MENU

  • LEITORES
  • segunda-feira, 28 de setembro de 2009

    NO HAY REPRESENTANTES OFICIALES DEL ESPIRITISMO EN SECTOR ALGUNO DE LA POLITICA HUMANA (04.08.06)


    Traducido por: Merchita
    E-mail: merchita926@telefonica.net


    El trabajador de la casa espirita, sea el actuante en el área mediúmnica, doctrinaria o administrativa, sabe, perfectamente que en centro espirita no es lugar para hacerse campaña política, en cualquier época, sobre todo próximo a las elecciones. El espirita definitivamente, no puede confundir las cosas. Si estuviera vinculado a algún partido político, si desea concurrir como candidato a un cargo electivo, que el lo haga bien lejos de las huestes espiritas, para que todo lo que haga o diga, dentro de la casa espirita, no venga a tener una connotación de actitud con disfrazada intención, visando el conquistar los votos de sus cofrades.

    Ay necesidad de distinguir la política terrena, de la política de Cristo. Cada situación en su dimensión correcta. Política partidaria, pertenece a los políticos, en cuanto a la religión es actividad de religiosos. El argumento de que los parlamentarios se sirven, con el pretexto de "defender" los postulados de la Doctrina, o seducir prestigio Social para las huestes espiritas, o, aun, ser una "luz" entre los legisladores, es argumento fácil, inverosímil.

    A titulo de tolerancia, muchas veces cerramos los ojos para esas cuestiones, más la experiencia demuestra que, a veces, es conveniente cerrar un ojo, sin embargo, nunca los dos.

    Considerando que nuestro mundo es la morada de la opinión, es normal que tengamos divergencias sobre ese asunto. Inaceptable, sin embargo, teniendo a la vista la propia orientación de la Doctrina Espirita, el clima de imposiciones que se establece, no raro, envolviendo compañeros que confunden vehemencia con agresividad, o defensa de la verdad con la hostilidad.

    Es inadmisible la utilización de la tribuna espirita, como palanca de propaganda política. El Espiritismo no pacta con irrelevantes y transitorios intereses terrenales. Por eso, no puede alguien esclavizarse con la procura de favores parlamentarios, a punto de, ejercer injusta influencia en los conceptos espiritas.

    No tiene cabida, un líder de partido, en el pulpito de la casa espirita, palestrando y dirigiendo el culto místico de la fe. Por otro lado, también no tiene a lámenos sentido, un espirita en las calles y en los parques, implorando botos, cual mendigo con sofismas y simulación de modestia, de pobreza, de humildad, de desprendimiento, de tolerancia, etc., con la finalidad demagógica, exaltando sus propias "virtudes" y sus "Obras" beneficiosas.

    Puede esa advertencia caracterizarse en un latigazo en el dorso de los sutiles cánticos de sirena, que arrastran algunos desatentos lideres para la militancia político-partidaria, sin embargo, es un alerta oportuno. ¡OPORTUNISIMO, DIRIA YO!

    Bien seria si esos "espiritas" (¿?), que mendigan votos, optasen por otro credo, para que sea asegurada la no contaminación de esos politiquismos en nuestras huestes, hasta porque, "A RIGOR, NO HAY REPRESENTANTES OFICIALES DEL ESPIRITISMO EN SECTOR ALGUNO DE LA POLITICA HUMANA".

    Nada evita, repeler las actitudes extremas. No podemos abrir la mano de la vigilancia exigida por la pureza de los postulados espiritas y no hesitemos, cuando la situación se impone, en la alerta sobre la fidelidad que debemos a Jesús y a Kardec. Es importante recordar que, en las pequeñas concesiones, vamos descaracterizando el proyecto de la Tercera Revelación.

    Urge que hagamos una profunda distinción entre Espiritismo y Política. Somos políticos desde que nacemos y vivimos en sociedad. La Doctrina Espirita no podrá, jamás, ser vehiculo de especulación de las ambiciones personales, en ese campo. Si el mundo gira en función de políticas económicas, administrativas y sociales, no hay como tolerar militancia política dentro de la religión. No se sustentan las tesis simplistas de que solo nuestra participación efectiva en los procesos políticos a nuestro alcance, ayudaremos a mejorar el mundo.

    Recordemos que Jesús medito mucho en la mejoría de la criatura en si. No nos consta que El tuviese abierto cualquier proceso político contra el poder constituido de la época. Nuestra conducta apolítica no debe ser encarada como conformismo. Por el contrario, esa actitud es sinónimo de paciencia operativa, que trabaja siempre para mejorar las situaciones y cooperar con aquellos que reciben la responsabilidad de la administración de nuestros intereses públicos. "En nada nos adelanta dilapidar el trabajo de un hombre público, cuando nuestro deber es prestigiarlo y respetarlo tanto como nos sea posible y también colaborar con el, para que la misión de el sea cumplida. Porque es siempre muy fácil subvertir las situaciones y establecer críticas violentas, o no, en torno a las personas. (…) Ni que estemos batiendo palmas para ese o aquel, más porque debemos reverenciar el principio de la autoridad".

    Estamos investidos de compromisos más inmediatos, al revés en vez de sumergidos en el mundo de la política saturada, por equívocos lamentables. Por eso, no debemos buscar una posición de destaque, para nosotros mismos, en las administraciones transitorias de la tierra. Si fuéramos convocados por las circunstancias, debemos aceptarla, no por la Honra de la Doctrina que profesamos, más como experiencia compleja, donde todo suceso es siempre muy difícil. "el espiritista sincero debe comprender que la iluminación de una conciencia es como si fuera la iluminación de un mundo, distinguiendo que la tarea del Evangelio, junto a las almas encarnadas en la Tierra, es la más importante de todas, visto a constituir una realización definitiva y real. La misión de la doctrina es consolar e instruir, con Jesús, para que todos movilicen sus posibilidades divinas en el camino de la vida. Cambiarla por un lugar en el banquete de los Estados es invertir el valor de las enseñanzas, porque todas las organizaciones humanas son pasajeras cara a la necesidad de renovación de todas las formulas del hombre en la ley del progreso universal," (3)

    El espiritismo nos trae una nueva orden religiosa, que precisa ser preservada. En ella, Cristo despunta como excelso y generoso conductor de corazones y el Evangelio brilla como el Sol en su grandeza mágica. Una doctrina que creció asustadoramente en los últimos lustros, en sus huestes surgieron buenos lideres al mismo tiempo en que, aparecieron imprudentes innovadores, pregonando esas ideas de militancia política.

    Si abrazamos el Espiritismo, por el ideal cristiano, no podemos negarle fidelidad. El legado de la tolerancia no se consustancia en la omisión de la advertencia verbal delante de las enxertias conceptuales y practicas anómalas, que algunos compañeros intentan imponer en el seno del Movimiento espirita. Mantengamos el Espíritu en paz, preservando los objetivos abrazados y, si hubiera necesidad de sellar nuestro compromiso con testimonio, no titubeemos y no nos omitamos, jamás.

    Jorge Hessen
    E-Mail: jorgehessen@gmail.com

    Site: http://jorgehessen.net


    FUENTES:
    1- VIEIRA, Valdo. Conducta Espírita, Dictado por el Espíritu André Luiz, Río de enero: FEB, 2001,Cap. 10
    2- Xavier, Francisco Cândido. Entender Conversando, dictada por el Espíritu Emmanuel, São Paulo: Ed. ID, 3 ª edición, 1984.
    3- Xavier, Francisco Cândido. El Consolador , dictado por el Espíritu Emmanuel, Río de Janeiro: Ed. FEB, 1984, pregunta 60

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário