MENU

  • LEITORES
  • sexta-feira, 25 de novembro de 2011

    ¿CÓMO SE ENCUENTRA EN LA ACTUALIDAD EL ESCENARIO ESPIRITA EN LA PATRIA DEL EVANGELIO?

    Traducido por Merchita
    merchitacruz@gmail.com


    Leímos recientemente el primer aviso espiritual sobre la misión de la Patria del Evangelio, dictado en 1873 por el Espíritu Ismael. Subrayamos en el mensaje leído los siguientes trechos: “Brasil tiene la misión de cristianizar es la Tierra de la Fraternidad. La Tierra de Jesús. La Tierra del Evangelio. No fue por acaso que tomo el nombre de Vera Cruz de Santa Cruz En la Nueva Era que se aproxima, abrigará a un pueblo diferente por las costumbres cristianas. Cumple reconocer en Jesús, el jefe espiritual [de Brasil]. La misión de los espiritas en el País es divulgar el Evangelio, en espíritu y verdad. Los que quieran cumplir bien el deber, al que se comprometieron antes de nacer, deberán, pues, reunirse de este palio trinitario: Dios, Jesús y la Caridad. Donde estuviera esta bandera, ahí estar yo, Ismael…! (1)

    Después de la lectura de ese histórico mensaje, deliberamos analizar el actual escenario espirita en la Patria del Evangelio. Proponemos al quedísimo lector hacer con nosotros una ligera revisión del actual movimiento espiritual en la tierra de la "Cruz del Sur". Sin mucho esfuerzo en la apreciación, identificaremos una reducción acentuada del número de militantes serios y comprometidos con la Codificación Kardeciana. Lamentablemente, vemos irrumpirse el espíritu elitista junto a las muchas instancias doctrinarias; vemos crecer la pretensión de los cobros de tasas para el ingreso en los eventos dichos “espiritas”. Se promueven insistentemente la especulación de la oratoria y del conocimiento doctrinario “decorado” a través de congresos, simposios, palestras o conferencias realizados casi siempre en lugares esplendidos.

    Internet tiende a democratizar la información mundial y podría ser el gran instrumento de divulgación de los principios espiritas, sin embargo “la gran mira” en los lucros a través de la venta de libros caro psicografiados (cuya venta debería destinarse a obras asistenciales), salvo raras excepciones, están siendo prohibidos para “sownload” con la evocación del execrable argumento materialista de los tales “derechos” (más, los autores son los espíritus, o no?). Es urgente un basta ya a los especuladores ambiciosos, que continúan industrializando a Jesús a través del Espiritismo. ¡Creemos que si Chico Xavier tuviese plena noción de que los libros que dono serian blanco de ganancias financieras, el no los habría donado, con certeza! Es necesaria la abolición de ese nefasto corretaje doctrinario en el que comerciantes avarientos transforman el Espiritismo en contador de negocios inaceptables.

    El Espiritismo, en el aspecto meramente humano de sus actuales directrices, ostentando convenio de agrado o de cesión con las infiltraciones mundanas del materialismo, del genio financiero supuestamente justificado por el asistencialismo de superficie, no se hace diferencia en la competición entre las empresas comerciales que solo visan ganar mercado, clientes y mucho dinero.

    Emmanuel advirtió, entre otras cosas (como observaremos más abajo), que los directores de centros espiritas agencian mucho más las asambleas para discutir formas de ganar dinero y haberes para el cuestionamiento de proyectos innecesarios, y hasta algunas veces superfluos, que para instruir doctrinariamente a los frecuentadores de la institución. Por esas razones, es importante analizar equilibradamente el movimiento espirita brasileño de hoy.

    El incomparable médium Chico Xavier advirtió hace algunas décadas que el mensaje espirita no puede distanciarse del pueblo. Es, “preciso huir de la tendencia a la etilización en el seno del movimiento espirita. Es necesario que los dirigentes espiritas, principalmente los ligados a los órganos unificadores, comprendan y sientan que el Espiritismo vino para el pueblo y con el dialogar. Es indispensable que estudiemos la Doctrina Espirita junto a las masas, que amemos a todos los compañeros, sobre todo a los espiritas más humildes, social e intelectualmente hablando, y nos acerquemos a las masas con real espíritu de comprensión y fraternidad [eso no se consigue con los shows de los eventos a través del pago, protagonizados por algunos predicadores que comercializan las charlas que realizan]. Si no nos precavemos, de aquí a poco estaremos en nuestras casas espiritas apenas hablando y explicando el Evangelio de Cristo a las personas laureadas por títulos académicos [que no dejan de mantener el burlesco “Dr.” antes del endiosado nombre y sobrenombre* o a intelectuales y cofrades de posición social más elevada. Más lo justo es evitar eso (repito varias veces) la “elitización” en el Espiritismo, esto es, la formación del “espíritu de cúpula”, con evocación de infalibilidad, en nuestras organizaciones.”(2)

    En una entrevista concedida al Dr. Jarbas Leone Varanda, publicada en el jornal uberabense, Chico reprocho más de una vez: “la falta de mayor aproximación con los hermanos socialmente menos favorecidos, que equivale a la ausencia de amor, presente en el exceso del rigorismo, del formalismo por parte de aquellos que son responsables en las instituciones; el médium minero reprocha la preocupación excesiva con la parte material de las instituciones, con la manutención, por ejemplo, de socios contribuyentes el vez de socios o compañeros ligados por los lazos de trabajo, de responsabilidad, de legitima fraternidad; es la preocupación de invertir el proceso de mayor difusión del Espiritismo haciéndolos partir de la cima para bajo, de la elite intelectualizada para las masas, exigiéndose de los compañeros en dificultades materiales o espirituales una elevación o un crecimiento, sin apoyo de los que fueron llamados por la Doctrina Espirita a fin de ampararlos en la formación gradualmente.” (3)

    El maestro lionés certifica que “cuando las ideas espiritas sean aceptadas por las masas, los sabios se rendirán a la evidencia”. (4) No podemos permitir la “deturpación del mensaje de los Espíritus, como aconteció con el Cristianismo legalizado por Constantino, en 313, y posteriormente oficializado como religión del Imperio romano por Teodosio, en 390. La Doctrina de los Espíritus vino para concertar el Cristianismo, todavía, en su característica evangélica primitiva. Los lideres que se desviaran en los legítimos mensajes espiritas cristianos sufrirán las severas sanciones de las Leyes del Creador, cara a la poca vigilancia, pues con las Leyes de Dios no se puede jugar.

    Corroborando la tesis de Humberto Campos sobre la misión cristiana de nuestro país en el contexto mundial, Emmanuel registra – “nos hallamos todos frente a Brasil, contemplando en el a la civilización cristiana, en su profundo desdoblamiento. En el, las enseñanza de Jesús encuentran clima adecuado para la vivencia precisa. “(5) “Aunque nos reconozcamos necesitados de la fe raciocinada con el discernimiento de la Doctrina Espirita, es forzoso observar que no es la caída de los símbolos religiosos aquello de lo que más carecemos para establecer la tranquilidad y la seguridad entre las criaturas, más si la nueva versión de ellos, porque sin la religión orientando la inteligencia caeremos todos en las tinieblas de la irresponsabilidad, con el esfuerzo de milenios volviendo, al estado cero, desde el punto de vista de la organización material en la vida del Planeta.” (6)

    Culminamos nuestros argumentos recordando que si “Brasil pudiera conservarse en el orden y en la dignidad, en la Justicia y en el desenvolvimiento del progreso que caracterizan los dirigentes, manteniendo el trabajo y la fraternidad, la cultura y la comprensión de siempre, para resolver los problemas de la comunidad y, con el debido respeto a la personalidad humana y con el debido acatamiento a los otros pueblos, de cierto que cumplirá sus altos destinos de patria del evangelio, en la cual la Religión y la Ciencia, en fin unidas, se harán bases naturales de la felicidad común a través de la práctica de las enseñanzas vivas de Jesucristo.” (7)

    Jorge Hessen
    http://jorgehessen.net


    Referências bibliográficas:
    (“1) Mensagem recebida no Grupo Confúcio, 1873. O Grupo Confucio (02 agosto 1873) foi a 1ª Sociedade Espírita nascida com o objetivo de divulgar a Doutrina. Posteriormente mudou seu nome para Grupo Ismael. No Rio de Janeiro foi a primeira, mas no Brasil foi a segunda porque a 1ª Sociedade Espírita fundada no Brasil foi na cidade de Salvador, em 17 de Setembro de 1865 : Grupo Familiar do Espiritismo. (Grandes Espíritas do Brasil – Zeus Vantuil, pág 118)
    (2) Xavier, Francisco Cândido. Encontros No Tempo, São Paulo: Editora Instituto de Difusão Espírita, 1979, 2ª edição,
    (3) Entrevista concedida ao Dr. Jarbas Leone Varanda e publicada no jornal uberabense: “Um encontro fraterno e uma Mensagem aos espíritas brasileiros”. Publicado no livro Encontro no Tempo, 2ª edição
    (4) Kardec, Allan. O Livro dos Espíritos, Rio de Janeiro, Ed. FEB, 1973, Introdução
    (5) Mensagem psicografa por Francisco Cândido Xavier, em Uberaba, MG, na tarde de 18/08/1971, para a reportagem da revista O Cruzeiro, do Rio de Janeiro, da qual – edição de 01/09/1971, pág. 25 – permanece aqui transcrita
    (6) idem
    (7) idem

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário