MENU

  • LEITORES
  • quinta-feira, 1 de outubro de 2009

    LA JUVENTUD Y LOS DRAMAS EXISTENCIALES (06.05.08)


    Traducido por: Merchita

    "Aquel que de entre vosotros esté sin pecado, que tire la primera piedra." (1)


    Sabemos que están aconteciendo problemas sociales horripilantes, diariamente, en la faz de la Tierra y que nos llegan al conocimiento. Al contrario, cuando, a través de las noticias, asistimos a los programas de telenoticias, nos sentimos extremadamente aterrorizados ante los dramas, de las tragedias y de los dolores acérrimos que hermanos nuestros vivencian. Al mismo tiempo, nos sentimos impotentes, en cuánto a prestar solidaridad y socorro a las victimas, restándonos solo rogar a Dios por ellos.

    Nos constriñe leer la noticia, publicada en el Jornal Correo Basiliense, del 28 de marzo del 2008, en que la madre de una adolescente hizo denuncia sobre una fiesta de orgía sexual, en la cual su hija, de apenas trece años, aparece en escenas de plena actividad libidinosa, que fueron filmadas y vinculadas en Internet. El ambiente era absoluto primitivismo moral, en un ritmo de fiesta, adormecida por música fun. y regada con refresco y vodka. Eso aconteció en horario escolar, en la ciudad de Luziania, Municipio de Goias, distante 58 Km. de Brasil. Conforme el reportaje, los implicados fueron acusados de estupro presumido, porque la niña, aunque lo había consentido, es menor de edad. Ella había practicado actos sexuales con seis colegas en un intervalo de seis horas. En cuanto a eso, otras tres niñas, participes de la fiesta, protagonizaron escenas de strip-tease.

    La agonía de la madre está expresada en las acongojadas palabras de su declaración: "salgamos sin embargo de este lugar. Veo hoy que nunca debería haber salido del campo. Veo todo eso como una oportunidad perdida de triunfar en la vida. Ahora acabo." (2)

    Ese tétrico hecho nos remite a la filosofía del placer que impulsa a la reconducción del adolescente a la era de las cavernas, haciéndolo sumergirse en los subterráneos de las orgías y, ahí, entregándose a la fuga de la conciencia y del raciocinio, por la búsqueda del placer alucinado por el gozo inmediato.

    Antes de comentar el hecho, evoco una frase de André Luiz: "Si alguien erró en la experiencia sexual, consulte el propio interior y verifique si usted no habría incurrido en el mismo error si tuviese la oportunidad (3) Luziania es un pequeño municipio de gente tradicional, pacifica por naturaleza, que, lamentablemente, la modernidad y los medios de comunicación ayudaron a fragmentar los valores regionales y a introducir una cultura extraña y alienante, sin fronteras. Valores como el amor, la libertad, la justicia y la fraternidad, en la práctica, perdieron el contenido esencial, deslustrando las conquistas sociológicas de este siglo.

    La juventud esta muy atónita, sin alicientes morales fuertes, iludida, con influencias muy sensualistas. En los anales de la Historia, jamás un joven tuvo contacto tan intenso con mensajes eróticos, como en los días actuales, gracias a Internet. Cara a eso, deambula sin norte, perdido, confundiendo la palabra libertad con liberalidad o libertinaje, rebajando el verdadero sentido del amor. Así, poco a poco, esos jóvenes se van apartando de su equilibrio y de su paz interior. Como resultado de ese fenómeno de ausencia de amor y cariño verdadero, crece, asustadoramente, los disturbios psicológicos de la juventud contemporánea, lo que explica, en parte, el creciente índice de prostitución y de abortos provocados, por el hecho de encontrarse dueños de sus cuerpos.

    El periodo de pubertad, que, normalmente va de los doce a los catorce años, está lleno de sorpresas. El cuerpo sufre modificaciones hormonales muy rápidas, lo que puede dejar algunos jóvenes a la vera del pánico. En el libro Misioneros de la Luz, André Luiz narra: "la epífisis es la glándula de la vida mental. A los catorce años, aproximadamente, se torna de posición estacionaria en cuanto a la acción inhibidora sexual, dando ahora pasaje al desenvolvimiento de la sexualidad y de las glándulas genitales. Ella despierta en el organismo, en la pubertad, las fuerzas creadoras mentales y, en seguida, continúa para funcionar, como el más avanzado laboratorio de elementos psíquicos de la criatura terrestre. Las glándulas genitales segregan los hormonios del sexo, más la glándula pineal (…) segrega <<>> o <> que van a actuar, de manera positiva, en las energías generadoras. La glándula pineal se reajusta al concierto orgánico y reabre su mundo maravilloso de sensaciones e impresiones en la esfera emocional. Ella preside a los fenómenos nerviosos de la emotividad, como órgano de elevada expresión en el cuerpo etéreo. Desata, en cierto modo, los lazos divinos de la Naturaleza, los cuales ligan las existencias unas a las otras, en la secuencia de luchas, por el mejoramiento del alma, y deja entrever la grandeza de las facultades creadoras de que la criatura se halla investida. (4)

    El adolescente precisa entender que el cambio repentino que ocurre en su organización intima es, consecuentemente, en su cuerpo físico, especialmente en lo que dice respecto a los primeros pasos para su auto conocimiento, para, enseguida, desenvolver la energía viva del amor consciente. Precisa encarar esa experiencia con mucha seriedad, para no desencadenar los agentes depresivos de quien busca, apenas, el placer inmediato, pues, en la adolescencia, las emociones se confunden, habiendo significativas alteraciones humor y sentimientos.

    Es en esa fase que el espíritu reasume su verdadera condición, presentando, a partir de ahí, todos sus defectos y virtudes. Es el Espíritu que retoma su naturaleza y se muestra como el era. Euforia y tristeza se alternan sin razones aparentes que justifiquen el hecho. Se puede mar profundamente a alguien en un día, y pasar a detestarlo, a la semana siguiente, por razones que la propia razón desconoce.

    Emmanuel, en la obra Vida y Sexo, explica que en la adolescencia, la energía sexual, que es una energía creadora, puede ser extravasada, aun que parcialmente, a través de otras actividades, ya que no conviene al joven asumir una vida sexual plena, en esa fase de la existencia. Eso debido a factores sociales, económicos, éticos y psico emocional. "Las actividades deportivas, artísticas y culturales de un modo general pueden contribuir positivamente para equilibrar los impulsos sexuales del adolescente. La energía sexual en los seres primitivos, situados en los primeros grados de la emoción y del raciocinio, y, aun, en todas las criaturas que se demoran voluntariamente en el nivel de los brutos, la descarga de semejante energía se opera inconsideradamente. Eso, sin embargo, les cuesta resultados angustiosos y les lastraran largo tiempo de fijación en existencias menos felices, en las cuales la vida, muy poco a poco, enseña a cada uno que nadie abusa de alguien sin acarrear prejuicios a si mismo, con todo , criatura alguna, en el plano de la razón, se utilizará de ella, en las relaciones con otra criatura, sin consecuencias felices o infelices, constructivas o destructivas, conforme a la orientación que se le de." (5)

    Es, aun, Emmanuel el que nos alerta: "¿conferir pretendida legitimidad a las relaciones sexuales irresponsables seria tratar "conciencias" como si fueran "cosas", y si las propias cosas, en la condición de objetos, reclaman respeto, que se dirá del acontecimiento debido a la conciencia de cada uno? (6) La Naturaleza no autoriza, a quien quiera que sea, establecer libertad indiscriminada para las relaciones sexuales, porque eso resultaría, únicamente, en insubordinación o libertinaje. Como ya referimos, existe el mundo sexual de los Espíritus de evolución primaria, infectado de ligaciones irresponsables, hombres y mujeres, psíquicamente, no muy distantes de la selva, sobrantes próximos de la convivencia con los brutos, que deben evitar arrastramientos en el terreno de la aventura, en materia de sexo, bajo penas de lesiones en el lama y de difícil tratamiento.

    Andre Luiz amonesta: "No juzgues los supuestos desajustes o faltas reconocidas del sexo y si respete las manifestaciones sexuales del prójimo, tanto como usted pide respeto para aquellas que le caracterizan la existencia, considerando que la comunión sexual es siempre asunto intimo". (7)

    Es obvio que es importante que el joven ejercite el viaje para dentro de si mismo, a fin de que pueda aprender a conocerse y, conociéndose, aprender a amarse respetuosamente. Un joven sin Dios, que no concibe la importancia de la religiosidad y que no da valor a la familia, queda muy vulnerable a las sugestiones del mal, y, consecuentemente, desperdicia tiempo valioso en cuanto a su crecimiento espiritual. Cualquiera que sean las investidas en la reconducción del bien si no aprende administrar sus conflictos en el seno de la familia, difícilmente sabrá ajustarse en la sociedad que lo rodea.

    Por esas razones, nos resta orar por las madres, cuyos hijos se encuentran en desaliño, comprometidos con la ignorancia u con la ilusiónd el sexo sin conciencia. Procuren los adolescentes descifrar sus incognitas intimas, para, por fin, liberar el dios interno que existe en cada uno de ellos, asi como, en cada uno de nosotros.


    FONTES:
    1 JOÃO, cap. VIII
    2 o Jornal Correio Braziliense, edição de 28/03/2008
    3 Xavier, Francisco Cândido, Sinal Verde ditado pelo Espírito André Luiz, BH: Ed.CEC - Comunhão Espírita Cristã, 1992
    4 Xavier, Francisco Cândido, Missionário da Luz, ditado pelo Espírito André Luiz RJ: Ed FEB 2000
    5 Xavier, Francisco Cândido, Vida e Sexo, ditado pelo Espírito André Luiz RJ: Ed FEB 2003
    6 idem
    7 Xavier, Francisco Cândido, Sinal Verde ditado pelo Espírito André Luiz, BH: Ed.CEC - Comunhão Espírita Cristã, 1992

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário