MENU

  • LEITORES
  • segunda-feira, 28 de setembro de 2009

    DOCTRINA ESPIRITA Y LOS CULTOS AFRO-BRASILEÑOS (02.04.06)


    Traducido por: Merchita
    E-mail: merchita926@telefonica.net


    Para algunos cofrades, el Espiritismo, en el inicio del siglo XX en Brasil, gano una tonalidad que lo hizo diferente de aquel existente en Europa. Sufrió una deformación o determinada construcción original, sobretodo por las relaciones entre el y los cultos afro-brasileños. En esa época, el Espiritismo poseía, en Europa, un carácter más científico y filosófico y, en Brasil, gano características más religiosas. Se atribuyo, esa tendencia, el fervor místico de la tradición cultural brasileña.

    Para esos estudiosos, el “abrasilamiento” del Espiritismo lo llevo a una perdida del carácter experimental y científico de su origen, y esto corresponderá a una degeneración del espiritismo en Brasil. Evidentemente, discordamos de esa tesis que considera al Espiritismo brasileño una simple deturpación del europeo. Tales teóricas acreditan, hasta, que no seria posible al Espiritismo mantener una “pureza” para donde quiera que fuese difundido.

    ¿Será que el termino Espiritismo incluye las creencia afro-brasileñas? ¡Es obvio que no! Sin embargo, desde su llegada a Brasil, sus adversarios intentan igualarlos. Con todo, reconocemos que la Ubanda, por ejemplo, más se parece al Catolicismo que al Espiritismo, debido a los rituales, a los actos sacramentales y a la jerarquía sacerdotal, los cuales no existen en el Espiritismo.

    En la época de kardec no sufrió este tipo de problema. Entretanto, en Brasil, con las peculiaridades de la índole brasileña, todo tiene que tener connotación especial. Para algunos, seriamos espiritas kardecianos y ellos, “espiritas” Ubandistas. Para otros somos espiritas, “mesa blanca” y ellos, de terreno. Los términos no tienen razón de ser, más la urgencia en nosotros en no disfrazarnos de otras sectas religiosas ha llevado a ciertos espiritas a utilizar esas inadecuadas adjetivaciones.

    El espiritismo es una Doctrina religiosa que tiene a Jesús como guía y modelo de conducta. No hay como comprender el Espiritismo sin Jesús y sin Kardec, para todos, con todos y al alcance de todos, a fin de que el proyecto de la Tercera Revelación alcance los fines a que se propone.

    Como diferencia fundamental en la practica doctrinaria, el espiritismo no adopta en sus reuniones: paramentos o cualquier vestimenta especial; vino, aguardiente, o cualquier otra bebida alcohólica; incienso, mirra, humo o cualquier otras substancias que produzcan humos, altares, imágenes, candelabros y velas; himnos y cantos en lenguas muertas o exóticas; danzas o procesiones; entendimientos a intereses materiales, tierra- a tierra, mundanos; pagamientos de cualquier especie; talismanes, amuletos, oraciones meticulosas, bendiciones y escapularios; administración de sacramentos, concesiones de indulgencias; distribución de títulos nobiliarios; horóscopos, cartomancia, quiromancia y astrología; rituales y exhibiciones extravagantes; promesas a requerimientos; practicar en fin, la extensa variedad de actos materiales oriundos de viejas y primitivas concepciones religiosas.

    Otro factor relevante, la palabra “espirita” fue creada por Allan Kardec en 1857 y designa, tan solamente, los adeptos del Espiritismo, cuyas actividades están siempre volcadas a la práctica de la caridad en su sentido más amplio. Por tanto, la denominación “espirita” no debe ser asociada a practicas con bases en cualquier ritual, por la incoherencia que eso representa. Rechacemos, así pues, cualquier asociación del Espiritismo con practicas distanciadas de las orientaciones de Allan Kardec, de la ética y de los preceptos codificados por el.

    ¿Será la Umbanda lo mismo que el Espiritismo? ¡Con todo respeto que los umbandistas merecen, responderemos que no! Umbanda es, básicamente, practica religiosa surgida entre los hombres africanos y sudaneses, traídos para Brasil como esclavos. Es el resultado de la amalgama con el Catolicismo, reuniendo a un folclore, supersticiones y creencias, sin doctrina codificada.

    Con la venida de los esclavos africanos para Brasil, el sincretismo religioso se torno una práctica común entre los esclavos, pues los señores de genio no permitían ninguna otra religión, excepto la católica. De esta forma, surgió la Umbanda, ampliamente difundida en todas las camadas sociales del país. Su entronización en el país tuvo variadas razones. Una de ellas es ese bagaje de atavismo religioso que nos liga al pasado del negro y del indio (negros-viejos y mestizos). Otro factor fue el de desenvolver junto al pueblo, una practica mediúmnica más volcada para los intereses inmediatitas y populares.

    En el medio religiosos convencional, los pastores y padres colocan como adeptos de la Doctrina Espirita, a las personas que “mezclan” con los Espíritus, con macumba. Para tales religiosos los seguidores de la Umbanda, del Candonble, los jugadores de buzios, del tarot, los leedores de la suerte, etc., son todos practicantes del Espiritismo. Por causa de esa suprema ignorancia, tenemos el deber de procurar esclarecer esas distorsiones, siempre que la confusión se estableciera. Sabiendo, sin embargo que el termino ya está popularizado en el lenguaje común, es aconsejable que se utilice el termino Doctrina Espirita en lugar de Espiritismo, cuando la ocasión lo exigiera. Vea aquí apenas una silenciosa sugestión.

    La Umbanda es un culto con identidad especifica a sus practicas, sin embargo tienen algunos puntos de convergencia con el espiritismo, de un modo general, las contradicen, por ser antagónicas en si se trata de una practica doctrinaria, no se puede ser umbandista y espirita al mismo tiempo. La Umbanda tiene público y finalidad apropiados. Sus cultos son volcados a rituales y procedimientos que en nada se compatibilizan con la Doctrina espirita. Extrañísimos son los santuarios que, en algunos días trabajan con el “Espiritismo” y en otros con la Umbanda. ¿Seria posible rodar con una rueda cuadrada?

    Si es de buen arbitrio que los legítimos espiritas no trabajen en dos casa espiritas simultáneamente, imagine entonces la confusión que se formaría cuando se participa de dos cultos que no poseen afinidad entre si. Eso ha sido la fuente de desequilibrio psíquico y emocional de practicantes pocos esclarecidos en cuanto a ese aspecto.

    El Espiritismo (Doctrina Espirita), codificada por Allan Kardec nos trae principios racionales inobservados en otras doctrinas filosóficas y morales. Es el Consolador Prometido por Jesús para ayudar en la edificación del futuro de la humanidad. Creemos que nuestra incapacidad de minimizar ciertas dificultades de interpretación entre Doctrina Espirita y Doctrina afro-brasileña está en la falta de estudio y de preparación moral e intelectual adecuadas de muchos lideres espiritas. Por razones diversas, algunas personas se tornan dirigentes de centros espiritas sin poseer condiciones doctrinarias para eso. Por tanto, fundamentalmente, el gran mal aun es el poco interés que los adeptos tienen por el estudio serio de las Obras Básicas.

    Religión científica-filosófica, el Espiritismo no pretende demoler las bases de otras creencias. Antes, reconoce la necesidad de la existencia de ellas para la gran parte de la humanidad, cuya evolución se procesa lentamente.

    La mediúmnidad, presente en ambas doctrinas, es patrimonio común de todos. Entretanto, cada seguidor le registra la evidencia a su modo. De nuestra parte, es posible practicarla con la simplicidad evangélica, basadas en la enseñanza clara del Maestro, que estuvo en contacto incesante con las potencias invisibles al hombre vulgar, curando obsesados, levantando enfermos, conversando con los grandes instructores materializados en el Tabor, oyendo a los mensajeros celestiales en Getsemani y volviendo El propio a comunicarse con los discípulos, después de la muerte en la cruz. El buen sentido nos susurra que no importa que los aspectos de la verdad religiosa reciban varios nombres, conforme a la índole de sus seguidores. Vale la sinceridad con que nos debutamos al bien. Muchos estudiosos espiritas consideran licito trabajar, tan solamente con los espíritus superiores, relegando a las manifestaciones mediúmnicas vulgares a la fosa de la obsesión y de la enfermedad, que en la opinión de ellos, deben ser entregadas a si mismos, sin cualquier atención de nuestra parte. Hay estudiosos espiritas que no soportan cualquier manifestación primitivista. Si el médium incorpora espíritus primarios, se apartan de el, asustadizos, responsabilizándolo por fraude o mistificación. Eso es un contra sentido sin respaldo en el Evangelio.

    Importa considerar, en ese debate, que culto afro-brasileño y Doctrina Espirita dejen de estar, cada cual, en su debido lugar sin misceláneas, respetándose mutuamente siempre. Hasta porque, el Espiritismo nos remite al tesoro de la fe razonada, esclareciéndonos y habilitándonos a extender el bien, a partir de nosotros mismos. Sabemos que una religión digna, cualquiera que sea el Templo en que se exprese, es un santuario de educación del alma, en su grado de desenvolvimiento para la inmortalidad.

    Jorge Hessen
    E-Mail: jorgehessen@gmail.com

    Site: http://jorgehessen.net


    Nenhum comentário:

    Postar um comentário