MENU

  • LEITORES
  • quarta-feira, 26 de julho de 2017

    “Yo voy a caminar con fe” Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    ¡Yo voy a caminar con fe!. Que la fe no suele ir ", dice el refrán de la música del cantante Gilberto Gil. Narra la carta a los Hebreos que la fe es el firme fundamento de las cosas que se esperan, y la prueba de las cosas que no se ven. Creemos que la fe es la certeza de la adquisición de lo que se tiene como propósito.
    Sin la fe racional, en las situaciones de crisis, sea de orden económico o agravamiento de la inseguridad pública, las relaciones sociales, personales y familiares se deterioran. Ante las incertidumbres, es común que el miedo domine las mentes de unos u otros. Pensar que no se conseguirá enfrentar una enfermedad, lidiar con los errores, la pérdida del empleo o de los bienes materiales amplía el temor de muchos. Se presenta el pánico en algunos ante la llegada de la vejez, la soledad, la pérdida de un amor y así sucesivamente. Camina el tímido bajo las ansiedades y las incomodidades psicológicas.

    Los inquietos, los estresados visitan, cinco veces más, médicos que una persona normal. El síntoma crónico de la ausencia de fe y del miedo está generando enigmas físicos y emocionales, tales como infarto de miocardio, úlcera e insomnio. Para nosotros, estudiosos del Espiritismo, sabemos que la solución para el enfrentamiento de los embates de la vida y del miedo es el ejercicio de la fe coherente, apuntando el rumbo del equilibrio emocional. Es igualmente la certeza de la reencarnación y la convicción de la inmortalidad lo que nos refuerza el alimento de la fe ante los desafíos del vivir.

    Fundamentalmente, la fe debe apoyarse en la razón siempre. Porque la fe no es un don proporcionado por Dios para alguien en especial, ni debe ser impuesto de afuera hacia adentro. La fe es el producto de la conquista personal en la búsqueda de la comprensión del camino correcto, de las verdades que permean la esencia de las propias vidas, a través del conocimiento, de la experiencia, de las reflexiones personales y del esfuerzo que se hace para el auto amor y por entender que el amor es la causa de la vida, y la vida es el efecto de ese amor.

    En el mensaje de Jesús, aprendemos la lección de la fe (transportadora de montañas) del coraje, del optimismo, del sentido común capaz de renovar nuestras tendencias, impidiendo que el miedo, la depresión y la angustia se apoderen de nuestro cotidiano. Hasta porque "la fe no suele salir".

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário