MENU

  • LEITORES
  • sexta-feira, 30 de novembro de 2018

    ANTE LOS HIJOS QUE RETORNAN PARA EL MÁS ALLÁ Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    En efecto, nadie está preparado para recibir la noticia de que el hijo tiene cáncer, aún más cuando se trata de un niño. Y nada es capaz de preparar a un padre y una madre para ver a ese niño perder la batalla. En Lancashire, en Inglaterra, el niño Charles Proctor, de 5 años, pidió "disculpas" a la madre antes de morir en sus brazos. Él tenía un tipo raro de cáncer y desencarnó en el regazo de su madre, Amber Schofield.

    En el mes de noviembre de 2018, Schofield, de 24 años, sostenía al pequeño Charles en el regazo, cuando él dio su último suspiro. En un post emocionado en la página que creó en Facebook para contar la historia del chico y pedir ayuda financiera para que él pudiera realizar un trasplante en Estados Unidos, ella relató que, unas horas antes de desencarnar, el niño le dijo: "Mamá, discúlpeme por eso".

     Es difícil imaginar el tamaño de la angustia por la que pasó Amber Schofield. Sólo quien ha vivido situaciones similares puede describir. Imaginemos la aflicción de la madre al oír el pedido de "disculpas" del hijo, por una situación de la que no tenía control alguno, sólo por verla sufrir. Sin embargo, la dignidad que Schofield experimentó, sin revuelta y con humildad, demostró cuánto estaba preparada para la situación.

    Se fue el cuerpo de Charles, no su esencia, el espíritu inmortal, que el cuerpo habitaba. Hay muchas personas que pasan por experiencia análoga, pero se rebelan y blasfeman.

    En el siglo XIX, Allan Kardec preguntó a los espíritus: "¿cuál es la utilidad de las muertes prematuras?". Y los Benefactores respondieron: que "la mayoría de las veces sirven como prueba para los padres." [2] Sin embargo, algunos insisten en decir que es una terrible tragedia ver una vida, tan llena de esperanzas, ser cesada prematuramente.

    Pacifiquemos la conciencia en vez de revelarnos cuando sea de los designios de Dios retirar uno de nuestros hijos de este planeta de pruebas y expiaciones. Hemos concebido que muchas situaciones llamadas de infelicidad, según apresuradas interpretaciones, cesan con la vida física y encuentran su compensación en la vida más allá de la tumba.

    Hay casos de des encarnaciones precoces que no están insertados en el proceso de consecuencias naturales de las elecciones del pasado delincuente y configuran sí, acciones meritorias de Espíritus misioneros que renacen para vivir pocos años en contacto con la carne en función de tareas espirituales relevantes. En este sentido, el Espíritu André Luiz escribió lo siguiente: "Conocemos grandes almas que han renacido en la Tierra por brevísimo plazo, simplemente con el objetivo de despertar corazones queridos para la adquisición de valores morales, recobrando, poco después del servicio llevado a cabo, presentación que les era costumbre. [3]

    Emmanuel, con la noble sensibilidad que señala su modo de ser, considera que "ningún sufrimiento, en la Tierra, será quizás comparable al de aquel corazón que se inclina sobre otro corazón helado y querido que el ataúd transporta al gran silencio." Y acentúa, convincente: "Digan aquellos que ya estrecharon contra el pecho un hijito transfigurado en ángel de la agonía. [4]

    Pero, ante aquellos que demandan la Vida en la Espiritualidad, el comportamiento del espírita es algo diferente, o por lo menos debe ser diferente, variando sin embargo de persona a persona, con prevalencia, evidentemente, de factores ligados a la fe ya la emotividad. Chora, discreto, pero se fortalece en la oración. En la certeza de la inmortalidad gloriosa, reprime el llanto que desliza en la fisonomía sufrida, pero busca en la esperanza una de las virtudes evangélicas, el bálsamo para la saudita justa.

    El Espírita sincero jamás se confía a la desesperación. "No cede a los llamamientos de la revuelta, porque revuelta es insubordinación ante la Voluntad del Padre, que el espírita aprende a aceptar, paradójicamente y extrañamente gozoso, por dentro, a pesar del peso de las más agudas aflicciones." [5]


     Referencias bibliográficas:

    [1]       Disponível em https://noticias.bol.uol.com.br/ultimas-noticias/entretenimento/2018/11/13/garoto-de-5-anos-pede-desculpas-a-mae-ao-morrer-de-cancer-em-seus-bracos.htm?cmpid=copiaecola      acesso em 25/11/2018

    [2]     KARDEC, Allan. O Livro dos Espíritos, Rio de Janeiro: Ed FEB, 2001 questão n° 346 a 347

    [3]     XAVIER, Francisco Cândido. Entre a Terra e o Céu, ditado pelo Espírito André Luiz, Rio de Janeiro: Ed FEB 1988 Xavier

    [4]       PARALVA, J. Martins. O PENSAMENTO DE EMMANUEL, RJ: Ed FEB, 1990

    [5]       Idem

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário