MENU

  • LEITORES
  • terça-feira, 29 de setembro de 2009

    EL CENTRO ESPIRITA NO ADMITE LOS JUEGOS DE AZAR (22.12.07) .....


    Traducido por: Merchita

    Toda casa espirita debería afirmar en sus estatutos la IMPOSIBILIDAD TOTAL de recibir donaciones de origen dudoso, como son: frutos de JUEGOS DE AZAR, sortilegios, contravención o congéneres subsidios de origen político - partidaria, etc.

    Destacamos, como oportuno, el peligro de cualquier juego, pues pude tornarse en un vicio, colocando bajo sospecha la credibilidad de la casa, y sacudiendo la tranquilidad y armonía de sus frecuentadores. Conviene recordar, igualmente, que los Centros Espiritas, volcados en esas practicas, hospedan a hermanos de la espiritualidad nada convenientes para los servicios fraternos que la casa ofrece. Algunos dirigentes adoran jugar, sin embargo, es importante recordarles de que, muchas veces, es el impulso por el juego, lo que la psiquiatría define como: jugadores patológicos. Según investigaciones, la dolencia del juego compulsivo atiende a más del 10% de la población mundial.

    Todos los vicios son, invariablemente, dañinos para el crecimiento de la criatura. Hoy, se torno "moda" el habito del juego. Es la lotería de eso, es lotería de aquello, y, por hay va.

    En Brasil, hace 60 años, desde el Gobierno Eurico Gaspar Dutra, los JUEGOS DE AZAR están prohibidos. Explorarlos es contravención penal.

    El reciente cierre de todos los bingos existentes en Brasil, a través de una Medida Provisoria, no ocurrió de la forma que se era de esperar, más fue una medida correcta. Pos en fin, por vías transversales, de una practica, comprobadamente, ilegal.

    El universo de la contravención es, extremadamente, peligroso. Tolerar su práctica por tratarse de un delito menor, enriquece la inmoralidad. La tolerancia con relación al juego del bicho, por ejemplo, en la Ciudad Maravillosa, ya incitó otras áreas a ilegalidades más graves. De concesión en concesión, es muy fácil llegar a un verdadero caos de la condición humana.

    Se afirma que el Gobierno estimula el juego (legal). Se cita la juegos de loteria del gobierno. Recordemos que no todo lo que es legal es moral, muy sin embargo esa diversidad de juegos sea permitida. No son pocas las inmoralidades legalizadas, como, por ejemplo, la eutanasia, los abortos, la pena de muerte, que la sociedad aprueba, porque los gobernantes, embriagados por el poder a toda costa, engendran los dispositivos de legalidad.

    Los llamados juegos de azar, en los centros espiritas, contrarían los principios cristianos, por los efectos nefastos que provocan en sus invigilantes jugadores. No podemos compactar con la disculpa de ocasión, que estimula el animo de los dirigentes de las casas espiritas, promoviendo rifas y juegos, en una extrañísima justificativa de que las finalidades "son justas". Hasta, aun mismo, para "fines benéficos" no se justifican los medios comprometedores, como amonesta André Luiz, en su maravillosa obra, "Conducta Espirita", publicada por la FEB.

    Es cierto que la Doctrina Espiritia no pacta con cualquier prohibición en sus huestes, desde que son observadas las advertencias de los Benefactores, en cuanto a los maleficios que los vicios (en este caso, los juegos) causan a los que se les afinan y se entregan. Debemos registrar, SIM, en los estatutos de la casa espirita, el famoso "queda vedado" tal o cual cosa, pues, no faltará quien sugiera la división de la doctrina en: Espiritismo Conservador y Espiritismo Liberal, tal como viene aconteciendo - sabemos - con otras religiones, que cada día pierden adeptos y, consecuentemente, fuerza. "¿No es cierto que la unión hace la fuerza?"

    Para seducir recursos, visando obras transitorias de las edificaciones materiales, la experiencia tiene demostrado que podemos juntar el arado REDOBLADO y promover los tradicionales almuerzos fraternos, exhibiciones de cintas cinematográficas, bazares, festival de tartas, festival de refrescos, etc… Si alguien se dispusiera a donar para la institución un bien de expresivo valor (terreno, casa, coche, joyas)., a fin de ser convertido en dinero para obras asistenciales , esforcémonos por venderlo al precio del mercado, recordando siempre lo que la sabiduría popular reclama: "¡lo poco, "con Dios " es mucho!"

    Cualquier proyecto para futuras obras tiene que estar respaldado por un estudio previo de viabilidad, conforme pide el buen sentido, pues solo debemos sacar adelante una empresa cualquiera, después de agotadas todas las discusiones con un profundo rastreamiento de las dificultades reales, después de concluir ser o no factible el proyecto.

    Volviendo a la cuestión del juego de azar, si personalmente alguien quisiera entrar en una casa lotería y tentar la "suerte", el problema es particular de cada uno, eso es calro, más si quisiera llevar esa maleza para la comunidad espirita, la cuestión cambia de figura. A partir de hay, alguien precisa levantar la cuestión en beneficio de los postulados kardecianos. A despecho de cualquier pretexto, una institución espirita no comporta, en sus instalaciones, rifas y juegos de azar.

    En la condición de escritor, se, perfectamente, que es muy fácil juzgar las conciencias de los otros, identificar los errores del prójimo, reprobar las imperfecciones de los compañeros, corregir las equivocaciones ajenas, aconsejar el camino recto, etc. Se, también, que no es fácil corregir nuestras propias deficiencias y, si nos distrajéramos, en tales proyectos de reforma intima, no pasamos de aprendices, que huimos, incautos, a la verdad y a la lección. Eso no equivale a decir que dispensamos la ayuda mutua, de hermanos que somos, a través de críticas constructivas, para despertar nuestras energías adormecidas, las más profundas, a fin de que las enseñanzas de Cristo no sean, para nosotros, una bendición que pasa rápido y sin provecho por nuestras vidas, por no aceptar las oportunas advertencias de mejoría.



    Nenhum comentário:

    Postar um comentário