MENU

  • LEITORES
  • domingo, 10 de junho de 2018

    BRASIL, UN "PUEBLO UNGIDO" EN LA "TIERRA DE LA PROMESA" QUE REFUERZA LA CONSERVACIÓN DE "GRUPOS" DE PODER EN EL MOVIMIENTO ESPÍRITA BRASILEÑO (JORGE HESSEN)


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
    En los últimos años, se ha convertido en una de las más antiguas de la historia de la humanidad. % de los brasileños que se declaran voluntarios en el área de la filantropía.
    Viaja hace algunos años en las redes sociales un video cuya temática versa sobre la confusa "misión" de Brasil como !Corazón del mundo y patria del Evangelio". Asistimos al periodista André Triguero, haciendo citaciones, mencionando una pesquisa que apunta solamente para un 11% de los brasileños que se declaran voluntarios en el área de la filantropía.
    Trigueiro alega que Brasil es el país con mayor número absoluto de homicidios. En la hipotética "patria del Evangelio" otra cuestión gravísima es el problema del aborto. Según estimación de la Organización Panamericana de la Salud, ocurren en Brasil más de 1 (un) millón de abortos al año. En Brasil, son robados más de 400 mil vehículos lo que da un promedio de 1 (un) vehículo cada minuto. El periodista aún destaca que ocurre en Brasil el mayor escándalo de corrupción de la historia humana, revelada a partir de la "operación lava chorro", considerando los gigantescos valores financieros desviados es el episodio sin precedentes en la historia de la humanidad. [1]
    Ante estas informaciones instigadoras, Trigueiro plantea la cuestión si realmente Brasil es la "Patria del Evangelio corazón del mundo". Uno de los oradores, "movido" por entusiasmo agudo se atrevió a aventurar determinadas y excéntricas anotaciones, con el propósito de explicar la "misión" de Brasil.
    El orador expuso que los espíritas brasileños imaginan que Brasil podrá ser un modelo político, económico y social y que desfilará como una gran "reina" (sic ...) ante un mundo arrodillándose ante ella. Describió Jesús tratando de convocar a sus trascendentes colaboradores para improvisar un inventario del cristianismo en la Tierra. Describió la transfiguración del semblante de Jesús humillado. Citando al Cristo modificando estrategias, buscando en la Tierra un ambiente geográfico especialmente "magnetizado". Y en sus extraños asistimos al orador arrasado describiendo a Brasil como "el corazón del mundo" porque aquí se encuentra la mayor concentración de magnetismo del planeta (?!)
    Sin embargo, el famoso orador afirmó que sólo reencarnar en Brasil las turbas de espíritus infelices que se encontraban en las regiones más tenebrosas del umbral, o sea los espíritus que fracasaron en estos últimos milenios cuáles sean los soldados de las cruzadas, los inquisidores, los políticos corruptos de todos los tiempos, los generales homicidas de la historia, los religiosos que se desvirtuaron.
    La "cereza de la torta" advino con la citación de la máxima de Cristo a sus colaboradores de entonces: "no he venido a los sanos, sino a los enfermos", de este modo Brasil representa un hospital y no una galería de arte y ni siquiera una galería vitrina de ídolos y "santos" (imagina si fuese, eh ...?). Concluye entonces el "venerado" y aplaudidísimo orador que en Brasil está reunida lo que hay de peor en el carácter de los humanos, por eso es un gran hospital de Cristo para la regeneración de los réprobos de la humanidad [aquí acertó en la mosca].
    Para nosotros, ninguna nación es y no puede ser espiritualmente más importante que las otras en la Tierra. Además, el brasileño se encuentra espiritual y éticamente muy lejos a innumerables de naciones más afables y dignas, especialmente en lo que es la probidad. Es evidente que Brasil no tiene ninguna misión espiritual peculiar ante el mundo. Incluso porque nuestra patria es uno de los países menos filantrópicos, considerando las donaciones financieras y dedicación caritativa voluntaria del servicio asistencial. Considerando además todas las aberraciones políticas y sociales, ¿qué sobraría en ese contexto para el supuesto "pueblo escogido"? ¿Sería el trabajo de los espiritólicos teleguiados por la FEB? Es obvio que no, pues conocemos cómo se encuentra la confusa práctica doctrinal en Brasil.
    Por lo tanto, si comparamos con el mundo no necesitamos hacer un esfuerzo exagerado para observar los ejemplos de civilidad, respeto a las leyes y progreso que nos ha dado otras naciones. Quien mantiene y difunde ávidamente la ilusión de "Brasil corazón del Mundo... “es la FEB - Federación Espirita Brasileña a fin de mantener el poderío que ha dominado con su universo místico, la masa de maniobra (espiritólicos) conducida bajo una ideología primaria y dominante, anulando la posibilidad de un trayecto histórico y protagonista del sincero espírita brasileño.
    Por lo tanto, si comparamos con el mundo no necesitamos hacer un esfuerzo exagerado para observar los ejemplos de civilidad, respeto a las leyes y progreso que nos ha dado otras naciones. (...) es la FEB -Federación Espírita Brasileña a fin de mantener el poderío que ha dominado con su universo místico, la masa de maniobra (espiritual) conducida bajo una ideología primaria y dominante, anulando la posibilidad de un trayecto histórico y protagonista del sincero espírita brasileño.
    Creo que es urgentemente necesario que los líderes y presidentes de las federaciones estatales puedan alentarse del "lavado de cerebro" amenazante que la FEB les inflige bajo el tacón de la fangosa jerga "quien no está con la FEB está con la oscuridad".
    Los decenios pasan, y la FEB arrastra a multitudes inundadas con ella. ¡Y la hora de dar un basta! en ese nativismo parroquial que huele a la isla de la fantasía kardeciana tupiniquim. La verdadera patria del Evangelio es y debe ser el corazón de cada ciudadano de la Tierra que se guiar en los preceptos de la honestidad, de la libertad, de la bondad, aunque por cualquier circunstancia esté habitando países lejanos.
    Como espírita brasileña confieso que soy un entusiasta de Brasil y de la potencialidad de aquellos buenos ciudadanos brasileños, así como de sus virtudes y cultura, sin embargo enfatizo que esa visión de que somos o seríamos una especie de "pueblo ungido" en la "tierra de la promesa" es extremadamente alucinante y sólo refuerza la conservación de las paneles de poder (que se turnan entre sí) en el movimiento espírita brasileño.
    Referencia:

    (1)   Debate realizado durante o 4º Congreso Espírita do Estado do Rio de Janeiro, en octubre de 2015

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário