MENU

  • LEITORES
  • sexta-feira, 19 de agosto de 2016

    BULLYING UNA PESTE PSICOSOCIAL Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    El Colegio Holy Angels Catholic Academia, en Nueva York, Estados Unidos no tomo ninguna providencia contra el bullying [1] que Daniel Fitzpatrick, un alumno de 13 años, estaba sufriendo. ¡Resultado! Daniel acabó suicidándose. Dejo una carta de despedida y de entre otros bramidos de dolor moral escribió: “Yo desisto"! Dice que aunque sus colegas de la escuela lo atormentaban hacía mucho tiempo y la dirección del colegio no hacía nada al respecto, aun mismo después de él y sus padres haber hecho una reclamación formal. La respuesta de Holy Angels habría sido "Calma todo va quedar bien. Es solo una fase, va pasar".[2]


    El padre de Daniel Fitzpatrick resolvió no esconder la tragedia personal de su hijo, inclusive la carta de suicidio y su foto, justamente para que casos así no volviesen a acontecer. Dice el padre que ninguna criatura debería pasar por lo que su hijo pasó. La madre de Daniel reveló que los niños lo nombraban con diversos nombres dentro de la sala de la clase también arrojaban cosas contra él. A lo largo del tiempo, eso fue dejándolo cada vez más triste y frustrado. 

    Antes que alguien cuestione el motivo de los padres no haber transferido Daniel del colegio, queda obvio que culparlos por la situación es tan cruel como el bullying sufrido por Daniel. Lo que precisa mudar es la manera y seriedad con que encaramos este asunto. Se debe enseñar desde bien temprano, sea dentro de casa o de la sala en la clase, que oprimir y ofender a las personas es errado. Cuando vemos alguien haciendo eso, sea un niño u adulto, es nuestro deber intervenir. [3]

    Infelizmente, casos así pueden acontecer en cualquier lugar del mundo, sin embargo, aún son muy poco divulgados. Otro caso reciente fue el de la joven Britney Mazzantini, de 16 años, de Glasgow, en Escocia que decidió quitar la propia vida después de sufrir bullying de perfiles falsos en Facebook. Mazzantini, tenía depresión, que fue empeorada por los traumas que los agresores le dejaron. Antes de suicidarse, ella dejo un mensaje en la red social reclamando de las ofensas. "Las palabras pueden herir a las personas, y ellas precisan percibir eso antes que sea demasiado tarde". El abuelo, Agnes Mackenzie, dice al jornal The Sun tener certeza de que el bullying en internet fue uno de los principales factores para Britney haberse suicidado. Agnes explicó que aunque la familia no tenía conocimiento de que la chavala sufría bullying, conto. [4]

    Como olvidarnos a masacre de Realengo, en la ciudad de Rio de Janeiro, en que niños y niñas quedaran hermanados en un trágico destino. Sus vidas fueron prematuramente segadas en un episodio de inimaginable bestialidad. Jornales, redes de TV, revistas, radios e Internet noticiaron el crimen horroroso ocurrido en la Escuela Municipal Tasso de Silveira. Es un episodio para cuyas causas no hay como permanecer estáticos en la búsqueda de entendimiento.

    El asesino Wellington Meneses de Oliveira, aunque con la mente arruinada y razón obliterada, hizo su opción de disparar contra jóvenes estudiantes. En la ficha gravada, Wellington alegó haber sufrido bullying, años antes, en la misma escuela; aunque, podría haber superado el trauma de antaño. Aunque admitamos su probable subyugación por mentes perversas del más allá, la responsabilidad de la decisión recae integralmente sobre él.

    El bullying, que ha sido discutido con pujantes colores por especialistas de las áreas del derecho, de la psicología, de la medicina, de la sociología, de la pedagogía y otras. La práctica de bullying comenzó a ser pesquisada hace cerca de algunos años en Europa, cuando descubrieran que esa forma de violencia estaba por tras de muchas tentativas de homicidio y suicidio de adolescentes.

    El fenómeno es una epidemia psicosocial y puede tener consecuencias graves. Lo que, a primera vista, puede parecer un simples apellido inofensivo, puede afectar emocional y físicamente el objeto de la infracción. Niños y adolescentes que sufren humillaciones racistas, difamatorias o separatistas pueden producir caída en el rendimiento escolar, somatizar el sufrimiento en enfermedades psicosomáticas y sufrir de algún tipo de trauma que influencie trazos de la personalidad. Ha sido responsable por los altos índices de evasión y repetición escolar una vez que el alumno no ve la escuela como local de aprendizaje, más si como un ambiente hostil.

    No hay duda que actualmente hay muchos espíritus en estado bien primarios reencarnados en la Tierra. Por eso los padres deben tener cuidado redoblado con la disciplina de los propios hijos, reforzando en la intimidad doméstica los ejemplos de moralidad. Padres, abuelos y profesores forman los grupos encargados de la educación. No se puede permitir que esos espíritus espiritualmente infantilizados reencarnados sean entregados simplemente a las manos de funcionarios no preparados, o bajo la extraña tutela de la televisión, de las redes sociales de Internet y de violentos juegos electrónicos.

    Urge establecer límites a nuestros hijos. Desde los primeros años, debemos enseñarlos a huir del abismo de la libertad, controlando las actitudes y concentrándoles las posiciones mentales, pues esa es la ocasión más propicia para la edificación de las bases de una vida.

    Es obvio que hay padres que enfrentan el dilema de la educación de los hijos rebeldes e “incorregibles”, impermeables a todos los procesos educativos. En esos casos (hijos incorregibles) los padres, amando y orientando sin desánimos y discontinuidades en la dedicación y del sacrificio, deben esperar la manifestación de la Providencia Divina para el entalle moral de los hijos incorregibles, comprendiendo que ese modelaje moral debe llegar a través de dolores y de pruebas acerbas, de modo sembrarle, con éxito, el campo de la comprensión, del sentimiento y del respecto al prójimo.

    ¡Manos a la obra, oremos y hagamos nuestra parte!

    Traducido por: M. C. R

    Referências:

    [1] O termo bullying é derivado do verbo inglês bully, que significa usar a superioridade física para intimidar alguém. Também adota aspecto de adjetivo, referindo-se a “valentão” e "pit bull". As vítimas são os indivíduos considerados mais fracos e frágeis dessa relação, transformados em objeto de diversão e prazer por meio de “chacotas” maldosas e intimidadoras. É considerada uma questão de saúde pública e de segurança social.

    [2] Disponível em https://catracalivre.com.br/ geral/cidadania/indicacao/ garoto-se-suicida-apos-sofrer- bullying-e-colegio-nao-tomar- atitud/ acessado em 15/08/2016

    [3] idem

    [4] Disponível em https://catracalivre.com.br/ geral/cidadania/indicacao/ cansada-disse-jovem-que-se- matou-apos-sofrer-bullying/ acessado em 15/08/2016

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário