MENU

  • LEITORES
  • sábado, 12 de janeiro de 2019

    Los vínculos espirituales entre los gemelos Jorge Hessen


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
     La concepción de un nuevo hijo en el seno familiar posibilita el reencuentro de espíritus que traen en común las buenas experiencias de vidas anteriores. Reaproximación que comienza en la programación pre-existencial reencarnatorio, esquematizado en las instituciones espirituales. Si suceden hijos gemelos idénticos, serán situaciones especiales que despertarán la mayor atención de los padres.
    Se han sugerido varias teorías para explicar los mecanismos determinantes de la gemelaridad idéntica. Los factores ambientales y genéticos se describieron como predisponentes a esta circunstancia obstétrica. Sin embargo, existen causas más trascendentes. Los gemelos univitelinos (idénticos) renacen con la similitud física y sus células son genéticamente iguales. Tienen la misma alimentación y los mismos cuidados. Conviven bajo las mismas influencias magnéticas e impresiones mentales del medio ambiente. Poseen un cerebro con idénticas posibilidades biológicas y potenciales bioquímicos. Sin embargo, casi siempre, estos gemelos siguen diferentes conductas.
    A menudo los gemelos idénticos son espíritus que tienen fuerte afinidad. Pero, a veces, no! El mecanismo de las múltiples vidas logra elucidar las ocasionales diferencias entre dos espíritus física y genéticamente semejantes, pues los gemelos univitelinos si bien genética y fisiológicamente tienen las mismas vulnerabilidad y potencialidades orgánicas, pero espiritualmente son cada uno absolutamente únicos en el Universo. No se puede explicar sólo por las influencias del medio gestacional, educativo o factores genéticos, sino también por las diferencias comportamentales que casi siempre presentan.
    Pero desde el punto de vista reencarnacionista, identificaremos que los gemelos univitelinos (o no) traen un acervo moral e intelectual semejante a las vivencias anteriores. Cada cual experimentó circunstancias que registraron en su organización psicosomática con tendencias intelecto-morales categóricamente particulares. Pueden ocurrir que estos gemelos queden interconectados emocionalmente durante la vida, aunque sean psíquicamente diferentes, al punto de captar las oscilaciones de aflicción y disgusto del otro.
    Seguramente, las experiencias en común de vidas antecedentes que los mantenían recíprocamente conectados, interrumpidas en la gestación, comportan la instantánea y fina sintonía magnética entre los dos. Motivo por el cual perciben, eventualmente, las ocurrencias difíciles que el otro experimenta. La semejanza de carácter que muchas veces existe entre dos hermanos, principalmente si son gemelos, se deriva de la simpatía que los acercan por analogía de sentimientos y los hacen felices por estar juntos. Kardec comenta que "En muchos casos, los hermanos gemelos son Espíritus simpáticos, que se unen por analogía de sentimientos, pero no todos son así. Puede suceder lo contrario: ser Espíritus enemigos que la justicia divina hace reencontrarse en la formación biológica, en el sentido de que se procese el perdón con más eficiencia. "[1]
    Con respecto a los vínculos espirituales entre los gemelos, es cierto que existen. Pero puede ser de afinidad o de repulsión. Hay gemelos que reencarnan unidos en función de compromisos morales mutuos que reflejan la necesidad de reparación de los equívocos del pasado, que respingan en los dramas familiares. No existe el azar en la dinámica de las leyes naturales, luego, siempre hay un agente causal determinando que estos gemelos permanezcan cercanos. Muchas veces un trae jovialidad y encanto en la convivencia, otra trae aversión, discordia, atritos diversos. En este último caso, la vida proporciona oportunidad de reconciliación con los adversarios del pasado a través de los lazos consanguíneos.
    De lo expuesto y por fuertes razones debemos perfeccionar, sin agotamiento, las relaciones directas e indirectas con los padres, hermanos, tíos, primos y demás parientes en las luchas del mundo, a fin de que la vida no nos cobra nuevas y más enérgicas experiencias en las próximas encarnaciones. La estructura familiar tiene sus matrices en la esfera espiritual. En sus vínculos, se juntan todos aquellos que se comprometieron en el más allá a desarrollar en la Tierra una tarea constructiva de fraternidad real y definitiva.
    Prevalecen, por lo tanto, en la familia, los eslabones del amor, fundidos en las experiencias de otras edades. Sin embargo, como se observa actualmente, en el clan familiar afluyen igualmente los odios y las persecuciones del pretérito obscuro, que deben transformarse en vínculos solidarios y fraternos, con vistas al futuro de paz y amor.

    Referência bibliográfica:

    [1]        KARDEC, O Livro dos Espíritos, questão 211, RJ: Ed. FEB,1999

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário