MENU

  • LEITORES
  • quarta-feira, 29 de julho de 2015

    SOMOS LEGATARIOS DE NUESTRAS OBRAS ( Jorge Hessen )

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes
    Madri/Espanha




    Pesquisando aquí allí me topé con una historia curiosa. Se trata de un reciente reencuentro entre dos amigo unidos por la pasión por el futbol (ex jugadores de futbol) que tras abandonar los gradas siguieron rumbos opuestos. . Ronaldo Souza y Carlos Eduardo, que se conocieron en la década de los 90 en pequeño equipo de la Portuguesa de la isla del Gobernador, la vida de los dos tomó rumbos diferentes: uno resultó juez y otro traficante de drogas. Después de casi 20 años, el camino de los dos se volvió a cruzar nuevamente y , gracias a Carlos (el magistrado)Ronaldo (el criminal) ganó el beneficio el beneficio de trabajar fuera de la cadena. 

    La historia de los dos comenzó en la juventud. Más allá de la Portuguesa, la pareja jugó en otros campos pequeños de Rió. Carlos jugaba más por la izquierda y Ronaldo era delantero centro. Después, separados, ellos pasaron por varios clubs de Brasil. Carlos actuó en Villa Nueva Aracruz y Unión Barbadense. Él fue el primero al ver que el futbol no le daría futuro. Estudio, se formó en derecho y después pasó para el concurso de juez. Hoy, es el titular de la vara de Ejecuciones Penales y cuida de los cerca de 25 mil presos del Estado de Rio.

    Ronaldo, en los últimos años de carrera, ya desmotivado, comenzó a envolverse en el mundo del crimen y en 2003, fue preso. El proceso de Ronaldo cayó en las manos de Carlos a finales del 2014. Con un atestado de buen comportamiento en la prisión, el preso pedía el beneficio de trabajar fuera de la a cárcel. Impedido de decidir por tener lazos de amistad con el preso, Carlos dejo el proceso de Ronaldo en las manos de otro juez. Mas, como titular de la vara, fue el quien asigno el documento que oficializó el beneficio.

    Durante el reencuentro, Ronaldo parecía tenso, constreñido, más la gratitud en el rostro y en las palabras prevalecerían. Dijo al juez que “en la ley de la siembra, la gente recoge lo que siembra, entonces la gente ha de procurar plantar cosas buenas, para recoger cosas buenas, infelizmente yo no plante”. Tras de agradecer la oportunidad y recordar los momentos del jugador, el tan esperado momento de salir de la cárcel en fin aconteció. 

    Otro episodio curioso ocurrió en la corte de justicia de Miami: dos ex-colegas del “gimnasio” se reencontraron en situaciones de vida bastante adversas. En una sesión, la jueza Mindy Glazer reconoció Andy Booth (acusado de asalto y disturbios en el orden de tránsito) – como su ex-colega de clase. El acontecimiento (difundido por el yo tuve) y citado por la prensa internacional fue aún más impactante cuando la jueza pronuncio, en abiertas palabras, que Booth era “el cara más legal de la escuela”. Todavía, diferente del resultado entre el juez Carlos y el traficante Ronaldo ocurrido en Rio de Janeiro, allí el penal estadounidense Andy Booth lloro mucho ante el ex-colega de gimnasio cuando la reconoció. La jueza Mindy Glazer lastimó la situación del ex-colega de la escuela y le aplicó la penalidad que procede, enunciando sinceros votos para que Booth consiga cambiar el propio futuro.[2]

    Tales hechos pocos comunes e inesperados fueron divulgados por la prensa, y valen como una sentencia para la imaginación: en todo momento debemos tomar opciones en la vida y las alternativas cotidianas edifican nuestra biografía. Gradualmente vamos bancando nuestro camino y cada día en el que actuamos en los espacios de la experiencia con buenas decisiones precisa ser celebrado pues la conquista de una situación social digna y segura es erigida palmo a palmo, día tras día, insistiendo en el camino del bien.

    En la ley de Causa y Efecto están comprendidas las dinámicas que armonizan las demandas éticos morales. Comprendemos que la justicia humana está apoyada en la legislación terrestre, bajo códigos judiciales instituidos por los especialistas. Cuando hay una demanda cualquiera, los conocedores de esos códigos analizan el proceso, juzgan y deciden los correctivos aplicables al reo. La Justicia de los hombres se basa en la voluntad, según la visión de los meritísimos. 

    Mas, considerando la justicia divina la apreciación de las infracciones tiene otra connotación. Las implicaciones de los actos se dan de forma directa y natural, sin intercesores. En una falta, la punición se sitúa de modo adecuado e interrumpe espontáneamente, con el arrepentimiento eficaz, la expiación y la reparación del error. 

    En los códigos de la justicia divina no hay dos pesos y dos medidas. No hay espacio para injusticias y las leyes son inquebrantables y no pueden ser burladas. Las leyes divinas no admiten excepciones, ni concesiones. 

    ¿Cómo conocer esas leyes? Auscultando la conciencia, que es donde está escrita el código divino. 

    Si sabemos que los resultados de nuestros actos advendrán, podemos generar, si quisiéramos, efectos amenos para el futuro. Si hoy padecemos las secuelas de actos equivocados ya cometidos, basta ver las consecuencias, y actuar con un comportamiento ético-moral harmónico con el saldo que aspiramos conseguir mañana.

    En el campo moral la justicia divina rige nuestras vidas, distribuyendo a cada uno según las propias obras, sin intermediarios. Mientras tanto, si deseamos un futuro venturoso, procuremos acertar nuestros pasos en consonancia con la conciencia, que es siempre una guía perfecta donde están grafiadas las leyes del Creador. Y, si no tenemos la certeza de actuar correctamente, recordemos la magna lección del Maestro Jesús: hagamos a los otros aquello que nos gustaría que ellos nos hiciesen, ahí no hay como errar.

    Referências:

    [1] Disponível em http://globoesporte.globo.com/programas/esporte-espetacular/noticia/2013/08/o-traficante-e-o-juiz-um-reencontro-anos-apos-abandonarem-o-futebol.html acesso 28/07/15

    [2] Disponível em http://revistamarieclaire.globo.com/Web/noticia/2015/07/suspeito-de-roubo-chora-em-julgamento-ao-reconhecer-que-juiza-era-sua-amiga-de-escola-assista.html acesso em 28/07/15




















































    Nenhum comentário:

    Postar um comentário