo por ser más consciente y pretensamente racionalizado, al paso que el machismo es muchas veces un comportamiento de imitación social. El sexismo muchas veces está ligado a la misoginia, que por su vez, siendo una palabra que viene de la unión de dos palabras griegas, miseó y gyné (odio y mujer, simultáneamente) se encuadra para designar, el desprecio u el odio al género femenino y a la feminidad, o sea, las características ligadas a las mujeres. Está directamente unida a la violencia contra la mujer, sea de forma física, verbal o discriminatoria y posee como antónimo la filogenia que es el aprecio y admiración para con las mujeres, y esta, en algunos casos puede ser considerada como un preconcepto benevolente.

    ¡Es verdad! Hay personas que promueven actitudes sexistas contra su propio género. La forma como la cultura actúa en el imaginario colectivo permite que sea posible encontrar mujeres que defiendan que "el lugar de la mujer está en la cocina” u hombres afirmando que "el marido que no procura trabajo es un vagabundo", así como hay mujeres y hombres que se contraponen a tales idearios, indistintamente. A pesar de las discusiones políticas, mediáticas y académicas sobre igualdad de género trabadas en las últimas décadas, muchas ideas sexistas aun impregnan la cultura brasileña y explican parte de las diferencias sociales, económicas, ocupacionales y comportamentales entre los géneros.

    Notemos las convenciones de las siguientes frases: “el hombre no llora porque es un sentimiento de la mujer”, “ el hombre es libre mientras que la mujer es dependiente”, “el hombre es  proveedor aunque la mujer es  enérgica”, “el hombre  es cerebro, razón más  la mujer es corazón , emoción”, “el hombre  es fuerza aunque la mujer es lágrima”, “el hombre es héroe con todo la mujer es mártir”, “el hombre piensa todavía la mujer sueña” o frases más poéticas como : “el hombre es el océano sin embargo la mujer es el lago”  “el hombre es un águila y  vuela más  la mujer es un ruiseñor y canta”,  “ el hombre domina el espacio con todo la mujer conquista el alma”, “el  hombre  tiene conciencia no en tanto la mujer tiene  esperanza”.

    Observemos en las frases antes mencionadas que la poesía de Victor Hugo está representada.  Se observa que ahí hay profunda asociación a la masculinidad fincada al poder, saber y fuerza. Y que todo lo que se refiere a la mujer se señala por la flaqueza, subordinación e inferioridad. Aparentemente, contrastes sexistas en esos moldes igualan hombre y mujer, más, vistos con ojos críticos ellos perpetran el no respeto a las diferencias, apuntan la desigualdad entre los sexos e imprimen la injusticia en las relaciones entre hombre y mujer.

    La sociedad instituye, regulariza y nutre papeles sociales identificados con los sexos y la viste con camisas-de-fuerza en las niñas. Estas no son abrigadas por lo que ellas son, más si por lo que el adulto quiere que ellas sean. De ahí la práctica sexista, desde la infancia. El niño marcha con el padre, juega con el profesor y se asocia a grupos de niños. La niña vive con la madre, juega con la profesora y convive con las niñas. El niño es conquistador. La niña es llorona. El niño toma peso. La niña lava los platos. El niño tiene cariño. La niña gana muñecas. Las Botas son para el niño. Las niñas usan sandalias. El pendiente y los cabellos largos son para ella. Ellos tienen el cabello corto y cabello curto y usan armas de fuego para saltar. Ahí está: llegamos a la raíz de la violencia, monopolio del hombre, que victimiza a ambos. [2]

    Si programas de educación no-sexista fueran implementados en la Tierra, avanzaremos mucho para que las diferencias entre hombre y mujer no se transformen en desigualdades y en injusticias. Los Benefactores Espirituales, en la época de la Codificación, también denunciaron el sexismo, racismo, pena de muerte, esclavitud y cualquier otra forma de injusticia social y preconcepto como siendo contrarios a las Leyes Divinas y recomendaban libertad de pensamiento, libertad de conciencia, igualdad de tolerancia. Observemos que Kardec argumento a los Espíritus si son iguales ante Dios el hombre y la mujer y si tienen los mismos derechos.  Los Mentores afirmaron que Dios otorgó a ambos (hombre y mujer) la inteligencia del bien y del mal y la facultad de progresar. El Codificador persistió con los seres del más allá, sobre el origen de la descualificación moral de la mujer en algunos países. Los Espíritus elucidaran que era del predominio injusto y cruel que sobre ella asumió el hombre. Es el resultado del abuso de la fuerza sobre la flaqueza. Entre hombres moralmente poco adelantados, la fuerza hace el derecho.

    Apostillando aun sobre el tema el Codificador cuestiono sobre la razón de la mujer ser más frágil que el hombre, y fue aclarado por los Benefactores que justificaron que tal situación es para determinar funciones especiales. Para el hombre, por ser el  más fuerte, los trabajos rudos; para la mujer, los trabajos leves; para ambos el deber de ayudarse mutuamente para  soportar las pruebas de una vida llena de amargor. el profesor lionés aun cogito si la flaqueza física de la mujer la colocaría naturalmente bajo la dependencia del hombre. Los Espíritus ejemplificaron que Dios a unos dio la fuerza, para proteger al débil y no para esclavizarlo.  El Creador apropio la organización de cada ser a las funciones que le cumple desempeñar. Habiendo dado a la mujer menor fuerza física, le dio al mismo tiempo mayor sensibilidad, en relación con la delicadeza de las funciones maternales y con la flaqueza de los seres confiados a sus cuidados. [4]

    Ahora, las funciones a que la mujer es destinada por la Naturaleza tienen una importancia muy grande, hasta mayor que las deferidas al hombre. Es  ella quien le da las primeras nociones de la vida. Kardec garantizo que una legislación, para ser perfectamente justa, debe consagrar la igualdad de los derechos del hombre y los de la mujer.  Los Espíritus reforzaran que para ser equitativa, la ley humana debe realmente consagrar la igualdad de los derechos del hombre y de la mujer, aunque no de las funciones. Preciso es que cada uno esté en el lugar que le compete. Ocúpese del exterior el hombre y del interior la mujer, cada uno de acuerdo como su aptitud. Los sexos, además de eso, solo existen en la organización física. Visto que los Espíritus pueden encarnar en uno u otro, bajo ese aspecto ninguna diferencia hay entre ellos. Deben, por consiguiente, gozar de los mismos derechos. [5]

    Traducido por: M. C. R 

     Referencias bibliográficas:

    [1]            Disponible en http://www.bbc.com/portuguese/geral/2016/05/160512_salto_alto_polemica_fn acceso 15/05/2016
    [2]            Disponible en https://www.emaze.com/@ALWCTWI/Revolu%C3%A7%C3%A3o-Feminina acceso 16/05/2016
    [3]            Kardec, Allan. O Libro dos Espíritus, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2001, pg. 817 e 818
    [4]            Ídem pg. 819 e 820
    [5]            Ídem perg. 821 e 822

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário