MENU

  • LEITORES
  • quinta-feira, 18 de junho de 2015

    "FBI CONTRA FIFA" - PENSAR UN PAÍS BAJO LA DEGENERACIÓN DE LA ETICA (Jorge Hessen)


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes
    Madri/Espanha


    El  deslumbramiento  por el  deporte en casi todo el planeta, con muchos millones de personas de todas las edades procurando dominar una pelota con los pies, potencializo globalmente uno de los estupendos fenómenos de la Tierra, el  tal futbol. Su práctica puede ser resumida por el  culminante evento: la  “Copa del Mundo” realizada cada 4 años por la FIFA, una organización internacional con más países integrantes de la ONU.

    En mayo de 2006, el reportero investigativo británico Andrew Jennings, autor del libro titulado Foul! The Secret World of FIFA: Bribes, Vote-Rigging and Ticket Scandals, causo polémica dentro del universo futbolístico al denunciar las estafas  de la institución que envolvía la venta de contratos, revelando aun como algunos altos funcionarios del futbol fueron  forzados a reembolsar las propinas que habían recibido en el  pasado. Los evangelistas registraron cada cual a su manera lo siguiente: “pues nada hay secreto que no haya de ser descubierto, ni nada oculto que no haya de ser conocido y de aparecer públicamente”. [1]

    No ignoramos que la corrupción, o sea, el pagamiento de propina para conseguir ventajas, quiera sean de orden financiero o tráfico de influencia, arruina la adquisición del bien colectivo, pues muchos son lesionados para que pocos obtengan espurios provechos. En el siglo XX, se escribió mucho denunciando los crímenes que envuelven el mundo de los deportes. “Hay del mundo por causa de los escándalos; pues es necesario que vengan escándalos; mas, hay del hombre  por quien el escándalo venga”. [2]

    Recientemente el FBI mostró concretamente la abominable putrefacción  moral que se instaló en la  entidad máxima del futbol mundial. La prensa divulgó la prisión de siete chisteras ligados a la FIFA (en Zurique) por acusación de corrupción envolviendo acordes de marketing, venta de derechos  de transmisión de eventos y elección de las sedes de la Copa del Mundo. Otros siete fueron acusados por el  Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en lista que reúne presidentes de federaciones y confederaciones, además de empresarios.

    Paradoxalmente la FIFA es una organización sin fines lucrativos, no en tanto, mantiene una gran reserva de dinero, que contabilizada más de US$ 1,5 billón en 2014 – basada en Suiza, donde es exenta  de impuestos. La  Copa del Mundo 2014 en Brasil rindió  US$ 4,8 billones (R$ 15 billones) en cuatro años – el evento generó un lucro de más de US$ 2 billones para la FIFA. Derechos de transmisión por la TV son una de las principales fuentes de renta de la FIFA. El  lucro de la FIFA es mayor, en la prensa del ciclo de cuatro años, de lo que el PIB de diversos países miembros de la organización, como la Guinea-Bissau y Seychelles.

    Hace  más de diez años, en la ciudad mexicana de Mérida, más de 110 países firmaron la Convención Naciones Unidas contra la Corrupción. [3] El referido acuerdo prevé la cooperación para la recuperación de sumas de dinero desviado de  los países y  la criminalización del soborno, lavado de dinero y otros actos de corrupción. Infelizmente no es solo  en la  FIFA que prolifera la deshonestidad. Es  con pesar que vemos en Brasil la mala  conducta la estafa, la propina con el status de “normalidad”.  En la supuesta patria del “Evangelio” se observa la crisis que desafía el optimismo de los sombreros de copa [4] políticos y electores. Estamos asistiendo a una inundación de denuncias, que van desde el llamado caja 2 de campaña política, hasta la compra de votos para aprobar proyectos importantes en el área gubernamental.

    En los noticiarios descubrimos que los gobernantes brasileños no consiguen vivir lejos de la corrupción, ella está institucionalizada. El  noticiario político es un océano de lodo; en el área económica, irrumpen golpes de los más variados tipos, con prejuicios globales en cifras de billones de reales. La deshonestidad hecho raíces y llegó a la cima ante los comportamientos maquiavélicos en la administración del Estado. Nuestros gobernantes, al defender la falacia de que los fines son justificados por los ilegítimos medios, han contaminado a la colectividad, pues la sociedad se contempla y justifica sus vicios morales en las maquinaciones  de los gobernantes.

    Ante la embarazosa deterioración de la ética, de la malversación del dinero público, de la absoluta manipulación  de todas instancias (tribunales de justicia y cámaras legislativas), con enfoque en la sustentación de la  impunidad, brotó en el  escenario brasileño una especie de escarnio del pueblo, ganando espacios preciosos al acobardamiento y la omisión  generalizada. Estamos atravesando el apogeo de un ciclo desmoralizante que a todo y a todos atendiendo con la alienación emocional de una sociedad indolente y visiblemente enfermo.

    Pero no todo está perdido en esta área tupiniquins. Hay ejemplos de ciudadanos brasileños que no se avergüenzan de trabajar en niveles de honradez y honestidad. Personas simples del pueblo, que al hallar objetos perdidos como celulares, carteras, bolsas, cheques los devuelven a sus legítimos dueños cuando podrían valerse  del dicho famoso “lo encontrado no es  robado” y “sacar ventaja”, más no lo hacen;  la gente simples que devuelven altas cuantías en dinero encontrados en carteras, bolsas o cajas a los dueños o a  las autoridades.

    Los  hijos de esta bendecida Patria no pueden arrodillarse ante la putrefacción moral y  de la corrupción que sangra el supuesto corazón de la supuesta nación del Evangelio. Urge orar, exorar a Jesús pidiéndole que interceda a favor de los buenos ciudadanos de hoy  y de las futuras generaciones de brasileños.  [5]


    Notas e referências bibliográficas:

    [1]            Lc.12:2, Mt.10:26. Mc.4:22,Lc.8:.Jo.7:4
    [2]            Mt 18:7
    [3]            Convenção das Nações Unidas contra a Corrupção, adotada pela Assembleia-Geral das Nações Unidas em 31 de outubro de 2003 foi  assinada pelo Brasil em 9 de dezembro de 2003
    [4]            Diretores  de clubes esportivos
    [5]            Hessen, Jorge. Artigo publicado em  http://aluznamente.com.br/exaltemos-a-brasilidade-verde-amarela-na-patria-do-evangelho/              

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário