MENU

  • LEITORES
  • sábado, 19 de novembro de 2011

    EL PASE EN UNA CONCISA ANOTACIÓN ESPIRITA

    Traducido por Merchita
    Madri/Espanha
    merchitacruz@gmail.com



    El biólogo Richard Monezi, maestro de la fisiopatología experimental de la Facultad de Medicina de la USP e investigador de la unidad de Medicina Comportamental de la Unifesp, estudió a fondo la técnica de imposición de manos [pase]. Recordemos en la actualidad el pase es empleado por otras religiones, que lo presentan bajo nombres y diversas apariencias (bendición, unción, Johrei, Heike, bendiciones), más allá de lo que las personas sin cualquier relación con movimientos religiosos también lo emplean. 

    Para Monezi, los datos preliminares apuntan que la práctica del pase genera cambios fisiológicos, como la disminución de la depresión, de la ansiedad y de la tensión muscular, más allá del aumento del bienestar y de la calidad de vida. resaltamos que la Doctrina de los espíritus clarifica mejor y explica las funciones del periespiritu, que “es el órgano sensitivo del espíritu, por medio del cual este percibe cosas espirituales que escapan a los sentidos corpóreos” (1), más allá de el mismo interactuar de forma profunda con el cuerpo biológico, razón por la cual las energías transmitidas por el pase y recibidas inicialmente por los centros de fuerza (2), atienden a cuerpo físico a través de los plexos (3), proporcionando la renovación de las células enfermas.

    “Así como la transfusión de sangre representa una renovación de las fuerza físicas, el pase es una transfusión de energías psíquicas, con la diferencia de que los recursos orgánicos (físicos) son retirados de un reserva torio limitado, y los elementos psíquicos son del reservatorio ilimitado de las fuerzas espirituales.” – explica el Espíritu Emmanuel. (4) Recordemos que Jesús utilizó el pase “imponiendo las manos” sobre lo enfermos y los perturbados espiritualmente, para beneficiarlos. Y enseñó esa práctica a sus discípulos y apóstoles, que también la emplearon largamente. Entretanto, es en las huestes espiritas que el pase es mejor comprendido, más también largamente difundido y utilizado, “dispensando cualquier contacto físico en su aplicación.” (5)

    Según Ricardo Monezi, “uno de los centros que avalan el asunto es la respetada Universidad de Stanford, en los Estados Unidos. La física actual no consigue clasificar la naturaleza de esa fuerza, más varios estudios indican que se trata de energías electromagnéticas de baja frecuencia.” (6) Tiago escribió: “toda buena dadiva y don perfecto viene de lo alto”. (7) Si, las energías magnéticas y la práctica del bien pueden admitir las expresiones más diferentes. Sus esencias, con todo, son continuamente las mismas ante el Soberano de la Vida.

    Los pases podrán ser espirituales, en función del magnetismo proviniendo de hermanos desencarnados que participan de los procesos, y humanos, a través del magnetismo animal del propio pasista encarnado. “la cura se opera mediante la substitución de una molécula enferma por una molécula sana. El poder curativo estará, pues, en razón directa de la pureza de la sustancia inoculada; más depende, también, de la energía, de la voluntad que, cuanto mayor fuera, tanto más abundante emisión fluídica provocará y tanta mayor fuerza de penetración dará al fluido. “ (8) Es importante explicar, sin embargo, que el tratamiento espiritual a través del pase, ofrecido en la Casa espirita, no dispensa el tratamiento médico.

    Infelizmente toda la belleza de las lecciones espiritas, que provienen de la fe racional en el poder de las energías magnéticas por el pase, desaparece ante las gimnásticas pretensiosas y burlescas de tratamientos espirituales actualmente practicados en algunas instituciones espiritas mal dirigidas. El pase no podrá, en tiempo alguno, ser aplicado con movimientos bruscos, ni sirviéndose de los malabarismos manuales, estallidos de dedos, cánticos extraños y, mucho menos aun, estando incorporado y, psicológicamente, verbalizando “consejos” para el receptor. Eso no es practica espirita.

    “El pase deberá siempre ser administrado de modo silencioso, con sencillez y naturalidad.“ (9) En la casa espirita no se admiten las escenas y gesticulaciones en las que hoy se envolvieron terapia exquisitas tales como la apometrias, desobsesión por corriente magnética, “choques anímicos", cristal terapias (poderes de las piedras???) cromoterapias (poderes de los colores???) y otras “terapias” mitológicas, generalmente vinculadas a antiguas corrientes espiritualistas de Oriente o de origen místico, ilusionista y fetichista. Es siempre bueno recordar a tales adeptos fervorosos que todo el poder y toda la eficacia del pase genuinamente espirita dependen del espíritu y no de la materia, de la asistencia espiritual del médium pasista y no de el mismo.

    Por consiguiente, en la aplicación del pase nos e hacen necesarios la gesticulación violenta, la respiración sofocante o el bostezo continuo, y que también no hay necesidad de tocas al asistido. “La transmisión del pase dispensa cualquier recurso espectacular”. (10) Los escenarios de preparación - "las manos erguidas y a lo alto y abiertas, para la supuesta captación de fluidos por el pasista, manos abiertas sobre las rodillas, del paciente, para la mejor asimilación fluídica, brazos y piernas sin cruzar para no impedir el libre acceso de los fluidos, y así en adelante- solo sirve para ridicularizar el pase, al pasista y al paciente.” (11) La formación de las llamadas “corrientes” mediúmnicas, con el ajustamiento de el médium en torno del paciente “ a las “corrientes” con las manos dadas o dedos tocándose sobre la mesa – condenadas por Kardec, no son nada más que residuos del mesmerismo del siglo XIX, inútiles, supersticiosos y ridículos.” (12) 

    El pase es oración, concentración y donación. “La oración es prodigioso baño de fuerzas, tal a la vigorosa corriente mental que atrae”. (13) Por ella, consigue el pasista dos cosas importantes y que aseguran el éxito de su tarea: expulsar del propio mundo interior los sombríos pensamientos renacientes de la actividad común durante el día en las luchas materiales. Sorber del plano espiritual las sustancias renovadoras de que se repleta, a fin de conseguir operar con eficiencia, a favor del próximo presente o distante del local de su aplicación.

    En que pese a los místicos que aun no comprenden y crean confusiones al aplicar el pase, reconocemos que muchos encarnados y desencarnados son beneficiados por el, pues sabemos que es manifestación del amor de Dios, ese sentimiento sublime que abarca a todos y los alivia. Nos importa recordar, sin embargo, un pensamiento Xavieriano: el pase, tal como terapia, no modifica necesariamente las cosas, para nosotros, más si puede modificarnos a nosotros en relación a las cosas.

    Jorge Hessen








    Referências Bibliográficas:
    (1) Kardec, Allan. A Gênese, RJ: Ed. Feb, 29ª edição, 1986, cap. XIV
    (2) Os centros de força são o Centro Coronário (se assenta a ligação com a mente que é sede da nossa consciência); .Centro Frontal (atua sobre as glândulas endócrinas, sobre o sistema nervoso); Centro Laríngeo (controla as atividades vocais, do timo, da tiróide e das paratireóides, controlando totalmente a respiração e a fonação); Centro Cardíaco (responsável por todo o aparelho circulatório); Centro Esplênico (regula o sistema hemático) ; Centro Solar ou Gástrico (responsável pela digestão e absorção dos alimentos sólidos e fluidos) ; Centro Genésico (orientador da função exercida pelo sexo)
    (3) Os plexos são constituídos pelo nosso sistema nervoso autônomo ou vegetativo e neles haveria, digamos assim, centrais irradiantes, os chamados centros de forças.
    (4) Xavier, Francisco Cândido. O Consolador, ditado pelo espírito Emmanuel, Rio de janeiro: Ed FEB, 2000, perg. 98
    (5) Idem, perg 99
    (6) Disponível em < http://mdemulher.abril.com.br/bem-estar/reportagem/viver-bem/cientistas- exploram-poder-cura-energia-maos-640628.shtml > acessado em 03/11/2011
    (7) Tiago 1:17
    (8) Kardec, Allan. A Gênese, RJ: Ed. Feb, 29ª edição, 1986, cap. XIV
    (9) Kardec, Allan. Obras Póstumas, RJ: Ed. Feb, 1987, cap. VI, item 54
    (10) Waldo Vierira. Conduta Espírita , ditado pelo espírito André Luiz, RJ: Ed FEB, 1998, Cap. 28
    (11) Pires, José Herculano. Artigo “O Passe” disponível emhttp://www.espirito.org.br/portal/publicacoes/herculano/opd-12.html> acessado em 07/11/2011
    (12) Idem
    (13) Xavier, Francisco Cândido. Nos Domínios da Mediunidade, ditado pelo Espírito André Luiz, RJ: Ed FEB, 2000, Cap.17

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário