MENU

  • LEITORES
  • terça-feira, 29 de setembro de 2009

    LEGALIZACIÓN DE LA PENA DE MUERTE DE UN BEBE EN EL VIENTRE DELA MADRE, RÁPIDAS PONDERACIONES (19.10.07) .....


    Traducido por: Merchita

    Ningún pesquisidor embriogenista consiguió, hasta, hoy, establecer definiciones precisas de cuando comienza la vida humana en el útero. Eso, - y todos nosotros lo sabemos - porque los hombres de Ciencia pesquisan la vida solamente bajo el aspecto físico, de la forma más tímida, y no, de manera trascendente. Jamás conseguirán crear la vida en laboratorio, a pesar de conocer la composición química de los seres vivos, hasta aun mismo la organización de los seres más simples. Para nosotros, espiritas, en el instante en que el gameta masculino traspone el gameta femenino (fecundación), el ser encarnante se asocia a esa microscópica célula, creando un hilo entre el armazón del futuro cuerpo material y los fluidos extra físicos, que animalizan la materia. Aprendemos, otados de fluido vital. Siendo así, la madre, consecuentemente, también, impresiona el embrión con ese mismo fluido. Se lee, en el "Libro de los Espíritus" lo siguiente: "-¿El principio vital reside en alguno de los cuerpos que conocemos? - El tiene su fuente en el fluido universal; es lo que llamáis de fluido magnético o fluido eléctrico animalizado. Es el intermediario, entre el espíritu y la materia"(1) y pensar que diversos países, se tienen arbolado el derecho de interferir indebidamente en la gestación, considerando natural la practica del aborto provocado, inclusive - ¡pásmense! - en fetos de seis meses… Los Espíritus revelaron que: "institutos de escultura anatómica funcionan en el Plano Espiritual, puliendo diversas formas, de manera a orientar los mapas o prefiguraciones del servicio que a los encarnados competirá más tarde atender".(2)

    Que es el feto sino una vida, cuyo advenimiento fue preparado, minuciosamente, por la técnica, aun, mucho más allá de la comprensión de los más renombrados científicos. Más aun: no es apenas una masa celular viva, en un simple pedazo del cuerpo de la madre, más un ente autónomo, sin embargo sepamos que la "gestante puede interferir en las ligaciones intrínsecas entre el espíritu reencarnado y su embrión. Si esta interferencia fuera de amor, la gravidez se desarrolla de alegría. Si, en cambio, fuera de rechazo, hay serio riesgo de que ocurra el aborto (3), aparentemente clasificado de espontáneo. "(4) Paternidad y maternidad, raza y patria, hogar y sistema consanguíneo son conjugados con "previdente sabiduría para que no falten al reencarnado todas las posibilidades necesarias para el éxito en el emprendimiento que se inicia (…)" (5)

    El Periódico Hoja de San Paulo, de 07/10/2007, consigna que el instituto de Pesquisa Datafolha constato que, en los últimos años, el número de brasileños, que hayan la practica del aborto "muy grave", aumento del 61% para el 71% y que, hoy, apenas 3% de los brasileños consideran el aborto moralmente aceptable. (6) Aun mismo así, los abortistas obstinados quieren enfilar, garganta abajo de la sociedad, la legalización de la pena de muerte del bebe en el vientre materno.

    Sin embargo, "la inmovilidad del derecho a la vida", es asegurado conforme prevé el articulo 5º de la Constitución, eligiendo así tal derecho de principio absoluto, no posible de relativización. El articulo 4º del Código Civil afirma que "la personalidad civil del hombre comienza por el nacimiento con vida, más la ley pone a salvo, desde la concepción, los derechos del que va a nacer".

    Tramite, en la Cámara de los Diputados, un renombrado Substitutivo del Proyecto de Ley nº 1135/95, elaborado por el actual gobierno, que extingue totalmente la figura del crimen de aborto del Código Penal, legalizando esta practica en cualquier caso, por cualquier motivo, durante todo el periodo de gestación, o sea, desde la concepción, hasta el momento del parto. Sin embargo, como vimos en las pesquisas, mientras el gobierno brasileño se esfuerza, a cualquier costo, por legalizar el aborto en Brasil, la sociedad brasileña, en su gran mayoría, refuta esa idea.

    Poco después de asumir el Ministerio de la Salud, Cose Gómez Teporao defendió la realización de un plebiscito sobre la legalización del aborto. Muy atacado por sectores contrarios a la legalización, la propuesta perdió fuerza (fue abortada) más no la posición del ministro, en cuanto a defender la idea de cambios en la legislación. Para el, el aborto es un caso de salud pública (¡) y, por tanto, tema del gobierno, con el apoyo de algunas autoridades brasileñas, y con los aplausos de la prensa.

    Algunos argumentos de los abortistas son: el derecho de la mujer sobre su propio cuerpo; las condiciones socio económicas para educar al hijo; la violencia sexual contra la mujer; problemas de mal formación fetal; gravidez indeseada; rechazo del hijo por el padre, y las demás condiciones en que son realizados los abortos clandestinos.

    En ese trayecto, se invoca el derecho de la mujer sobre su propio cuerpo, como argumento para la discriminación del aborto. Con todo, para los preceptos espiritas, el cuerpo del embrión no es el de la mujer, visto que ella abriga, durante el embarazo, otro cuerpo, que no es, de forma alguna, la extensión del suyo. El que va a nacer no es un objeto cualquiera, cual maquina de carne, que puede ser desligada de acuerdo con intereses circunstanciales, más si un ser humano con derecho a protección, en el lugar más fantástico y sublime que Dios creó: el templo de la vida, o sea: el útero materno.

    La muerte de mujeres, a consecuencia del aborto provocado, es otra, de entre tantas armas usadas por los verdugos de la vida intra-uterina. Ahora, "si para disminuir la muerte de esas mujeres, se legaliza un infanticidio, seria, entonces, también, justo, siguiendo esa línea ciega de raciocinio, legalizar los robos, los asaltos y los asesinatos comunes para disminuir las muertes por esas causas." (7)

    ¿Será realmente un crimen la provocación del aborto, en cualquier periodo de la gestación? ¡Proclaman los Espíritus que si! Pues- "Hay crimen siempre que transgredís la ley de Dios. Una madre, o quien quiera que sea, cometerá un crimen siempre al quitar la vida a una criatura antes de su nacimiento, porque eso impide a un alma de pasar por las pruebas que le servirían de instrumento al cuerpo que se estaba formando." (8)

    Es en el aborto criminal que se fermentan las grandes enfermedades del alma, las grandes obsesiones, alimentando el patio de sanatorios y de prisiones. En el aspecto psíquico, el remordimiento es una peligrosa energía que va corroyendo, gradualmente, el equilibrio emocional y permite aflorar desajustes mentales que estaban subyacentes, abriendo campo a la locura, propiamente dicha, bajo el enfoque médico, y a los tormentos espirituales (0bsesión), en el argumento espirita. Después del aborto, aun mismo cuando escondido por la legislación humana, el Espíritu rechazado puede revolverse contra la madre y todos aquellos que se envolvieron en la interrupción de la gravidez. "Admitimos sea suficiente breve meditación, en torno del aborto delictuoso, para que reconozcamos en el uno de los formadores de las molestias de etiología oscura y de las obsesiones catalogables en la patología de la mente, ocupando vastos departamentos de hospitales y prisiones". (9)

    Tenemos ciencia que matar a alguien es un crimen. La interrupción de la gravidez, con la destrucción del producto de la concepción, es un crimen de aborto. El Código Penal brasileño no contempla la figura del aborto legal, más torna imponible el hecho típico y antijurídico en determinadas circunstancias. A rigor, apenas el médico deja de ser punido si practicase el aborto en los casos contemplados por la Ley. No en tanto, el aborto continúa siendo un crimen. Por tanto, no existe "aborto legal" excepto donde hubiera riesgo para la vida de la mujer, que, en ese caso, será un aborto necesario. La Comisión de la Constitución y la Justicia, de la Cámara de los Diputados, garantizo, a las mujeres, el derecho de hacer un aborto en caso de estupro o riesgo de muerte; derecho ese que ya les fue concedido hace 57 años, cuando el Ministro de Justicia, del Estado Nuevo de Getulio Vargas, el jurista Francisco Campos, insertó el articulo 128, en el Código Penal brasileño.

    Sobre la "gravidez ocasionada por el estupro, es indiscutible que es traumática y dolorosa, entretanto indagamos: ¿Quién deberá ser punido? ¿Quedará la victima, la mujer, exenta del trauma después del aborto?¿No comprende que a la violencia que la entristeció y que deplora ella está sumando una mayor, practicada conscientemente y con el sentimiento de venganza? ¿Y el ser que se desenvuelve, al que culpa le es facultado para que sea condenado a muerte?" (10) No seria más humano, más sensato, la creación de un programa social que diese, a las victimas de ese trauma, el amparo psicológico, de un médico, de un asistente social y, por que no, hasta aun mismo, una ayuda financiera a la mujer carente y al bebe?

    Descriminalizar el aborto, bajo cualquier circunstancia, será un expresivo marco de estagnación espiritual en la historia de la sociedad brasileña, reconocida como una de las más evangelizadas del Mundo (Brasil, Corazón del Mundo, Patria del Evangelio)

    Lo que proponemos, en estos argumentos, es debatir el tema para que se evite la ejecución de un grave error, de nefastas consecuencias. No lanzamos los anatemas de censura impiadosa a aquellos que están perdidos en el corredor oscuro del error ya cometido, hasta, para que no caigan en la valla profunda del desaliento. Expresamos ideas, cuyo objetivo es eliminarlos con el farol del esclarecimiento a fin de que observen, más adelante, la opción del Trabajo y del Amor, sobretodo, en las adopciones de hijos rechazados, que, actualmente, se amontonan en los orfanatos. Más allá, la actitud grandiosa es adoptar un hijo, generado en el vientre de otra madre. Muchas veces, con la adopción de una criatura, o más criaturas, es, probablemente, el mayor gesto de amor que alguien puede practicar en pro del prójimo.

    Liberarse de la culpa es, sin sombra de dudas, colocarse delante de las consecuencias de los actos con la disposición de resolverla, con coraje, hasta porque errar es aprender. A la inversa de fijarse en el remordimiento, aprovechar la experiencia, como una buena adquisición para el discernimiento futuro, es la actitud más sabia.

    Es preciso, también, saber que la Ley de Causa y Efecto no es una estrada de mano única. Es una ley que admite reparaciones, que ofrece oportunidades ilimitadas, para que todos puedan expiar sus engaños. Otra buena práctica de erguimiento es hacer opción por una actividad, donde pueda estar en contacto directo, cuerpo, a cuerpo, con criaturas necesitadas de cariño, de amparo, de calor, de cuidados personales en guarderías, en escuelas, en hospitales, en orfanatos, etc.…

    Por fin, "Nuestra esperanza es que las generaciones futuras conozcan el aborto como hoy conocemos la guillotina: como un primitivo medio de ejecución, perdido en la memoria de los tiempos". (11)


    FONTES:
    (1) Kardec, Allan. El Libro de los Espíritus, Río de Janeiro: Ed FEB, 2001, Cuestión 65
    (2) Xavier, Francisco Cândido y Vieira Waldo. Evolución en Dos Mundos, Dictado por el Espíritu André Luiz, Río de Janeiro: Ed FEB, 2000.
    (3) Otermo "aborto" se origina de la palabra latina "aboriri", o sea, "expulsar el feto sin que él tenga condiciones de vitalidade".
    (4 )http://www.meuwebsite.con.br/espiritismoegenetica
    (5) Xavier, Francisco Cândido y Vieira Waldo. Evolución en Dos Mundos, Dictado por el Espíritu André Luiz, Río de Janeiro: Ed FEB, 2000
    (6) Periódico Hoja de São Paulo, edición de 07/10/2007
    (7) Texto de J. Tomé de Sousa , Médico, investigador y profesor titular en la UFG, Doctor en Neurofisiologia, Espírita y estudioso de la Doctrina, disponible en http://www.espirito.con.br/portal/artículos/diversos/aborto/lo-que-el-espiritismo-piensa.html, acessado en 12 de octubre de 2007,
    (8) Kardec, Allan. El Libro de los Espíritus, Río de Janeiro: Ed FEB, 2001, Cuestión 358
    (9) Xavier, Francisco Cândido. Vida y Sexo, dictado por el Espíritu Emmanuel, RJ: Ed. FEB 1999, cap. 17
    (10) Artículo de Marcondes Meireles: La Farsa del "Aborto Legal", disponible en acessado en 19-10-07
    (11) Artículo "Aborto - Derecho o Crimen?, publicado en la Revista Espírita Allan Kardec, edición número 32, acessado en 20/10/07

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário