MENU

  • LEITORES
  • quinta-feira, 30 de abril de 2015

    ¿EDUCACIÓN Y EL CONSTRUCTIVISMO METAFÍSICO? (Jorge hessen)



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes
    Madri/Espanha

    Una encuesta realizada por la Organización por la Cooperación y Desenvolvimiento Económico (OCDE), pone a Brasil en el primer puesto de la violencia contra los docentes. [1] Hay informes en la "patria del Evangelio" advirtiendo que la mitad de los directores de las escuelas primarias y jardines de infancia sufrieron agresiones verbales y físicas de padres y de alumnos.

    Para Miriam Abramovay, coordinadora del área de Juventud y Políticas Públicas de la Facultad Latino-Americana de Ciencias Sociales y coordinadora de pesquisas de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura), los conflictos [violencias] son resultado de relaciones sociales ruines y de la falta de diálogo. La escuela está muy centrada en ella misma, y muy poco se propone a dialogar con los jóvenes alumnos. Eso crea un clima muy ruin. Un buen profesor es que que enseña bien la disciplina, más también el que sabe ser amigo, que sabe entender lo que es ser joven. Hay abuso de profesores y profesoras relacionado a la fragilidad de lo que es ser adolescente. [2]

    Entendemos que dentro de una visión espírita la escuela (pública o particular – espírita o no) debe formar u hombre nuevo y precisa ser una escuela enteramente innovadora, rompiendo con el sistema vigente, pues la educación tradicional, conforme evaluamos, ya no atiende a las necesidades de la a actual generación a generación. La escuela debe incentivar la participación, la interacción, el diálogo, el debate libre, el estudio en grupo y abolir todas las formas de represión.

    Cualquier profesor hoy sabe los problemas de disciplina y desinterés que existen en las salas de aula. Esos problemas demuestran que la escuela en su mayoría no está adecuada a las actuales generaciones. Es preciso una escuela activa de alto grado, diligente, que respete la inteligencia de los alumnos, más es también preciso una escuela que sepa que el alumno es un ser reencarnado, y la finalidad de su educación no es apenas moldearlo para el mercado de trabajo, más si también para su realización humana, para el cumplimento de su misión y para su transcendencia.

    El pensamiento herculanista entroniza la libertad como una de las facetas esenciales de la pedagogía espírita. Pestalozzi, en Yverdon, platicaba esa libertad de acción donde las criaturas podían escoger actividades y hasta podrían entrar y salir del castillo a voluntad. Desde Rousseau sabemos que una de las exigencias más apremiantes para la educación es conectar al hombre nuevamente con la naturaleza. En los EUA, en la década de los 30, el padre Flanagan mostró que la libertad es factor preponderante inclusive en la recuperación de criaturas y adolescentes considerados delincuentes. Flanagan fundo la ciudad de los niños, donde los propios adolescentes generarían la comunidad, trabajaban y tenían plena libertad de entrada y salida.

    Los Espíritus que están reencarnando para sembrar los nuevos tiempos para una nueva era no están adaptándose más al esquema tradicional de la avara educación coercitiva. Cara a eso, algunos alumnos van a la deriva por la agresión y delitos de graves consecuencias. La escuela debe recuperar la alegría, la vitalidad y el estímulo, y dejar de ser esa práctica cansina y monótona que a ningún alumno gusta. El profesor no puede ser represor, más si debe empeñarse para despertar un proceso de aprendizaje apacible, entretanto juicioso y fecundo. Ningún alumno aprende a ser “responsable” apenas obedeciendo órdenes bajo “azotes” verbales y algunas veces hasta físicos. Nadie aprende a actuar espontáneamente estando todo el tiempo bajo coacción. La virtud moral solo puede brotar de la libre elección del individuo. No olvidemos que la propia pedagogía Divina actúa así con nosotros – ella nos deja aprender con nuestros propios errores, para alcanzar la moralidad en un clima da libertad

    Comprendemos que constructivismo [3] es la fuerza pedagógica de la modernidad. Tal corriente pedagógica viene desde el tiempo de Sócrates y Platón, aconteciendo en Rousseau e Pestalozzi. El núcleo de la tesis constructivista es que el individuo construye su propio conocimiento y solo puede hacerlo a través de la acción. Esa tesis es categóricamente correcta. Entretanto el constructivismo comúnmente cultivado y estudiado hoy es un constructivismo materialista, teniendo como semidioses inspiradores Vygotsky e Piaget, al paso que el constructivismo Socrático, Platónico, Rousseauniano y Pestalozziano es un constructivismo, digamos, más espiritualista.

    ¿Será que la propuesta de pedagogía espírita es un constructivismo metafísico? ¿Está capacitada para educar, desenvolver y liberar la conciencia del alumno de las mandamientos represivos de la educación materialista empleada actualmente?

    Una cosa es verdadera: después de Jesús, aseguramos que Allan Kardec FOI, ES y siempre SERÁ el mayor educador de la Historia.

    Nota e referências:


    [1] Disponível em http://g1.globo.com/educacao/noticia/2014/08/pesquisa-poe-brasil-em-topo-de-ranking-de-violencia-contra-professores.html acessado em 25/04/15
    [2] Disponível em http://educacao.uol.com.br/noticias/2013/12/17/a-escola-tinha-que-ser-de-protecao-e-nao-de-reproducao-da-violencia.htm acessado em 23/04/15
    [3] Uma das correntes teóricas empenhadas em explicar como a inteligência humana se desenvolve partindo do princípio de que o desenvolvimento da inteligência é determinado pelas ações mútuas entre o indivíduo e o meio.

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário