MENU

  • LEITORES
  • segunda-feira, 27 de julho de 2015

    REENCARNACIÓN –NIÑOS Y NIÑAS GENIO SANCIONAN EL RENACER (Jorge Hessen)

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes
    Madri/Espanha

    ¿Quiénes son los niños y niñas prodigiosos? ¿Qué es la genialidad, el virtuosismo? ¿Qué hace en la tierra un ser supe talentoso? ¿Cuál es su futuro? Esas preguntas, solamente pueden ser contestadas, teniendo el vista la pluralidad de las existencias como verdad indiscutible y mecanismo natural de la evolución del Espíritu. Sin la pluralidad de las existencias no hay como explicar los fenómenos de los genios junior.

    Pesquisidores académicos por más que investiguen y arriesguen explicar las actuaciones de niños y jóvenes con inteligencias muy por encima de la media, ofrecen frágiles hipótesis, discurriendo sobre causas oscuras, influencias enigmáticas, represiones y complejos mágicos. Los teólogos, trabajando en la discapacidad de elucidación racional y experimental, adjudican todo a los misterios a la voluntad del Altísimo. En verdad la temática sobre reencarnación, bajo el punto de vista espírita, no huye a la ciencia, no teme al debate, no se enlaza a dogmas y repele el materialismo. La Doctrina de los Espíritus está enteramente habilitada para explicar el admirable fenómeno de los niños y jóvenes prodigios por las consideraciones reencarnacionista.

    Por caso, citemos, a título de ilustración, algunos nombres para allá de prodigiosos. Mozart y Chopin, por ejemplo, trajeron de reencarnaciones anteriores un nivel de habilidad para la música extremamente superior a los músicos comunes. Cuando tales virtuosos reencarnarán simplemente complementaron los conocimientos y habilidades que permitieron acrecentar un paso que pasaría a habilitarlos a la clase de Genios. Siendo así,, tales espíritus en vez de traer solamente un potencial latente, presentan en el cerebro físico la puerta abierta del sector de la memoria espiritual. Recordando no como intuición, más si como recuerdo concreto de aquella habilidad desarrollada en el pasado.

    Miguel Ángel a los doce años ya era un magistral artista; Balzac, a los ocho, ya componía pequeñas comedias; Wagner, a los 6, ya había leído la historia de Mozart; Carlyle aprendió a leer a los 4 años; Alexandre Dumas, a los 4, leía la Historia Natural de Bufón. Walter Scott aprendió a leer entre 3 4 años. Voltaire, educado por un padre, aprendió a leer a los 3. Antes de los 12 verseaba con admirable fluencia; Goethe, a los 7, componía versos en latín y, antes de los 9, hacia un poema, parte en latín, parte en griego y parte en alemán; Hermógenes, a los 15 enseñaba retórica al imperador Marco Aurelio; Victor Hugo, a los 13, ganaba un premio en los juegos florales de Toulouse; Stuart Mill, a los 8 ya conocía el griego perfectamente y a los 10 aprendió el latín.

    Hay diferentes talentos presentes en los genios junior, contemporáneos, veamos: Kim Yong-Ung: frecuento la Universidad a los 4 años de edad y en su quinto aniversario resolvió un complicado cálculo diferencial e integral, se doctoró a los 15 años; Kevin Michael Kearney habló sus primeras palabras a los cuatro meses. Cuando tenía seis meses, Kearney dijo a su pediatra "yo tengo una infección en la oreja izquierda" y aprendió a leer a los 10 meses; Micaela Irene Fudolig entró en la Universidad de Filipinas a los 11 años. Fudolig se formó en bachillerato en Ciencias Físicas a los 16 años y era la mejor alumna de su curso de graduación.

    Akrit Pran Jaswal (de la India) se tornó conocido cuando realizo su primera cirugía, con apenas siete años de edad. Entró en la universidad de medicina a los 12 años, y a los 17 años ya estaba graduado en Química Aplicada; Taylor Ramon Wilson es la persona más joven del mundo en construir un fusor nuclear. A los 10 años Taylor construye una bomba y a los 14 el fusor. En mayo de 2011, ganó el premio International Science and Engineering Fair Intel, gracias a su detector de radiación; Cameron Thompson es un prodigio de la matemática del norte del País de Gales. Cuando tenía cuatro años de edad corrigió a su profesor sobre su afirmación de que el cero es el menor número; Jacob Barnett a los 10 anos de edad se matriculó en la Universidad de Indiana. Mientras estudiaba, afirmó que un día podría refutar la Teoría de la Relatividad de Einstein. Actualmente él está trabajando en su PhD en Física Quántica.

    March Tian Boedihardjo nació en Hong Kong y es la persona más joven en matricularse en la Universidad de Hong Kong, a los nueve años de edad; Balamurali Ambati: nació el 29 de julio de 1977, y fue la persona más joven del mundo en formarse en la carrera de medicina. A los 13 años ya se había graduado en la Universidad de Nova Jorque, a los 20 años terminó su residencia en la Universidad de Harvard y se graduó como oftalmólogo.

    Gregory R. Smith: puede parecer de juego, mas a los 14 meses ya sabía las 4 operaciones aritméticas y a los dos años ya leía perfectamente, inclusive corrigiendo los errores gramáticos que encontraba; Ruth Elke Lawrence a los 8 años ya había llegado al nivel intelectual de matemática más alto que se puede obtener "Grado A en Matemática Pura". A los 11 años Ruth entró en la universidad de Oxford donde se graduó con honras 3 años más tarde. Continuo sus estudios hasta obtener su doctorado con 18 años, siendo profesora de la Universidad Hebrea de Jerusalén; William Hamilton conocía trece lenguas en su infancia y a los dieciocho años fue proclamado el mejor matemático de su época.

    Solo la pluralidad de las existencias puede explicar la diversidad de los caracteres, la variedad de las aptitudes, la genialidad, la desproporción de las cualidades morales, en fin, todas las desigualdades que alcanzan nuestra vista. Fuera de esa ley, indagar sería inútil, porque ciertos hombres poseen súper talento, sentimientos nobles, aspiraciones elevadas, mientras muchos otros solo manifiestan pasiones e instintos groseros. La influencia del medio, la herencia (privilegios biogenéticos) y las diferencias de educación no bastan, obviamente, para explicar esos fenómenos. Vemos los miembros de una familia, semejantes por la carne, por la sangre, por lo histórico genético, y educados en los mismos principios, se diferencia en infinito en muchos puntos. 

    En el siglo XIX, numerosos pensadores se rindieron a la reencarnación: Dupont de Nemours, Charles Bonnet, Lessing, Constant Savy, Pierre Leroux, Fourier, Jean Reynaud. La doctrina de las vidas sucesivas fue vulgarizada, para el gran público, por autores como Balzac, Théophile Gautier, George Sand e Victor Hugo. Pesquisidores como Ian Stevenson, Brian L. Weiss, H. N. Banerjee, Raymond A. Moody Jr., Edite Fiore y otros trajeron resultados notables sobre la tese reencarnacionista. Es posible que, en un futuro próximo, los estudios, en esa dirección, lleguen a los mismos resultados ya afirmados por el Espiritismo. Las tentativas de estudiar a los niños prodigios, sin que se tome en cuenta la preexistencia del Espíritu, gran parte de ellas tropieza en resultados nada satisfactorios o en dificultades insuperables, cara a la necesidad de considerarse esa hipótesis. Caso contrario, se entra en un callejón sin salida y el progreso de la Ciencia, en ese área, permanecerá en la inercia.



    Nenhum comentário:

    Postar um comentário