MENU

  • LEITORES
  • sábado, 12 de janeiro de 2019

    Los vínculos espirituales entre los gemelos Jorge Hessen


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
     La concepción de un nuevo hijo en el seno familiar posibilita el reencuentro de espíritus que traen en común las buenas experiencias de vidas anteriores. Reaproximación que comienza en la programación pre-existencial reencarnatorio, esquematizado en las instituciones espirituales. Si suceden hijos gemelos idénticos, serán situaciones especiales que despertarán la mayor atención de los padres.
    Se han sugerido varias teorías para explicar los mecanismos determinantes de la gemelaridad idéntica. Los factores ambientales y genéticos se describieron como predisponentes a esta circunstancia obstétrica. Sin embargo, existen causas más trascendentes. Los gemelos univitelinos (idénticos) renacen con la similitud física y sus células son genéticamente iguales. Tienen la misma alimentación y los mismos cuidados. Conviven bajo las mismas influencias magnéticas e impresiones mentales del medio ambiente. Poseen un cerebro con idénticas posibilidades biológicas y potenciales bioquímicos. Sin embargo, casi siempre, estos gemelos siguen diferentes conductas.
    A menudo los gemelos idénticos son espíritus que tienen fuerte afinidad. Pero, a veces, no! El mecanismo de las múltiples vidas logra elucidar las ocasionales diferencias entre dos espíritus física y genéticamente semejantes, pues los gemelos univitelinos si bien genética y fisiológicamente tienen las mismas vulnerabilidad y potencialidades orgánicas, pero espiritualmente son cada uno absolutamente únicos en el Universo. No se puede explicar sólo por las influencias del medio gestacional, educativo o factores genéticos, sino también por las diferencias comportamentales que casi siempre presentan.
    Pero desde el punto de vista reencarnacionista, identificaremos que los gemelos univitelinos (o no) traen un acervo moral e intelectual semejante a las vivencias anteriores. Cada cual experimentó circunstancias que registraron en su organización psicosomática con tendencias intelecto-morales categóricamente particulares. Pueden ocurrir que estos gemelos queden interconectados emocionalmente durante la vida, aunque sean psíquicamente diferentes, al punto de captar las oscilaciones de aflicción y disgusto del otro.
    Seguramente, las experiencias en común de vidas antecedentes que los mantenían recíprocamente conectados, interrumpidas en la gestación, comportan la instantánea y fina sintonía magnética entre los dos. Motivo por el cual perciben, eventualmente, las ocurrencias difíciles que el otro experimenta. La semejanza de carácter que muchas veces existe entre dos hermanos, principalmente si son gemelos, se deriva de la simpatía que los acercan por analogía de sentimientos y los hacen felices por estar juntos. Kardec comenta que "En muchos casos, los hermanos gemelos son Espíritus simpáticos, que se unen por analogía de sentimientos, pero no todos son así. Puede suceder lo contrario: ser Espíritus enemigos que la justicia divina hace reencontrarse en la formación biológica, en el sentido de que se procese el perdón con más eficiencia. "[1]
    Con respecto a los vínculos espirituales entre los gemelos, es cierto que existen. Pero puede ser de afinidad o de repulsión. Hay gemelos que reencarnan unidos en función de compromisos morales mutuos que reflejan la necesidad de reparación de los equívocos del pasado, que respingan en los dramas familiares. No existe el azar en la dinámica de las leyes naturales, luego, siempre hay un agente causal determinando que estos gemelos permanezcan cercanos. Muchas veces un trae jovialidad y encanto en la convivencia, otra trae aversión, discordia, atritos diversos. En este último caso, la vida proporciona oportunidad de reconciliación con los adversarios del pasado a través de los lazos consanguíneos.
    De lo expuesto y por fuertes razones debemos perfeccionar, sin agotamiento, las relaciones directas e indirectas con los padres, hermanos, tíos, primos y demás parientes en las luchas del mundo, a fin de que la vida no nos cobra nuevas y más enérgicas experiencias en las próximas encarnaciones. La estructura familiar tiene sus matrices en la esfera espiritual. En sus vínculos, se juntan todos aquellos que se comprometieron en el más allá a desarrollar en la Tierra una tarea constructiva de fraternidad real y definitiva.
    Prevalecen, por lo tanto, en la familia, los eslabones del amor, fundidos en las experiencias de otras edades. Sin embargo, como se observa actualmente, en el clan familiar afluyen igualmente los odios y las persecuciones del pretérito obscuro, que deben transformarse en vínculos solidarios y fraternos, con vistas al futuro de paz y amor.

    Referência bibliográfica:

    [1]        KARDEC, O Livro dos Espíritos, questão 211, RJ: Ed. FEB,1999

    quarta-feira, 2 de janeiro de 2019

    ¿Quién tiene miedo a los fantasmas? Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
    El temor de "fantasmas" es una actitud ingenua causada por la ausencia de conocimiento acerca de la naturaleza etérea de los "muertos". Sobre sus apariciones son más frecuentes de lo que se piensa y muchos creen que la preferencia de los Espíritus ["fantasmas"] es por los ambientes oscuros, pero eso es un mito y un error. Ocurre, simplemente, que la sustancia vaporosa de los periespíritu de los "fantasmas" es más perceptible en la oscuridad, tal como ocurre con las estrellas que sólo se pueden ver por la noche. La claridad del día, por ejemplo, ofusca la esencia sutil que constituyen los cuerpos de los "muertos". Esto es porque los tejidos peri espirituales se compone de energía similar a la luz, por lo que el periespíritu de los "fantasmas" no es, digamos, mate, al contrario, está dotado de gran diafaneidad para ser perceptible a simple vista durante el día.
    El periespíritu, en su estado normal, es invisible; pero, como está formado de sustancia etérea, el Espíritu, en ciertos casos, puede, voluntad propia, hacerlo pasar por una modificación molecular que lo hace momentáneamente visible. Es así como se producen las apariciones, que no se dan, al igual que otros fenómenos, fuera de las leyes de la Naturaleza. Conforme al grado de condensación del fluido periespiritual, la aparición es a veces vaga y vaporosa; de otra, más claramente definida; en otras, en fin, con todas las apariencias de la materia tangible. Puede incluso llegar a la tangibilidad real, al punto del observador se engaña con relación a la naturaleza del ser que tiene ante sí. [1]
    La investigadora Elizabeth Tucker, de la Universidad Estatal de Binghamton, en Nueva York, presenta diversos relatos de apariciones [Espíritus] en campus universitario. Se cuenta que los fantasmas revelan el lado sombrío de la ética. Sus apariciones son a menudo un recordatorio de que la ética y la moral trascienden nuestras vidas y que los deslizamientos pueden resultar en una pesada carga espiritual. Sin embargo, las historias de fantasmas también traen esperanza. Al sugerir la existencia de una vida después de la muerte, ofrecen una oportunidad de estar en contacto con aquellos que ya murieron y, por lo tanto, una oportunidad de redención - una forma de reparar errores del pasado. [2]
    La creencia en los "fantasmas" es común, pues se basa en la percepción que tenemos en la existencia y supervivencia de los Espíritus y en la posibilidad de comunicarse con ellos. De este modo, todo ser espiritual que manifiesta su presencia bajo varias circunstancias es un Espíritu que en el sentido común es llamado "fantasma". Comúnmente, por el conocimiento vulgar, se imaginan bajo una apariencia fúnebre, viniendo de preferencia por la noche, y sobre todo en las noches más sombrías, en horas fatales, en lugares siniestros, cubiertos de sábanas o bizarramente cubiertos. Sin embargo, los "fantasmas" asustadores, lejos de ser atemorizantes, son, comúnmente, parientes o amigos que se presentan por simpatía, sin embargo pueden ser Espíritus infelices que eventualmente son asistidos; "Algunas veces, son farsantes del mundo Espírita que se divierten a nuestras costas y se ríen del miedo que causan; Pero suponiendo incluso que es un mal espíritu, que mal podría él hacer, y no se tendría cien veces más que temer de un bandido vivo que de un bandido muerto y convertido en Espíritu! "[3]
    Todos que vemos un "fantasma" podemos conversar con él, y es lo que se debe hacer en ese caso, pudiendo preguntarle quién es, qué desea y qué se puede hacer por él. Si el Espíritu es infeliz y sufriente, el testimonio de la reconciliación lo aliviará. Si es un Espíritu bondadosos, puede suceder que traiga la intención de dar buenos consejos. Tales Espíritus ["fantasmas"] podrán responder, muchas veces verbalizando incluso, pero la mayoría de las veces lo hacen por transmisión de pensamientos. "[4]
    Los "fantasmas" afables, cuando surgen, tienen intenciones elevadas o, al menos para confortar a personas queridas que padecen con la desencarnación de entes queridos y con la duda sobre la continuación de la vida post mortem; ofrecer sugerencias o, incluso, solicitar ayuda para sí mismos, "lo que puede ser hecho a través de oraciones y buenas acciones, en el sentido de corregir o compensar las transgresiones del muerto. Pero los espíritus perversos también aparecen y éstos, sí, tienen el propósito de "asombrar" a los encarnados movidos por sentimientos negativos. "[5]
    Los "fantasmas", por otra parte, están por todas partes y no tenemos la necesidad de verlos para saber que pueden estar a nuestro lado. "El Espíritu [" fantasma "] que quiera causar perturbación puede hacerlo, e incluso con más prenda, sin ser visto. Él no es peligroso por ser Espíritu ["fantasma"], sino por la influencia que puede ejercer en nuestro pensamiento, desviándonos del bien y empujándonos al mal. "[6]
    En resumen, no es lógico asustarnos incluso ante la "aparición de un muerto". Si razonamos con calma comprenderemos que un "fantasma", cualquiera que sea, es menos peligroso que ciertos espíritus encarnados que existen a la sombra de las leyes humanas (marginales).

    Referencias bibliográficas:
    [1]       KARDEC , Allan. O Livro dos Médiuns, II parte “das manifestações espíritas” capitulo VI “manifestações visuais”, RJ: Ed FEB 2000
    [2]      Disponível em https://www.bbc.com/portuguese/vert-fut-46515221   acessado em 25/12/2018.
    [3]       KARDEC, Allan . Revista Espírita, julho de 1860, DF: Ed Edicel, 2002
    [4]       KARDEC , Allan. O Livro dos Médiuns , II parte “das manifestações espíritas” capitulo VI “manifestações visuais”, RJ: Ed FEB 2000
    [5]       KARDEC, Allan . Revista Espírita, julho de 1860, DF: Ed Edicel, 2002
    [6]       KARDEC , Allan. O Livro dos Médiuns , II parte “das manifestações espíritas” capitulo VI “manifestações visuais”, RJ: Ed FEB 2000

    sexta-feira, 14 de dezembro de 2018

    LA ENFERMEDAD NO PUEDE SER INSTRUMENTO DE PUNICIÓN Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Los órganos del cuerpo físico responden a todos los estímulos (internos o externos), determinando un encadenamiento de reacciones. Además de los estímulos físicos que impactan, a través de los sentidos, las emociones o sentimientos que también provocan reacciones. Estas excitan o bloquean los mecanismos de funcionamiento. En verdad, el proceso de preservación y deterioro de cualquier órgano tiene una relación directa con las emociones y los sentimientos.
    Mente sana en cuerpo sano (Una mente sana en un cuerpo sano") es una célebre frase latina, proveniente de la Sátira X del poeta romano Juvenal. Nosotros somos lo que sentimos. René Descartes ya decía que somos lo que pensamos. Cuando nuestras emociones son reprimidas, terminan constituyéndose en la fuente de un conflicto emocional crónico, según Sigmund Freud, que generará disturbios físicos o psicológicos, si no se alivian, mediante los canales fisiológicos competentes.La cólera, la rabia, el temor, la ansiedad, la depresión, el disgusto, la aflicción así como todas las emociones derivadas de ellas, sobrecargan la economía sana del cuerpo. Hay otros factores emocionales que pueden influenciar patologías físicas, como relaciones afectivas infelices, penuria económica, desigualdad de ingresos y estrés relacionado con el trabajo profesional. Cuando estamos tristes y depresivos por una desilusión amorosa, o cuando estamos ansiosos e irritados por las deudas, también desarrollamos enfermedades.
    El estrés es como un conjunto de reacciones fisiológicas producidas por nuestro organismo para reaccionar y adaptarse a las situaciones presentadas en el día a día. El problema es que tales reacciones, psíquicas y orgánicas, pueden provocar un desequilibrio en nuestro organismo si ocurren de forma exagerada o intensa, dependiendo también del tiempo de duración. Cuanto más dura el estrés, obviamente la ruina será mayor.
    Adquirimos enfermedades porque no conseguimos convivir en armonía con el medio y con las personas a nuestro alrededor. Enfermamos porque mantenemos antipatías, enemistades, disgustos, culpas, arrepentimientos, resentimientos, temores y frustraciones que no queremos superar. Por desconocer nuestras propias emociones, muchas veces deseamos ocultarlas de los demás, y de nosotros mismos, moralmente los pensamientos y los sentimientos egoístas.
    Cada enfermedad, cada dolor, cada sufrimiento, cada frustración, cada síntoma trae un mensaje único y exclusivo para nosotros y sólo para nosotros. Cuando estamos listos para albergarlas y comprender lo que ellas quieren decir, estaremos aptos para caminar firmes por el camino de nuestro perfeccionamiento espiritual que decisivamente pasa por las vías de nuestra salud moral.
    Naturalmente, nuestras enfermedades son advertencias de la vida para que tengamos más conciencia de nosotros mismos y de nuestros compromisos en la familia, en la naturaleza y en la sociedad, gobernándonos por la vida caritativa, solidaria y amorosa.
    Necesitamos tener conciencia de que la enfermedad y la salud son consecuencia de nuestras elecciones libres a través de las emociones o sentimientos y tal responsabilidad no puede ser tercerizada. Además de que la enfermedad no puede ser instrumento de castigo. En verdad, debe ser un expediente de aprendizaje, en la sabia pedagogía divina, invitándonos al ejercicio del amor.

    domingo, 9 de dezembro de 2018

    Un "médium curador" (no espírita) y el revuelo en los medios globales Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    La televisión Globo entrevistó a mujeres que acusaron al "médium" [no espírita] Juan de Dios sobre las violaciones sexuales que habrían sufrido cuando ellas buscaron el tratamiento espiritual en la Casa Don Ignacio de Loyola, ubicada en Abadía, Goiás. Tres brasileñas que pidieron no ser identificadas y de la coreógrafa holandesa Zahira Lieneke Mous, la única que aceptó mostrar el rostro en la televisión.

    ¿Estamos frente a crímenes análogos al cometido por el médico "Roger Abdelmassih"? Hum! En una nota enviada a la TV Globo la asesoría de prensa del "médium" afirmó que las acusaciones son "falsas y fantasiosas" y cuestiona por qué las víctimas no buscaron a las autoridades. En el caso de que se trate de una persona de "índole intachable" (sic), el médium [no espírita] es una persona de "índole intachable" (sic).

    Después de la difusión de la siniestra noticia (de repercusión nacional), la Federación Espírita Brasileña emitió una pequeña nota sobre actuación de médiums curadores, declarando que el Espiritismo orienta que el servicio espiritual no debe ocurrir aisladamente, en vista de ello, no recomienda la actividad de médiums que actúen en trabajo individual, por cuenta propia. Esclarece además que tales médiums "curadores" [de entre ellos el (no espírita) "Juan de Dios"] no están vinculados al Movimiento Espírita, ni siguiendo su recomendación. (1) "Oh, menos mal!"



    Hace 5 años, después de leer el reportaje de la Revista VEJA, resolvemos reflexionar y contextualizar algunos fragmentos de la materia publicada. El título del reportaje era exactamente: "La cara humana del más endiosado médium brasileño" (2), la Revista VEJA destacó la capacidad del médium [no espírita] Juan de Dios de atraer gente del mundo entero a un municipio cercano del Distrito Federal. "El santificado médium" vive el cotidiano bajo el manto de la contradicción entre el "espíritu y la carne", la "cura y la enfermedad", el "desprendimiento y la vanidad", los gestos de "generosidad, los arrebatos de cólera "y los negocios terrenos (3) [es millonario], los amores [tienen once hijos con diez mujeres diferentes]. (Cada dos años el "curandero-endiosado del cerrado" cambia la flota de coches de la familia. El suyo era un Mohave Kia, evaluado en 2013 en 170.000 reales "[ciento setenta mil reales]. (4)

    Sabemos que la mediumnidad no guarda relación con la rectitud moral del médium; su funcionamiento es independiente de las cualidades de honradez. El hecho es que los médiums de tales "cirujanos del más allá" siempre seducen gran número de clientes, estableciendo, no raramente, con la mediumnidad, un negocio rentable, una palpada fuente de captación de dólares y reales.

    En 2013 la institución dirigida por tal "dios de la mediumnidad de curación" "tuvo una facturación de aproximadamente 7,2 millones de reales (eso mismo, siete millones y doscientos mil reales), teniendo en cuenta solamente la venta de pasiflora, preparado a base de maracuyá, producido allí mismo, comercializado en la época la bagatela de 50 reales el frasco y recetado a una media de 3.000 visitantes semanales. ". (5)

    Es lamentable que los médiums invoquen "espíritus" para que les sirvan como "cirujanos del más allá" a fin de reparar y perforar cuerpos físicos en nombre de "operaciones espirituales", que les prescriben placebos.

    Es confuso esta tendencia a subestimar la contribución de la medicina humana, entregando nuestras enfermedades a los Espíritus "curanderos del más allá" (preferentemente con nombre de santos, o con acento germánico o hindú) para que "curen" enfermedades. (...) Recordemos que necesitamos "aprovechar la molestia como período de lecciones, sobre todo como tiempo de aplicación de valores alusivos a la convicción religiosa, la enfermedad puede ser considerada por termómetro de la fe.

    No desconocemos la posible intervención de los desencarnados en los procesos terapéuticos en la Tierra, pero no se puede dar prioridad a ese tipo de trabajo, en la suposición de curas o en la falsa idea de fortalecimiento del Espiritismo por esos medios. Recordamos que una vez el Espíritu del "Dr. "Fritz" quiso operar Chico Xavier, en 1965, a través del médium [no espírita] Zé Arigó: - "Yo te pongo bueno de ese ojo, te hago la cirugía ahora, pronunció Arigó, y Chico Xavier le respondió: -" No, eso es un reflejo del pasado. Yo sé que usted puede arreglar mi ojo. Pero como el compromiso del pasado continuará, me va a aparecer otra enfermedad. Como ya estoy acostumbrado a esa, la prefiero. ¿Por qué querría una nueva enfermedad ?.

    Los Espíritus no están a disposición para promover curas de enfermedades que no raramente representan providencias correctivas para nuestro crecimiento espiritual en el buril de reparación moral. Por todo ello, es urgente no abrir la mano de la precaución. Incluso aunque el exceso en todo sea ruinoso. Sin embargo, Kardec endosa nuestra actitud diciendo que "vale más pecar por exceso de prudencia que por exceso de confianza." (7)


    Referências bibliográficas:

    [1]           Disponível em http://www.febnet.org.br/blog/geral/noticias/feb-esclarece-sobre-atuacao-de-mediuns-curadores/    acesso 08/12/2018
    [2]          Disponível em http://vejabrasil.abril.com.br/brasilia/materia/joao-do-ceu-e-da-terra-508 acesso em 14/09/2013
    [3]          Suas economias vêm do garimpo. Ele é dono de fazendas na região, é proprietário de apartamentos em Brasília, Goiânia, Anápolis e Abadiânia, segundo a Revista Veja
    [4]          Disponível em http://vejabrasil.abril.com.br/brasilia/materia/joao-do-ceu-e-da-terra-508 acesso em 14/09/2013
    [5]          Idem
    [6]          VIEIRA, Waldo. Conduta Espírita, Ditado pelo Espírito André Luiz, Cap.35. RJ: Editora FEB, 1977-5ª edição
    [7]          KARDEC, Allan. Viagem Espírita-1862, Brasília, Ed. Edicel, 2002, pág. 33

    sexta-feira, 30 de novembro de 2018

    ANTE LOS HIJOS QUE RETORNAN PARA EL MÁS ALLÁ Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    En efecto, nadie está preparado para recibir la noticia de que el hijo tiene cáncer, aún más cuando se trata de un niño. Y nada es capaz de preparar a un padre y una madre para ver a ese niño perder la batalla. En Lancashire, en Inglaterra, el niño Charles Proctor, de 5 años, pidió "disculpas" a la madre antes de morir en sus brazos. Él tenía un tipo raro de cáncer y desencarnó en el regazo de su madre, Amber Schofield.

    En el mes de noviembre de 2018, Schofield, de 24 años, sostenía al pequeño Charles en el regazo, cuando él dio su último suspiro. En un post emocionado en la página que creó en Facebook para contar la historia del chico y pedir ayuda financiera para que él pudiera realizar un trasplante en Estados Unidos, ella relató que, unas horas antes de desencarnar, el niño le dijo: "Mamá, discúlpeme por eso".

     Es difícil imaginar el tamaño de la angustia por la que pasó Amber Schofield. Sólo quien ha vivido situaciones similares puede describir. Imaginemos la aflicción de la madre al oír el pedido de "disculpas" del hijo, por una situación de la que no tenía control alguno, sólo por verla sufrir. Sin embargo, la dignidad que Schofield experimentó, sin revuelta y con humildad, demostró cuánto estaba preparada para la situación.

    Se fue el cuerpo de Charles, no su esencia, el espíritu inmortal, que el cuerpo habitaba. Hay muchas personas que pasan por experiencia análoga, pero se rebelan y blasfeman.

    En el siglo XIX, Allan Kardec preguntó a los espíritus: "¿cuál es la utilidad de las muertes prematuras?". Y los Benefactores respondieron: que "la mayoría de las veces sirven como prueba para los padres." [2] Sin embargo, algunos insisten en decir que es una terrible tragedia ver una vida, tan llena de esperanzas, ser cesada prematuramente.

    Pacifiquemos la conciencia en vez de revelarnos cuando sea de los designios de Dios retirar uno de nuestros hijos de este planeta de pruebas y expiaciones. Hemos concebido que muchas situaciones llamadas de infelicidad, según apresuradas interpretaciones, cesan con la vida física y encuentran su compensación en la vida más allá de la tumba.

    Hay casos de des encarnaciones precoces que no están insertados en el proceso de consecuencias naturales de las elecciones del pasado delincuente y configuran sí, acciones meritorias de Espíritus misioneros que renacen para vivir pocos años en contacto con la carne en función de tareas espirituales relevantes. En este sentido, el Espíritu André Luiz escribió lo siguiente: "Conocemos grandes almas que han renacido en la Tierra por brevísimo plazo, simplemente con el objetivo de despertar corazones queridos para la adquisición de valores morales, recobrando, poco después del servicio llevado a cabo, presentación que les era costumbre. [3]

    Emmanuel, con la noble sensibilidad que señala su modo de ser, considera que "ningún sufrimiento, en la Tierra, será quizás comparable al de aquel corazón que se inclina sobre otro corazón helado y querido que el ataúd transporta al gran silencio." Y acentúa, convincente: "Digan aquellos que ya estrecharon contra el pecho un hijito transfigurado en ángel de la agonía. [4]

    Pero, ante aquellos que demandan la Vida en la Espiritualidad, el comportamiento del espírita es algo diferente, o por lo menos debe ser diferente, variando sin embargo de persona a persona, con prevalencia, evidentemente, de factores ligados a la fe ya la emotividad. Chora, discreto, pero se fortalece en la oración. En la certeza de la inmortalidad gloriosa, reprime el llanto que desliza en la fisonomía sufrida, pero busca en la esperanza una de las virtudes evangélicas, el bálsamo para la saudita justa.

    El Espírita sincero jamás se confía a la desesperación. "No cede a los llamamientos de la revuelta, porque revuelta es insubordinación ante la Voluntad del Padre, que el espírita aprende a aceptar, paradójicamente y extrañamente gozoso, por dentro, a pesar del peso de las más agudas aflicciones." [5]


     Referencias bibliográficas:

    [1]       Disponível em https://noticias.bol.uol.com.br/ultimas-noticias/entretenimento/2018/11/13/garoto-de-5-anos-pede-desculpas-a-mae-ao-morrer-de-cancer-em-seus-bracos.htm?cmpid=copiaecola      acesso em 25/11/2018

    [2]     KARDEC, Allan. O Livro dos Espíritos, Rio de Janeiro: Ed FEB, 2001 questão n° 346 a 347

    [3]     XAVIER, Francisco Cândido. Entre a Terra e o Céu, ditado pelo Espírito André Luiz, Rio de Janeiro: Ed FEB 1988 Xavier

    [4]       PARALVA, J. Martins. O PENSAMENTO DE EMMANUEL, RJ: Ed FEB, 1990

    [5]       Idem