MENU

  • LEITORES
  • quinta-feira, 1 de outubro de 2009

    EL CANCER - BREVES REFLEXIONES SOBRE EL IMPACTO DEL PENSAMIENTO EN EL PROCESO TERAPÉUTICO (24.10.08)


    Traducido por: Merchita

    Es común, después de vencer un cancel, el paciente precisa de esfuerzo emocional para volver a la rutina de la vida, pues continua precisando cuidados especiales, física y emocionalmente, Asiéndose que cada caso envuelve aspectos específicos. Hasta incluso porque, las etapas son muchas y penosas: diagnostico, exámenes, investigación, cirugía, quimioterapia, radioterapia y otros procedimientos médicos, motivo por el cual, las personas físicas debilitadas exige un acompañamiento cauteloso.

    Vencer un cáncer y volver inmediatamente a la actividad, aunque no sea la regla, no significa decir que la dolencia no pueda ser vencida. Por los relatos de pacientes, el sufrimiento no viene a penas de la dolencia en si, más si de los propios tratamientos, normalmente marcados por los efectos colaterales. Es común observar secuelas emocionales y cambios en el estilo de vivir del paciente y de la familia. Para amenizar un poco los traumas dejados por el proceso terapéutico, el amparo emocional alivia angustias y el miedo a la reincidencia.

    Los espiritas tienen conciencia de que el paciente, al llegar al hospital, traen consigo, más allá de la dolencia, su historia de vida actual y pasada. Su estado emotivo es resultante de prohibiciones y vivencias de los acontecimientos, considerando aspectos de lo imaginario y de lo real, más allá de otras variables causas de la patología.

    La ciencia y la tecnología posibilitan cada vez más el diagnostico precoz y la terapéutica adecuada de las dolencias, acompañando su evolución y, hasta aun mismo, obteniendo éxitos en muchos casos. Sin embargo, aun mismo con tales avances científicos, muchas molestias promueven alteraciones orgánicas, emocionales y sociales, que exigen constantes cuidados y, consecuentemente, procesos adaptativos. Recordando, sobretodo, que "la valiosa contribución de la medicina académica, cuando no es acompañado por un buen reracionamiento medico-paciente, resulta incompleto por atender a las causas aflictivas de las dolencias y angustias." (1)

    Actualmente, se estudia el optimismo, la espiritualidad, la creatividad, la fe religiosa y, sobre todo, el universo complejo del pensamiento que tiene asociados al bienestar y a la calidad de vida de las personas portadoras de dolencias crónicas. Por otro lado, hay pesquisa sobre la salud humana que viene analizando la mente, por medio de un estado psicológico u emocional, tiene capacidad de curar dolencias. Ese estudio, realizado por científicos de la Universidad de Pensilvania, en los Estados Unidos, intenta demostrar que el hecho de las personas con cáncer estar optimistas o pesimistas en relación a la cura no influencia directamente en los caminos de sobre vivencia a la dolencia.

    Por razones consistentes, discordamos de esos argumentos, una vez que diversas pruebas apuntan que en el caso de dolencias graves (como cáncer avanzado) la mente (la forma pensamiento) puede influenciar en el resultado de cura, no considerándose el valor de los médicos, obviamente. A titulo de rigor, la fe (en el concepto del sentido común) no modifica las Leyes de la naturaleza, no hace "milagros", aunque pueda ayudar mucho, concomitantemente, el trabajo de un buen equipo médico, haciendo gran diferencia en el tratamiento hospitalario. Urge considerar, por oportuno, que afirmarse dotado de fe religiosa para "sentirse" poderoso ante las dolencias, no resuelve la cuestión del dolor, hasta porque, los "títulos de fe no constituyen meras palabras tapándonos deficiencias y debilidades. Expresan deberes de mejoría a los que no nos será licito huir, sin agravo de obligaciones. En nuestros círculos de trabajo de ese modo, no nos bastaría el acto de creer y convencer" (2)

    Hay especialistas que corroboran esta tesis, ponderando el optimismo sobre la dolencia, y el pensamiento firme en la cura, son mecanismos poderosos que pueden ayudar a los pacientes a lidiar mejor con los tratamientos del cancel y a retomar una vida normal. A ejemplo de eso, tenemos lo que ocurre con el vicepresidente de Brasil José Alanzar. Actualmente, cada vez más personas están sobreviviendo al cancel y esa sobre vivencia se debe, sin duda alguna, a las emociones y pensamientos, ricos de contenidos vibratorios entre el enfermo y el Creador. Muchos pacientes, ante el diagnóstico de la dolencia, transforman el dolor en esperanza y despiertan en ellos la voluntad de luchar por una vida mejor. Otros, sin embargo, desisten y se entregan, admitiendo que están bajo una sentencia de muerte.

    A respecto del proceso del pensamiento humano, la ciencia académica (materialista por excelencia), establece que el fenómeno es meramente fisiológico, proveniente de la incesante actividad neuronal. Sin embargo, los espiritistas saben que la materia mental es creación de energía que se exterioriza del Espíritu y se difunde por un flujo de partículas y ondas, como cualquier otra forma de propagación de energía del Universo. Tanto como en el campo físico, el pensamiento, en variados grados de excitación, genera ondas de complemento y frecuencia correspondientes al tenor del impulso creador de la voluntad o del objetivo deseado.

    Pensar es un proceso de proyección de materia mental y esa materia "es el instrumento sutil de la voluntad, actuando en las formaciones de la materia física, generando las motivaciones de placer o disgusto, alegría o dolor, optimismo o desespero, que no se reducen, efectivamente, a abstracciones, por representar torbellinos de fuerza en que el alma crea sus propios estados de mentalización inductiva, atrayendo para si misma los agentes [por cuanto imponderables], de luz o de sombra, victoria o derrota, infortunio o felicidad." (3) En ese aspecto, el pensamiento deja de tener una dimensión intangible para consustanciarse en la condición de materia en movimiento.

    Los reflejos de los sentimientos y pensamientos negativos que alimentamos se vuelven sobre nosotros mismos, después de ser transformados en ondas mentales, tumultuando nuestras funciones orgánicas. Por tanto, el pensamiento, como una modalidad de energía sutil, actuando en una forma de onda, con la velocidad muy superior a la de la luz, cuando de pasada por los lugares y criaturas, situaciones y cosas nos afectan integralmente la salud. "Cuando nos rendimos al desequilibrio o establecemos perturbaciones en prejuicio contra nosotros (…), plasmamos en los tejidos fisiopsicosomaticos determinados campos de ruptura en la armonía celular, creando predisposiciones mórbidas para esa o aquella enfermedad y, consecuentemente, toda la zona afectada de torna pasible a la invasión microbiana." (4)

    Por el pensamiento de miedo, angustia exacerbada, sinsabor, nos esclavizamos en los troncos de suplicio doloroso, sentenciándonos, por veces, a años y años de peregrinación en las trillas de la intranquilidad espiritual. Y para abreviar el tormento que nos flagela de varios modos la conciencia, es imprescindible atender a la renovación mental, único medio de recuperación de la armonía espiritual y de la salud física.

    En fase de eso, procuremos adoptar rígida disciplina de hábitos mentales y morales, estableciendo como metas colocar los deberes que nos dicen al respecto por encima de los placeres mundanos y mantengámonos serenos con la oportunidad impar de la actual experiencia física, que nos favorece con la información espirita.

    Busquemos, por encima de todo, los hábitos saludables de la oración, de la meditación y del trabajo, procurando enriquecernos de esperanza y de alegría, para nunca desanimarnos ante los desafíos de cualquier dolencia "Debemos vigilar y orar para no caer en las tentaciones, una vez que vale más llorar bajo los aguijones de la resistencia que sonreír bajo los narcóticos de la caída." (5)

    Para todos los males y cualquier dolencia, centremos nuestros pensamientos en Jesús pues "nuestro remedio es y será siempre Jesús. Ajustémonos al Evangelio Redentor, pues Cristo es la meta de nuestra renovación. Regenerando nuestra existencia por los padrones de El, reestructuraremos la vida intima de aquellos que nos rodean. El evangelio del señor nos esclarece que el pensamiento puro y operante es la fuerza que nos arroja de las tinieblas para la luz, del odio al amor, de dolor a la alegría." (6)


    FONTES:
    1- Franco Divaldo Pereira. Página dictada por el Espirito Joanna de Ângelis, en la sesión mediúnica de la noche de 15/12/1997, en el Centro Espírita Camino de la Redención, en Salvador, Bahia. Texto retirado del prefácio del libro: Atención Fraterno dictado por el espíritu Manoel Philomeno de Miranda
    2- Xavier, Francisco Cândido. En los Dominios de la Mediunidade, dictada por el Espíritu André Luiz, 14ª edición, Río de Janeiro: Ed. FEB, 2001, páginas: 118 a 125
    3- Xavier, Francisco Cândido. Mecanismos de la Mediunidade, Dictado por el Espíritu André Luiz, RJ: Ed. FEB, 2001
    4- Artículo "Una Visión Integral del Hombre", Grupo Espírita Socorrista Eurípides Barsanulfo disponible en la web http://www.geocities.con/Athens/9319/chacras.htm, acessado en 25/04/2006
    5- Xavier, Francisco Cândido. Fuente Viva, Dictada por el Espíritu Emmanuel, Río de Janeiro: Ed. Feb, 2002, cap. 110
    6- Xavier, Francisco Cândido. En los Dominios de la Mediunidade, dictada por el Espíritu André Luiz, 14ª edición, Río de Janeiro: Ed. FEB, 2001, páginas: 118 a 125

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário