MENU

  • LEITORES
  • sexta-feira, 26 de agosto de 2016

    INCESTO Y SEXUALIDADE ANTE LOS MITOS Y LA REALIDAD Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Cuenta la mitología griega que Jocasta fue hija de Menocenes y mujer de Laio, rey de Tebas, con quien tuvo un hijo, Edipo.  Por la previsión del oráculo, Edipo cuando creciese sería un peligro para la vida de Laio. Abandonado, Edipo fue dejado por el padre en una floresta para morir. Siendo salvo por un pastor, acaba por cumplir lo que le estaba destinado. Ya adulto, en un viaje, mata a Laio,  a su padre, y desposa Jocasta, a su madre,  sin, no en tanto, saber de quienes se trata. Cuando da consulta al oráculo, por ocasión de una peste, Jocasta y Edipo descubren que son madre e hijo. Ella se suicida y el pega los propios ojos por haber estado ciego y no haber reconocido a la propia madre. Edipo  Jocasta tuvieron cuatro hijos, Antígona, Ismênia, Etéocles y Polinice.

    La ocasión, que se produjo aquí es una real y delirante historia anunciada por el periódico inglés Daily Mail y que viene provocando controversia en la prensa internacional por tocar un asunto muy penoso: el incesto [1]. En el caso específico, una auténtica historia de “amor” prohibido entre Monica Mares, una madre de 36 años y Caleb Paterson, su hijo que ella ofreció para adopción cuando él era un bebé y solo volvió a ver recientemente, a los 18 años.

    Monica Mares y Caleb Paterson, pueden pagar una pena de 18 meses de prisión si fueron condenados por práctica de incesto en juzgamiento en el Nuevo México (Estados Unidos). Ambos afirmaron que lucharon por el derecho de mantener el relacionamiento y que “arriesgaron todo” por ese objetivo.  Monica afianzo al jornal que Caleb es el amor de su vida y no quiere perderlo. Profirió que nada puede separarlos y que si fuera presa, cumplirá la pena y, al salir de la prisión, va a cambiarse a un estado que acepte la unión. [2]

    Monica vio de nuevo al hijo, después de la donación, cuando él tenía 18 años, fue el día de Navidad del 2014, después tras de intercambiar mensajes por el Facebook. Deprisa, ellos se apasionaran y tuvieron contactos íntimos. Los dos pasaron a vivir juntos y hoy uno de los hijos pequeños de Monica llama  Caleb de padre. Recientemente la policía fue llamada cuando una persona, tras una riña de vecinos, decidió denunciarlos.

    Ellos fueron acusados de incesto, liberados tras el pagamiento de una fianza y aguardan el juzgamiento. Según los abogados de la  “pareja”, el resultado del caso, si fuese favorable puede abrir un precedente legal nos Estados Unidos. La pareja afirmó que, si es preciso, pretende recurrir a la Suprema Corte americana para quedar juntos. [3]En algunos países, normalmente los islámicos, la pena de muerte es prescrita para los casos de incesto.

    La aberración de la práctica sexual, cuando solamente visa ´la satisfacción egoísta, inmediata y desvariada, cede lugar a patologías graves como la pedofilia, el incesto, el masoquismo, el sadismo, la necrofilia, la prostitución, la pederastia y otras anomalías psicológicas y psiquiátricas que rebajan al ser humano.

    La oscuridad de la consciencia medieval y las torturas íntimas camufladas de muchos teólogos mediáticos apuntaron que la sexualidad se trataba de una función “impura”, “sucia” y “reprensible”, como si Dios hubiese escogido un medio funesto para la reproducción de la vida en la Tierra. Actualmente muchos seres humanos sufren diversos tipos de aflicciones morales, a menudo derivadas de la mal comportamiento sexual y de los antiguos temores que dieron lugar a mitos, ignorancia y fobias. Cara a eso, merece que sea examinada la nobleza de la práctica sexual, por cuanto ella es la matriz de la continuidad de la vida biológica.

    Históricamente el incesto y la endogamia no se restringieron a las tradicionales monarquías europeas. Ejemplos son encontrados en el Egipto antiguo, donde había casamientos entre hermanos. En Pamir era normal al faraón casarse con sus hermanas para mantener el poder entre ellos. Cleopatra se casó con dos hermanos consanguíneos. En Roma, ocurrían enlaces entre primos, en el caso de Nero y Claudia Octavia. El emperador Calígula era amante de sus 3 hermanas. Hay indicios de que los incas en América del Sur también se casaban hermanos y hermanas.

    Naturalmente ante las leyes humanas y de civilidad es preciso mantener la observancia a las normas y reglas, que nos difieren de los seres irracionales. ahora, desde el punto de vista biológico, la sexualidad es una sublime sabia  para mantener la vida en padrones de estabilización y de encanto, proporcionando, cuando su uso es ético y equilibrado, contentamiento y completado en los relacionamientos.

    Doctrinariamente discurriendo sobre el asunto recordemos que hay espíritus que aún no consiguieron superar los vicios sexuales del pasado que entorpecen la conciencia. Hay los casos obsesivos gravísimos. Citamos aquí el caso del personaje Claudio narrado por André Luiz en el libro Sexo y Destino. [4] Claudio concretizo una relación incestuosa con la propia hija Marita, recibiendo influencia directa de los obsesores.

    Observemos que por la ley de la pluralidad de las existencias muchos padres e hijos, hermanas y hermanos, primos y primas, los tíos y tías, etc., etc., etc., pueden haber sido “amantes” en vidas pasadas. Algunos no superaron esa experiencia y, siendo así, no consiguen aun modificar la posición psíquica y emocional que ocupan en la actual existencia. Por veces culminan por practicar el vil incesto que representa invariablemente un horroroso estacionamiento moral del espíritu reencarnado.

    Cuenta Emmanuel que en el fondo de la personalidad paterna o de maternal corazón, “descansan los remanentes de grandes afectos, algunas veces desequilibradas y menos felices, traídos de otras estancias, en los dominios de la reencarnación. La libido o el instinto sexual en forma de energía psíquica, tendente a la conservación de la vida, permanece.

    Los pequeñines, pequeños, reciénvenidos de la amnesia natural que la reencarnación les impone, no consiguen esconder las propias disposiciones en el campo de las preferencias. Y surgen en ellos, de inesperado casi siempre, las inclinaciones descontroladas, en los caprichos con que se muestran, exigiendo especial atención del padre o madre para revelar, de modo claro para que rumbo se inclinan los lazos más fuertes.

    Generalmente, con muchas excepciones, más allá, las hijas se vuelcan para los padres y los hijos para las madres, patentando la naturaleza de las ligaciones habidas en existencias pasadas y prenunciando la obra de desvinculación [ante la ley de la naturaleza] que se ejecutara, inevitable, en un futuro próximo. [5]

    Dios no extermina las pasiones de los hombres, más si las hace evolucionar, convirtiéndolas por el dolor en sagrados patrimonios del alma, competiendo a las criaturas dominar el corazón, guiar los impulsos, orientar las tendencias, en la evolución sublime de sus sentimientos.

    Recorramos las reflexiones del noble Espíritu Emmanuel - "ante toda y cualquier desarmonía del mundo afectivo, sea con quien sea y como sea, coloquémonos, en pensamiento, en el lugar de los acusados, analizando nuestras tendencias más íntimas y, después verificaremos si estamos en condiciones de censurar alguien, escuchemos en el ámago de la consciencia, el apelo inolvidable de Cristo: Amaos unos a los otros como yo os ame". [6]

     Traducido por: M. C. R


    Notas e referências bibliográficas:

    [1]            Comunhão sexual entre pessoas consanguíneas ou afins nos graus interditos pela ética cristã

    [2]            Incesto é considerado crime em cinquenta estados americanos, mas a pena varia de lugar a lugar.

    [3]            Disponível em http://www.msn.com/pt-br/ noticias/mundo/m%C3%A3e-e- filho-enfrentam-a-justi%C3% A7a-com-hist%C3%B3ria-de-amor- proibido-que-provoca-pol%C3% AAmica-na-web/ar-BBvs3fR?li= AAggNbi&ocid=mailsignoutmd acessado em 20/08/2016

    [4]            Xavier, Francisco Cândido.  Sexo e Destino, ditado pelo Espírito André Luiz,  RJ: Ed. FEB, 1999

    [5]            Xavier, Francisco Cândido.  Vida e sexo, Cap. 15, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2000

    [6]            Xavier, Francisco Cândido.  O Consolador, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2001

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário