MENU

  • LEITORES
  • quinta-feira, 1 de outubro de 2009

    ¡KARDEC PERMANECIO! (11.03.08) .....


    Traducido por: Merchita

    Analizando ciertos aspectos del caminar de las concepciones religiosas, destacamos las ingentes luchas entre el pensamiento en expansión de los grandes filósofos y la oscura fuerza de la detestable "Suma Teológica". El vaticano enclaustro diversas ideologías de vanguardia, fueron pocos los Hermes del pensamiento de punta, que fueron tragados, inapelablemente, por las intransigentes albardeas abastecidas por los preceptos calurosos de la Inquisición.

    El espíritu renacentista, aun mismo así, mantuvo el buen ánimo ante la realidad circundante y creó la perspectiva de un frondoso árbol de ciencias específicas. No en tanto, esa preciosa simiente, lanzada en ambiente tan hostil, vino a generar, con expresiva fuerza, ya en el Siglo XIX, con la materialización de la Tercera Revelación. Los acordes armoniosos de las verdades espirituales penetraron en la acústica del buen sentido de Allan Kardec, y, el 18 de abril de 1857, surge, en la Tierra, "El Libro de los Espíritu", cántico de carácter evolucionista, emitido por la sonora voz del Espíritu de Verdad. Sin embargo, en ese siglo, aparecieron algunas filosofías de carácter extraño. El propio materialismo dialéctico y mecánico proponía la idea de que la forma de producción influenciaba los límites básicos de la sociedad, conforme el dispositivo político, intelectual, económico etc., propugnando el levante irresponsable de las llamadas clases desprotegidas. La retórica Positivista, en sus muchas "quijotadas" provocaba, en la arena mundial, con la bandera de lucha contra los mohínos espirituales y, como no podía dejar de ser, desmorono, por falta de base y de lógica. ¡Con todo, Kardec PERMANECIO!

    La Doctrina Espírita jamás engendró los principios de la separatividad y la impositiva intolerancia ideológica de los que materializaron la excrescencia del famoso "Muro de Berlín". Por eso mismo, El Espiritismo es tan actual como hace 137 años. Kardec fue el gran maestro de la sinfonía de la verdad cristiana - JESÚS - le determinó la tarea de traer, para el mundo, el CONSOLADOR por excelencia.

    Sabemos cuan importante fue la Revelación Industrial, en Inglaterra, fortaleciendo y materializando las iniciativas capitalistas, movimiento este que antecedió al histórico levante francés en el Siglo XVIII, que, a rigor, tuvo como pilares las propuestas iluminadas de los heroicos enciclopedistas. En ese contexto, y por otras tantas razones, el espiritismo surgió en la conjetura histórica estratégicamente correcta, si hubiese venido antes, o sea, antes de las conquistas sociales y de los descubrimientos científicos, habría sido, invariablemente, una obra abortada, en el decir en el propio maestro lionés.

    En 1857, el hombre ya conocía la fuerza vapor, el telégrafo, la dinámica del magnetismo, la electricidad, el telescopio, el microscopio y ya eran ansiados los argumentos teóricos sobre la Atomística. En buena lógica, enfatizamos: el espiritismo llego, al hombre, exactamente en el tiempo previsto por los Emisarios de Cristo.

    Con Kardec, quedo más fácil entender las perlas evangélicas. Desviándonos del Codificador- en una nueva panorámica de vida en seguida la fatalidad biológica (desencarnación). Nos aseguró una aproximación mayor con el Maestro, a través de la lectura del "El Evangelio Según el Espiritismo", propiciando, al espíritu, una fe razonada. Jesús nos dejó como herencia la sublime lección de la humildad, accesible a todos nosotros, desde que la ínter analizamos como simplicidad de espíritu y, no, como pobreza material u inferioridad intelectual. Cristo fue bastante prodigo en su mansedumbre y tolerancia para con los humildes de corazón y , por cierto, bastante austero y vehemente para con los prepotentes y orgullosos.

    ¡Renovemos, pues, nuestros hábitos! Conforme a los consejos kardecianos, en los estatutos divinos no hay lugar para injusticias. La vida acostumbra erguir, siempre, a los que se humillan y azota, inexorablemente, a los que se exaltan.




    Nenhum comentário:

    Postar um comentário