MENU

  • LEITORES
  • sexta-feira, 11 de novembro de 2016

    LA SEXUALIDAD ANTE EL IMPERATIVO DE LA EDUCACIÓN, CONTROL, DISCIPLINA Y EMPLEO DIGNO (Jorge Hessen)


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 

    Madri/Espanha


    Actualmente estamos atravesando períodos inestables en el área de la sexualidad y del sentimiento humano. En un artículo publicado en Mail, David Levy, autor de ‘Amor y Sexo con Robot (Amor y sexo con robos, en traducción libre), dice: “Los robot sexuales serán muy semejantes a los humanos en tamaño y apariencia. Ellos tendrán órganos genitales como el de los humanos, y será posible las prácticas sexuales con el sexo del dueño.” “Las máquinas en cuestión están siendo elaboradas por la empresa Abyss Creaciones en su fábrica en California. El precio estimado al por menor es $ 15.000 (unos US $ 48.000). [1]

    Las noticias son terribles casos de pedofilia, zoofilia, necrofilia, febofilia, pederastia, entre otros interminables tipos de perversiones sexuales. Actualmente hay activistas que copulan literalmente con la naturaleza para “salvarla” de la destrucción (!...?...) ¡Eso mismo! Apareció una nueva modalidad de comportamiento sexual, el eco sexualismo, que está se diseminando especialmente en el hemisferio Norte.

    Narran que los eco sexualistas practican el coito con árboles. . Se cuelgan de las ramas desnudos y corren el riesgo de llegar a la descarga orgásmica. Se auto excitan bajo las cascadas al rodar por el suelo o la hierba hasta que llegan a la cima del placer.

    Fuimos informados sobre un tipo de relacionamiento afectivo en régimen de poli amor o sea, los poli amantes practican, el deseo, o la aceptación de tener más de un relacionamiento íntimo simultáneamente con el conocimiento y consentimiento de todos los reunidos. El practicante defiende la posibilidad de estar envuelto  de modo “responsable” en relaciones íntimas, profundas y eventualmente duraderas con varios compañeros simultáneamente.

    Existen los “relacionamientos abiertos”, esto es relación afectiva “estable” (habitualmente entre dos personas) en la que los participantes son libres para tener otros compañeros. Si fuera casado, se dice que es un “casamiento abierto”. Parece que, el “relacionamiento abierto” y el “poli amor” no son la misma cosa. En términos generales, se afirma que "relacionamiento abierto" se refiere a una no exclusividad sexual en la unión, en cuanto al poli amor envuelve la extensión de esta no exclusividad para el campo afectivo al permitir que se creen lazos emocionales exteriores a la relación primordial con cierta estabilidad.

    Sabemos que el comportamiento en el área de la sexualidad es esencial para el desenvolvimiento individual, interpersonal y social. También sabemos que los derechos sexuales son directos humanos universales basados en la a libertad inherente, dignidad e igualdad para todos los seres humanos.

    Conocemos las leyes humanas y sabemos del derecho a la  libertad sexual, a la  autonomía, a la  integridad, a la  seguridad  del cuerpo, a la  privacidad, a la  igualdad, a la  expresión  sexual, a la  libre asociación sexual, a las elecciones reproductivas libres y responsables, a la información basada en el  conocimiento científico, a la educación, a la salud sexual.

    No estamos aquí para lanzar censuras a tales “derechos”, más si nos cabe recordar y advertir que en el Libro del Levítico, la Ley de Moisés construye el estatuto referente a las prácticas sexuales, determinado a las prohibidas, las abominables y las impuras [2] Sin embargo, con todo, comprendemos que las Leyes de Dios están inscritas en la conciencia de cada uno.

    Sobre el tema sexualidad Emmanuel desarrolla conceptos doctrinarios a fin de explicar que las teorías, alrededor del sexo, fueron objeto de sensatas explicaciones por Kardec en el Siglo XIX, en la previsión de los choques de opinión, en materia afectiva, que la Humanidad de ahora enfrenta. El mentor de Chico Xavier sintetizó todas las divagaciones en las reglas siguientes: No prohibición, más si educación. No abstinencia impuesta, más si empleo digno, con el debido respeto a los otros y a si mismo. No indisciplina, más si control. No impulso libre, más si responsabilidad. Fuera de eso, es teorizar simplemente, para después aprender o reaprender con la experiencia. [3]

    Por tanto, sin educación, sin control, sin disciplina, sin empleo digno, será engañarnos, sufrir y recomenzar la obra de la sublimación personal, tantas veces cuantas se hicieran  precisas, por los mecanismos de la reencarnación, hasta porque el empleo del sexo, ante la luz del amor y de la vida, es asunto pertinente a la conciencia de cada uno.

    Amonesta el autor de Vida y Sexo que en materia de comportamiento sexual todos nosotros nos hallamos muy lejos de la meta por alcanzar. Si alguien nos parece caer, bajo engaños del sentimiento, debemos silenciar y esperar. Si alguien se nos figura caer en delincuencia, por desvaríos del corazón, debemos esperar y silenciar. [4]

    Debemos callar nuestras posibles acusaciones, ante las supuestas culpas ajenas, por cuanto ninguno de nosotros, por ahora, es capaz de medir la parte de responsabilidad que nos compete a cada uno en las irreflexiones y desequilibrios de los otros. No disponemos de recursos para examinar las conciencias ajenas  y cada uno de nosotros, ante la Sabiduría Divina, es un caso particular, en materia de amor, reclamando comprensión. [5]

    Ante de toda y cualquier desarmonía del mundo afectivo, sea con quien sea y como sea, coloquemos no, en pensamiento, en el lugar de los acusados, analizando nuestras tendencias más íntimas y, después de verificar si estamos en condiciones de censurar alguien, escuchemos, en el ámago de la conciencia, el apelo inolvidable de Cristo: “Amaos unos a los otros, como yo os amé”. [6]


    Referências bibliográficas:

    [1]Disponível em https://br.noticias.yahoo.com/ conhe%C3%A7a-os-rob%C3%B4s- sexuais-que-ser%C3%A3o-lan%C3% A7ados-em-092237759.html acesso 09/11/2016

    [2]Lv 18, 26-30

    [3]Xavier, Francisco Cândido. Vida e Sexo, RJ: Ed. FEB, 1977

    [4]Idem

    [5]Idem

    [6]Jo. 13, 14

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário