MENU

  • LEITORES
  • quinta-feira, 20 de outubro de 2011

    EDUCACIÓN ESPIRITA, MARCO DE LA FUTURA GENERACIÓN SALUDABLE


    Traducido por Merchita

    merchitacruz@gmail.com

    Thylane Lena Rose Blondeau, de 10 años de edad, hizo una producción fotográfica para la revista Vogue de Paris. Levantando polémica debido a la ropa usada, el maquillaje y las posturas provocadoras. El ensayo fotográfico está causando indignación en personas ligadas a las ONG de protección infantil. De acuerdo con la organización "Mujeres Preocupadas por América,", los padres de los niños deben ser responsabilizados por haber permitido a la criatura realizar aquel trabajo. “Esto es claramente exploración infantil y los progenitores debían ser procesados judicialmente” , según Penny Nance, presidente de la Organización.

    El mundo ingenuo de los niños viene siendo explorado por la furia predadora del erotismo irresponsable, habilitando a la inocencia y dignidad infantil. Como si no bastase “el caso Thylane”, hay otras situaciones polémicas en la contienda, a ejemplo de los cursos para niños de Pole Dancing (1), en México, y de funk “carioca”, no Rio de Janeiro. Muchas de ellas (criaturas y adolescentes) han adherido al 'sexting', enviando fotos sensuales a Internet. Son niñas y niños que buscan los espacios virtuales en los sites de relacionamiento.

    El eterno “sexting” es originado de la unión de dos palabras en Inglés: “Sex” (sexo) y “testing” (envió de mensajes). Para practicar el “sexting” criaturas y adolescentes producen y envían fotos sensuales de sus cuerpos desnudos o semidesnudos usando celulares, cámaras fotográficas, cuentas de email, salas de chat, comunicadores instantáneos y sites de relacionamiento. ¿Qué están haciendo con la infancia y la juventud actual? Muchas criaturas y jóvenes no tienen capacidad de crítica, no tienen noción del peligro a que están sujetos.

    La infancia es, sin duda, el periodo fértil para la absorción de valores de los más variados. El relacionamiento entre padres e hijos debe ser basado en el amor, capaz de suplir las deficiencias de ambos. Nuestra responsabilidad como padres, educadores y participantes de la comunidad, de manera general, debe estar volcada al buen empleo de esa facilidad de asimilación, para la edificación de un mundo más perfecto.

    El niño es el mañana. Y, “con excepción de los espíritus misioneros, los hombres de ahora serán los niños de mañana, en el proceso reencarnacionista.” (2) La demanda de redención de los nuevos tiempos que llegan ha de comenzar en el alma de la infancia, si no queremos divagar en los golpes teóricos de la fantasía exacerbada. Precisamos percibir en el corazón infantil el esbozo de la próxima generación, procurando ampararlo en todas las direcciones, pues, “la orientación de la infancia es la profilaxis del futuro.” (3) por cuestión de prudencia cristiana, no podemos permitir “que las criaturas participen de reuniones o fiestas que les ensucien los sentimientos en ninguna oportunidad, porque el niño sufre de manera profunda la influencia del medio.”(4)

    Una legítima educación es aquella en que los poderes espirituales rigen la vida social. Antiguamente, la pureza de los niños era una inmensurable realidad. Sus perspectivas no ultrapasaban los simples libros didácticos, un único humilde cuaderno y juguetes baratos. Para reprenderlos y educarlos, algunas veces, bastaba una mirada firme de los padres. Sin embargo, aquel imaginario infantil, de quietud y sueño ingenuo, se desmoronó bajo el impacto de la era del sensualismo, de la violencia, del materialismo.

    En nuestro análisis, concebimos que el mundo moda, la televisión e internet, al invadir los hogares, potencializaron en los niños el despertar anticipado para una realidad desnuda y cruel, lo que equivale a afirmar que ellos fueron arrancados de su universo de fantasía y conducidos para la inversión de los valores morales, estimulados, también, por la vanidad de los padres. Así, el periodo de inocencia y tranquilidad infantil fue disminuyendo.

    Cada vez más temprano, y con mayor intensidad, las inquietudes de la adolescencia brotan acrecentadas por los múltiples y desencontrados apelos de las revistas obscenas, de la prensa electrónica, de las drogas, del consumismo descontrolado, del mal gusto comportamental, de la vulgaridad exhibida y otras tantas extravagancias, como reflejos obvios de padres que viven alineados, estancados y desactualizados, enclaustrados en sus quehaceres diarios y que nunca pueden permanecer al frente de la educación de los propios hijos.

    ¡Creemos, y eso es nuestra esperanza!, que en el conjunto de provisiones de los Benefactores Espirituales, de la Tercera Revelación asumirá su espacio en la sociedad moderna decididamente. Eso equivale a afianzar que ese arranque de sus generales del Espiritismo permitirá preparar a la criatura actual para una vivencia normal e incorruptible en el futuro, desde que los espiritas sean cautelosos Jesús prosigue siendo el majestuoso y eterno modelo.

    Estemos atentos a la verdad de que educar no se resume apenas a las providencias de abrigo y alimentación del cuerpo perecible. La educación, por definición, se constituye en la base de la formación de una sociedad saludable. La tarea que nos cumple realizar es la de la educación moral bajo las bendiciones de Dios. En ese sentido, los postulados Espiritas son antídotos contra todos los venenosos artimañas humanas, puesto que aquellos que los conocen tienen conciencia de que no podrán eximirse de sus responsabilidades sociales, sabiendo que el futuro es el resultado del presente. Mientras tanto, es urgente que identifiquemos en el corazón infantojuvenil el esbozo de la futura saludable generación.

    Jorge Hessen
    http://jorgehessen.net

    Referências bibliográficas: (1) Pole dance tem suas raízes na dança exótica, strip-tease e burlesco e têm elementos de apelo sexual e subversão (2) Xavier, Francisco Cândido. Coletânea do Além, ditado por Espíritos Diversos, São Paulo: FEESP, 1945, Cap. A Criança e o Futuro pelo Espírito Emmanuel (3) Vieira, Waldo. Conduta Espírita, ditado pelo espírito André Luiz, Rio de Janeiro: Ed FEB, 1997, Cap. 21- Perante a Criança (4) idem

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário