MENU

  • LEITORES
  • segunda-feira, 28 de setembro de 2009

    BREVES REFLEXIONES SOBRE CASAMIENTO, CELIBATO Y SEXO (02.07.05)



    Traducido por: Merchita
    E-mail: merchita926@telefonica.net

    Nos fue sugerido escribir un texto sobre sexo, casamiento y celibato y nos inclinamos sobre los temas con fuertes énfasis vueltos para reflexiones de la energía sexual o de la libido (1), con eso, estamos hablando de nuestros deseos, de nuestras sensaciones placenteras, de nuestra comprensión sobre la manera como sentimos y lidiamos con las cuestiones que envuelven esas energías.

    Antes de cualquier argumentó sea precipitado o débil evocamos a Emmanuel cuando recuerda que en torno del sexo, será justo sintonizáramos las digresiones en los normas siguientes: no prohibición, más educación. No abstinencia impuesta, más empleo digno, con el debido respeto a los otros y a si mismo. No indisciplina,, más control. No impulso libre, más responsabilidad. Fura de eso, es teorizar simplemente para después aprender a reprender con experiencia. Sin eso, será engañarnos, luchar sin provecho, sufrir y recomenzar la obra de sublimación personal, tantas veces como si hicieran precisas, por los mecanismos de la reencarnación, porque la aplicación del sexo, ante la luz del amor y de la vida, es asunto pertinente a la conciencia de cada uno. (2)

    Creemos que los problemas provenientes sobre el sexo antes del casamiento formal, por ejemplo, no están en las cuestiones de cierto o de herrado o si es posible o no hacer esto o aquello. En el estado moral que nos encontramos, y conscientes de que tenemos el libre albedrío, los problemas fundamentales son de otro orden y grandeza, como nos enseña aun Emmanuel "quien estudia los conflictos de sexo, en la actualidad de la Tierra, admitiendo la civilización en decadencia, tan solo examinando los absurdos que se practican en nombre del amor, aun no entendió que los problemas del equilibrio emotivo son, hasta ahora, de todos los tiempos, en la vida planetaria" (3) La sexualidad como expresión de amor está ligada, de forma irreversible, al poder y a la posesión. Más de lo que eso, el amor validado por la sexualidad, acaba tornándose en una especie de afecto especial geográfico. A mi me gusta más del otro cuanto yo más poseo alguna cosa de el. Todavía, el amor representa la libertad, y no la consecuente sentimiento de posesión. Es la ley de atracción y de todas las armonías conocidas, siendo la fuerza inagotable, que se renueva sin cesar y enriquece al mismo tiempo a quien da y a quien recibe.

    Los espíritus enseñan que el estado de naturaleza es el de la unión libre y fortuita de los sexos (4) El casamiento constituye uno de los primeros actos de progreso en las sociedades humanas. El casamiento será siempre un instituto benemérito, cogiendo, de entrada, en aromas de alegría, paz y esperanza a aquellos que la vida aguarda para el trabajo de su propio perfeccionamiento y perpetuación. La abolición del casamiento seria retroceder a la infancia de la humanidad y colocaría al hombre bajo mismo de ciertos animales que le dan ejemplo de uniones constantes. Destacándose, sin embargo, que la indisolubilidad absoluta del casamiento es una ley humana muy contraria a la de la Naturaleza. Más los hombres pueden modificar sus leyes; solo las de la Naturaleza son inmutables. (5) hay quien llega a esa exageración de manifestar propósitos relacionados con la extinción o abolición del casamiento, como si se tratase de costumbre superflua. Se engañan los que así piensan. Claro que la construcción de la felicidad real no depende del instinto sexual satisfecho. La permuta de células sexuales entre los seres encarnados, garantizando la continuidad de las formas físicas en proceso evolutivo, es apenas un aspecto de las múltiples permutas de amor. Importa reconocer que el intercambio de fuerzas en la constitución del hogar no solo permite la reencarnación de los Espíritus y , consecuentemente, rescate de faltas del pasado, como representa la célula de la familia universal, unidad primera de la educación espiritual.

    Tenemos la convicción que los casamientos son siempre acertados, o mejor, prreparados en la vida espiritual, cara a los desaciertos, abusos, crímenes o incontinencia moral practicados en encarnaciones anteriores. De modo que los Espíritus comprometidos con la ley divina, en el pasado, reencarnan con el fin de reparar esos males que envolvieron, hasta mismo, los que vinieron después en la condición de hijos. La doctrina explica que hay casamiento de amor, de fraternidad, de prueba, de deber, de misión y de interés puramente sexual. En verdad la experiencia del casamiento es muy sagrada, no solo la experiencia del casamiento, más toda la experiencia del sexo, por afectar profundamente la vida mental. Por tanto, toda experiencia del sexual de la criatura que ya recibió alguna luz del espíritu es acontecimiento de enorme importancia para si misma porque afecta profundamente a la vida del alma.

    Se engaña quien supone que la normalidad sexual, en consonancia a las respetables convenciones humanas, pueda servir e templo a las manifestaciones afectivas. "El campo, del amor es infinito en su esencia y manifestación." Urge apartar a las aberraciones y a los excesos; con todo, es imperioso reconocer que todos los seres nacieron en el Universo para amar y ser amados". Con todo, muchos huyen del casamiento y optan por el celibato (7) voluntario lo que no representa un estado de perfección meritorio a los ojos de Dios. Y, los que así optan, por egoísmo, desagradan a Dios, y engañan al mundo, excepto cuando es hecho por el bien. Cuanto mayor es el sacrificio, tanto mayor es el merito, (8) Por tanto, el celibato en si mismo, no es un estado meritorio, excepto cuando esa renuncia a las alegrías de la familia es practicada en pro de la humanidad. Una vez que todo sacrificio personal, teniendo en miras el bien y sin cualquier idea egoísta, eleva al hombre por encima de su condición material.

    En la manifestación del amor, ciertamente encontramos la sexualidad. No en tanto no podemos decir que en la sexualidad está presente el amor. el mal no está en que nosotros la aceptemos; el mal consiste en casi todos abusar de esa experiencia. Recordando que el sexo reside en la mente, por santuario creativo de nuestro amor ante la vida, y, en razón de eso, nadie escarnecerá de el, desarmonizándole las fuerzas, sin escarnecer y desarmonizarse a si mismo. (9)Enorme porcentaje de espíritus encarnados en la Costra Terrestre de la Tierra, de mente fija en la región de los movimientos instintivos, concentran sus facultades en el sexo, del cual se derivan naturalmente los más vastos y frecuentes disturbios de orden emocional y psicológico.

    En los días actuales la desagregación familiar es resultante de un fenómeno eminentemente materialista, vinculada, sobretodo, por los variados segmentos de la prensa. Cuando la inducción a los consumismos, desde los productos más básicos hasta aquellos que incentivan las fantasías sexuales, ha sido extremadamente valorizados; la religiosidad, la fe, la esperanza ceden terreno, disminuyendo profundamente y sensiblemente nuestra capacidad de soportar las aflicciones cotidianas. Mientras tanto, urge higienicemos nuestro reducto domestico con el tenor vibratorio de nuestro pensamiento elevado, pues existen bacilos psíquicos que producen tortura sexual, oriundos de la insustentable sed febril de placeres inferiores, y en ese punto, el aguijón de la conciencia, guardián de la pundonor interior, le advierte [pensamiento] y sustenta; más, muchas veces se muestra impotente ante los sofismas de la pasión. (10)

    El estimulo de las excitaciones mentales en torno de las energías sexuales no es problema que pueda ser ecuacionado por psicólogos, médicos psicólogos para actuar en el campo exterior: es problema del alma, que exige actitud individual de erguimiento y cura, y sobre esta situación solo el espíritu solucionará en los escriños del tribunal de la propia conciencia. Hasta porque el sexo es tesoro excelso en que el hogar es refugio santificante, recordando, sin embargo, que el amor y el sexo plasman responsabilidades naturales en la conciencia de cada uno y que nadie moleste a nadie en los tesoros afectivos, sin dolorosas reparaciones. (11)

    Jorge Hessen
    E-Mail: jorgehessen@gmail.com

    Site: http://jorgehessen.net


    FONTES:
    1- Libido viene del latim y quiere decir "deseo violento o luxúria" Pero en el sentido psicanalítico - la psicanálise fue creada por Freud - tenemos la energía motriz de los instintos de vida, por lo tanto de la conducta activa y creadora del hombre. Así nos explica de forma bien acessível el diccionario Aurélio.
    2- Xavier, Francisco Cândido. Vida y Sexo, Dictado por el Espíritu Emmanuel, RJ: Ed FEB, 1999.
    3- Op. Cit
    4- Kardec, Allan. El Libro de los Espíritus, RJ: Ed FEB, 2004, Pergs. 335 a 696
    5- Op. Cit. Pergs 335 696
    6- Xavier, Francisco Cândido. En el Mundo Mayor Dictado por el Espíritu André Luiz, RJ: Ed FEB, 1999, Cap.11 "Sexo".
    7- Un profesor jesuíta de la Universidad de Harvard, el padre Fischler, descubrió que 92% del clero norteamericano sugería que los sacerdotes pudieran escoger libremente se querían ser casados o solteiros. Otro sacerdote y psicoterapeuta, el padre Sipe, reveló que sólo 2% de ese clero cumplen el celibato; 47% lo hacen ''relativamente''; y 31,5% viven una relación sexual, de las cuales un tercio homosexual. Delante de eso, varios obispos han solicitado que se elimine el celibato para el clero latino, ya que el oriental - inclusive el conectado a Roma - no tiene esa obligación y es, normalmente, casado. Incluso el Concílio Vaticano II louvou el sentido espiritual del sacerdote casado del Oriente, in La obscura historia del celibato clerical, Extraído - Correo Braziliense Y. Miret Magdalena , teólogo disponible en la web http://www.cacp.org.br/cat_celibato.htm , acceso en 19/06/2005
    8- Kardec, Allan. El Libro de los Espíritus, RJ: Ed FEB, 2004, Pergs. 335 a 696
    9- Xavier, Francisco Cândido y Vieira Waldo. Evolución en Dos Mundos, Dictado por el Espíritu André Luiz, RJ: Ed. FEB, 2002, pág. 56, II
    10- KARDEC, Allan. El Evangelio Según el Espiritismo, São Paulo: ID, 1984, item 7, en el Cap. XVII.
    11- Xavier, Francisco Cândido. Vida y Sexo, Dictado por el Espíritu Emmanuel, RJ: Ed. FEB, 6 ª edición 1999.

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário