MENU

  • LEITORES
  • sábado, 15 de julho de 2017

    La intersexualidad, el ser humano no se reduce a la morfología de "macho" o "hembra" - Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
    En 2012, Zainab, una partera keniana, hizo el parto de un niño intersexual (que tiene órganos genitales masculinos y femeninos). Cuando la madre vio que el sexo del bebé no estaba definido, se sorprendió. El marido pidió que Zanaide matase al bebé, pero Zanaide cogió al niño para sí y cuidó al bebé, aunque bajo riesgos, pues en la comunidad que reside, así como en otras en Kenia, un bebé intersexual es visto como un mal presagio, que trae Maldición para la familia y hasta para los vecinos. [1]

    La intersexualidad, en seres humanos, es algún cambio de caracteres sexuales, incluyendo cromosomas, gónadas y / o órganos genitales que dificultan la identificación de un individuo como completamente femenino o masculino. Esta variación puede implicar ambigüedad genital, combinaciones de factores genéticos y apariencia y variaciones cromosómicas sexuales diferentes de XX para mujer y XY para hombre. Puede incluir otras características de dimorfismo sexual como aspecto de la cara, voz, miembros, pelos y formato de partes del cuerpo. [2]

    Georgina Adhiambo, directora ejecutiva de la ONG Voices of Women, que trabaja para reducir el estigma contra personas intersexuales en Kenia, dijo que el asunto sigue siendo un tabú. Actualmente las opciones de tratamiento de los intersexuales varían mucho. Algunos pacientes no necesitan cuidados, mientras que otros pueden necesitar medicamentos o terapia hormonal. Hay también aquellos que necesitan cirugía - opción que suele ser aplazada hasta la pubertad, para que el propio niño pueda escoger su sexo.

    La palabra intersexual es preferible al término hermafrodita, ya bastante estigmatizado, precisamente porque hermafrodita se refería sólo a la cuestión de los genitales visibles. Algunos intersexuales pueden ser considerados como transgênero. Sin embargo, tanto la intersexualidad como la transexualidad son temas polémicos, y menos discutidos de lo que deberían. Quizá por eso no se comprenda exactamente de qué se trata, y esa condición sea motivo de preconceptos en tantos casos.

    Además, sobre el tema, una persona puede ser el cisgênero o transgênero. El cisgênero se identifica con el género correspondiente al sexo biológico, o sea, si posee órgano sexual femenino es una niña, si posee órgano sexual masculino es un niño. Es lo que todo el mundo considera regla. El transgênero es la persona que cuestiona esa regla, que no tiene su género definido por el sexo biológico. Muchas veces el transexual se identifica con el género opuesto al sexo con que nació. Podemos decir que el transexual es transgênero, pero no todo transgênero es transexual.

    Un estudio realizado por la Universidad de Washington en Estados Unidos, publicado por la revista Psychological Science, concluyó que los niños transgênero empiezan a reivindicar un género diferente, al mismo tiempo que los niños cisgênero  se identifican con el género correspondiente al sexo biológico,  alrededor de los 2 años. Es como si el niño mirara al espejo y no se reconociera. Es una expectativa constante de que ella va a despertar en el cuerpo correcto.

    Independientemente de las demarcaciones y definiciones controvertidas, la sociedad dará señales de avance cuando comprenda la neutralidad de género y que el ser humano no se reduce a la morfología de "varón" o "hembra".

    En cuanto a la "transexualidad", por ejemplo, Emmanuel advierte que "nos encontramos ante un fenómeno perfectamente comprensible a la luz de la reencarnación. Y no obstante a las características morfológicas, el Espíritu reencarnado, en tránsito en el cuerpo físico, es esencialmente superior al simple género masculino o femenino. "[3]

    El mentor de Chico Xavier añade que "aprenderemos, gradualmente, a comprender que los conceptos de normalidad y de anormalidad dejan mucho que  desear cuando se trata simplemente de signos morfológicos, para erigirse como agentes más elevados de definición de la dignidad humana, una vez que la individualidad en sí exalta la vida comunitaria por el propio comportamiento en la sustentación del bien de todos o la deprime por el mal que causa con la parte que asume en el juego de la delincuencia. "[4]

    Además, aprendemos con el autor de "Hace dos mil años", "que es urgente amparo educativo adecuado [a los sexuales y morfológicamente diferentes], tanto como se administra instrucción a la mayoría heterosexual. [5] Y para que eso se verifique en líneas de justicia y comprensión, camina el mundo de hoy para más alto entendimiento de los problemas del amor y del sexo, por cuanto, al frente de la vida eterna "los errores y aciertos de los hermanos de cualquier procedencia en los dominios del sexo y del amor, son analizados por el mismo elevado garabito de Justicia y Misericordia. Porque todos los asuntos en esta área de la evolución y de la vida se especifican en la intimidad de la conciencia de cada uno. "[6]
    Referencias bibliográficas:

    [1] Disponible en http://www.bbc.com/portuguese/internacional-39852313 , acessado em 14/07/2017

    [1] Money, John; Ehrhardt, Anke A. (1972). Man & Woman Boy & Girl. Differentiation and dimorphism of gender identity from conception to maturity. USA: The Johns Hopkins University Press. ISBN 0-8018-1405-7.
    [1] XAVIER, Francisco Cândido. Vida e Sexo, RJ: Ed. FEB, 1977
    [1] idem
    [1] idem
    [1] ídem
    Traducido por: M. C. R

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário