MENU

  • LEITORES
  • terça-feira, 29 de setembro de 2009

    RESGUARDEMOS A KARDEC DE LOS INJERTOS CONCEPTUALES Y PRÁCTICAS EXOTICAS (08.10.07) ..... .....


    Traducido por: Merchita

    Para algunos compañeros de índole "Light o clan", (¿?), la pureza doctrinaria repercute como algo oscuro, subjetivo. No compartimos esa tesis. Creemos que consiste en la observancia de la simplicidad de los conceptos escritos, practicados y alentados en la Codificación, cuyas recomendaciones básicas fueron a poyadas por los "Espíritus del Señor, que son las virtudes de los Cielos", (1) en el decir por el Espíritu de Verdad, en la introducción de "El Evangelio Según el Espiritismo".

    Nos aconteció recientemente: al termino de una palestra, cuyo tema enfatizaba la cuestión de las practicas extrañas a las normas de conducta que la Doctrina Espirita preceptúa, se aproximo a nosotros un compañero, dejando trasparecer una serie de dudas en cuanto a la institución espirita, donde frecuentaba, próxima a su residencia. Nos confesó que estaba intentando armonizarse con aquel grupo, más la forma como conducían los trabajos chocaba con los esclarecimientos contenidos en los Libros de la Codificación.

    Nos esclareció, también, que en aquel centro, los trabajadores adoptaban la practica de la "apometria" para promover sesiones de "desobsesión" y que el tratamiento por la "corriente magnética" era la novidade del centro oeste brasileño. (Sic) (¿?) Nos dijo, aun, que, mientras unos utilizaban cristales para energizar a los asistidos, otros recomendaban el hábito de la meditación bajo pirámides para el necesario equilibrio espiritual. Habia, también, aquellos que incentivaban el famoso "baño de sal gruesa", juntamente con hierbas "medicinales" y otros de la misma naturaleza.

    Invitado para trabajar en aquel centro, en servicios de atendimiento a los necesitados de la región, se mostró a nosotros extremadamente receloso en asumir tal responsabilidad, ya que tales prácticas no eran ajustadas con las enseñanzas de la Doctrina Espirita.

    Al cuestionarnos si debería o no aceptar tal tarea, le esclarecimos de la siguiente manera: ya que el poseía algún conocimiento sobre las normas de la Codificación, y demostraba buen sentido critico y criterio doctrinario, de las dos maneras: o el se apartaba del grupo en el que se asociara, procurando identificarse con otra institución, en la cual estuviesen establecidas las reuniones en los moldes de la Tercera Revelación, o permanecería cual misionero, transmitiendo, a los pocos, las claras nociones de la Doctrina Espirita. Recordamos a nuestro hermano que muchos centros sustentan movimientos e ideas hipnotizantes, en el intento de imbuir, el dorsal de la Doctrina Espirita, algunas practicas extrañas, bajo los auspicios de los llamados asistenciales de inocuos resultados, y propagan neologismos de impacto para "tratamientos espirituales", supuestamente eficaces. Explicamos que lo trágico de la cuestión es que esos grupos son dominadores y, por consecuencia, detienen el poder hegemónico en el movimiento espirita en ciertas localidades.

    Le esclarecimos que el Centro Espirita tiene que funcionar como si fuese un autentico pronto socorro espiritual, tal como un refrigerio a favor de las almas en desaliño, y no un reducto de ilusiones. La Casa Espirita tiene que estar preparada para recibir un contingente cada vez mayor de personas perdidas en el lodazal de sus propias imperfecciones, y que están en los valles sombríos de la ignorancia.

    Aquellos que leen libros tenidos como lectura avanzada, más de autores un tanto como dudosos, sin antes leer y estudiar con seriedad a Allan Kardec, corren el gran riesgo de enveredar por caminos estrechos y trillas confusas, de difícil acceso esclarecedor. Los núcleos espiritas reflejan la índole y conciencia doctrinaria de sus dirigentes. Las practicas que nos narro el hermano chocan, nítidamente, con los postulados Kardecianos. Luego, hay no se practica Espiritismo. Con todo, son estados de entendimiento insipientes, tal vez necesarios para las personas neófitas (recordando aquí: a cada segundo el merecimiento). Fue preciso recordarle, sin embargo, de que, aun mismo en grupos mal orientados por sus dirigentes, existen personas que se disponen a ayudar a los hermanos necesitados, independiente de reglas preestablecidas, lo que les confiere algún merito, obviamente.

    Le alertamos, todavía, sobre las dificultades que, ciertamente, iría a encontrar, pues no seria fácil el acceso a las mentes cristalizadas en bases de "verdades indiscutibles", más nada optando que aceptase el desafió, si la voluntad de servir fuese mayor que las practicas no alineadas con el proyecto Espirita. Lo importante es servir en nombre de Cristo, aun mismo invitando, heroicamente con prácticas vacías de sentido lógico. Por otro lado, serenándole el espíritu excitante, le recordamos que nadie esta obligado a convivir bajo las amarras de los constreñimientos.

    El Espiritismo nos traza una nueva orden que precisa ser preservada. La Tercera Revelación es la respuesta sabia de los Cielos a las interrogaciones de la criatura afligida en la Tierra, conduciéndola al encuentro de Dios. Creemos que preservarla de la presunción de los reformadores y de las propuestas ligeras de los que la ignoran, y apenas formar parte de los grupos donde es presentada, constituye deber de todos nosotros. "En este momento, contabilizamos glorias de la Ciencia, de la tecnología, del pensamiento, del arte, de la belleza, más no podemos ignorar las desventuradas estéticas de la perversidad que se deriva de los trastornos comporta mentales" (…) las criaturas humanas aun no encontraron el punto de realización planificadora. Esto es porque Jesús ha sido motivo de pensamientos inmediatitas en el campeonato de las proyecciones personales, en la religión, en la política y en los intereses mezquinos. (…)" (1)

    Si abrazamos el Espiritismo, por el ideal cristiano, no podemos negarle fidelidad. El legado de la tolerancia no se consubstancia en la omisión de la advertencia verbal ante los injertos conceptuales y practicas anómalas que algunos compañeros intentan imponer en el seno del Movimiento Espirita.

    Para los más osados, la pureza doctrinaria es la defensa intransigente de los postulados espiritas, sin mayor observancia de las normas evangélicas; para otros, no menos valientes, es la rígida igualdad de tipos de comportamientos, sin la debida consideración a los niveles diferenciados de evolución en que están las personas. Sabemos que el exceso de rigor en la defensa doctrinaria puede llevarnos a graves errores, si enredamos por las trillas del extremismo injustificable, puesto que redundaría en la división inaceptable, de cara a los impositivos de la fraternidad.

    Es obvio que no podemos convertir defensa de pureza Kardeciana en cristalizada padronización de prácticas que pueden optar a la creatividad espontánea, delante de la libertad de acción. Y no obstante repeler actitudes extremas, no podemos abrir mano a la vigilancia exigida por la pureza de los postulados espiritas. No hesitemos, pues, cuando la situación se impone, y estemos alerta sobre la fidelidad que debemos a Kardec y a Jesús. Es importante no olvidarnos de que en las pequeñas concesiones vamos descaracterizando el proyecto de la Tercera Revelación.

    "Es necesario preservar al Espiritismo conforme lo heredamos del eminente Codificador, manteniéndole la claridad de los postulados, la limpidez de sus contenidos, no permitiendo que se le instale suplementos perniciosos, que solamente ira a confundir a los incautos y a los menos conocedores de sus directrices" (2) Es innegable que existen innumerables practicas no compatibles con el proyecto doctrinario que urge sean combatidas sin cansarnos... en las bases de la dignidad cristiana, sin cualquier señal de fanatismo, tendiente a imposibilitar discusión sana en torno de las cuestiones controversias.

    Presentando cierta aprensión en cuanto al Movimiento Espirita nuestro "Allan Kardec, Brasileño recuerda: "La Buena Nueva (…) produce jubilo y no algazara exterior (…) No es licito que nos transformemos en personas insensatas en el trato con las cuestiones espirituales. Preservar, por tanto, la pulcritud y la serenidad de la Doctrina en el Movimiento Espirita es deber que nos compete a todos y particularmente al Consejo Federativo Nacional a través de las entidades Federadas" (3) (grifamos)

    Sobre los que aun se fijan demasiadamente en las cuestiones fenoménicas, Becerra recuerda: (…) la mediúmnidad debe ser ejercida santamente, cristianamente, con responsabilidad y criterios de elevación para no transformarse en instrumento de perturbaciones y desidia"(4) El ejercicio de la mediúmnidad debe ser reservado a las personas que conozcan el Espiritismo, por ser extremadamente peligrosa la participación de personas ignorantes en trabajos de excitaciones mediúmnicas, y, por desatención de ese tópico, después de más de un siglo de mediúmnidad a la luz de la Doctrina Espirita, la tenemos, aun, ridícularizada por los intelectuales, materialistas y ateístas, que insisten en despreciarla hasta hoy.

    Lamentablemente, en nombre del Espiritismo, muchos proponen apometrias, desobsesión, por corrientes mentales electromagnéticas (5), aplicaciones de luces coloridas para higienizar auras humanas y curar (¡asómbrense!) acidez del estomago, calculo renal, dolores del enfermo, gripes, sollozos en los niños, etc. por si no bastase, hasta, la calvicie (¿?) para neutralizar "Mal de ojo". Es solo colocar un pedazo de carbón debajo de la cama y estaremos inmunes al gran flagelo de la humanidad - el "ojo comprimido" - y, en esa tragicomedia, el Espiritismo va campeando en ciertos centros espiritas.

    La verdadera practica Espirita es la expresión de la moral cristiana, consubstanciada en el Evangelio del Maestro Jesús. Así, el grupo espirita solo tendrá mayor credibilidad si hubiera pureza doctrinaria y si la practica estuviera conforme a las enseñanzas de Jesús, bajo cualquier tipo de continente (desobsesión, educación mediúmnica, libros, mensajes, Asistencia Social etc.).

    En el Espiritismo, Cristo despunta como excelso y generoso conductor de corazones y el Evangelio brilla como el Sol, en su grandeza mágica. Una doctrina que creció asustadamente en los últimos lustros, en sus huestes surgirán buenos líderes, al tiempo en que también aparecerán imprudentes innovadores, con la presunción de "actualizar" Kardec.

    Recordemos que Kardec legó a la Humanidad la mejor de todos los empaquetamientos (pureza doctrinaria) l divino presente que es la Doctrina de los Espíritus, y aquellos que tienen como base el aliciente del Evangelio pueden, hasta, convivir con cualquier obra u filosofía, que estarán inmunizados contra el virus de las influencias obsediante.


    FONTES:
    (1) Bezerra de Menezes. (Mensagem psicofônica recebida pelo médium Divaldo Pereira Franco, em 9 de novembro de 2003, no encerramento da Reunião do Conselho Federativo Nacional, na sede da Federação Espírita Brasileira, em Brasília. Publicada en Reformador/Dezembro/2003)
    (2) Ídem
    (3) Ídem
    (4) Ídem
    (5) Jornal Alabanza - abril/mayo-2000

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário